Trabajadores desesperados han dejado notas dentro de tarjetas de Navidad, en los bolsillos de chaquetas y en bolsos durante años, rogando auxilio a los consumidores occidentales

Shen Yongmei, un antiguo prisionero de un campo de trabajo, en Shanghái, China, en noviembre de 2013. No se habla de ella en esta historia.
Shen Yongmei, un antiguo prisionero de un campo de trabajo, en Shanghái, China, en noviembre de 2013. No se habla de ella en esta historia.
Getty Images

Getty Images

  • Una niña londinense de 6 años encontró una súplica de auxilio escrita a mano dentro de una tarjeta de Navidad comprada en la cadena de supermercados británica Tesco.
  • La tarjeta de felicitación contiene un mensaje perturbador de alguien que dice ser un prisionero en la prisión de Qingpu en Shanghái, China.
  • El hallazgo de notas como ésta se ha vuelto cada vez más común a lo largo de los últimos años.
  • Aquí tienes otros 6 ejemplos de llamadas de auxilio denunciando trabajos forzados encontrados en el interior de productos de tiendas populares.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Esta semana una niña de 6 años del sur de Londres encontró una petición de ayuda escrita a mano dentro de una tarjeta de Navidad comprada en Tesco, la gran cadena de supermercados del Reino Unido.

La tarjeta de felicitación contenía un mensaje perturbador de alguien que decía ser un prisionero en la prisión de Qingpu en Shanghái, China.

"Somos prisioneros extranjeros en la prisión de Qingpu de Shanghái en China," decía el mensaje, según Peter Humphrey del Sunday Times, que publicó la historia. "Obligados a trabajar contra nuestra voluntad. Por favor ayúdenos y avise a una organización de derechos humanos".

Florence Widdicombe, de 6 años, escribe en una tarjeta de Navidad de Tesco del mismo paquete en el que encontró un mensaje de un presunto prisionero chino. Florence Widdicombe, de 6 años, escribe en una tarjeta de Navidad de Tesco del mismo paquete en el que encontró un mensaje de un presunto prisionero chino.
Florence Widdicombe, de 6 años, escribe en una tarjeta de Navidad de Tesco del mismo paquete en el que encontró un mensaje de un presunto prisionero chino.
Dominic Lipinski/PA Image vía Getty Images

El descubrimiento de notas de este tipo se ha vuelto más común a lo largo de los últimos años.

Importantes cadenas de tiendas internacionales como Zara, Walmart y Kmart se han visto involucradas por el descubrimiento de notas similares en productos vendidos en sus tiendas.

Según el Índice de Esclavitud Global de 2019, 40,3 millones de personas se consideran esclavos modernos y ningún país del mundo está exento, independientemente de su tamaño, población o riqueza. De esos 40, 3 millones de personas, se estima que 16 millones de personas están siendo forzadas a la explotación laboral en el sector privado en todo el mundo.

Aquí tienes 7 ejemplos de gritos de auxilio, denunciando trabajos forzados, que se han encontrado en el interior de artículos de conocidas cadenas de tiendas de venta al por menor:

Dentro de un bolso de Saks Fifth Avenue, los grandes almacenes de lujo de los Estados Unidos.

AP

AP


En septiembre de 2012, una mujer australiana encontró una nota dentro de un bolso que compró en la exclusiva tienda Saks Fifth Avenue de Nueva York, según informó el sitio web DNAinfo de Nueva York.

La nota provenía de un hombre identificado como Tohnain Emmanuel Njong, quien alegó que había sido obligado a trabajar 13 horas diarias en una fábrica de prisioneros china. Una pequeña foto de un hombre con una chaqueta naranja se encontraba también dentro de la bolsa.

Una agencia de derechos humanos llamada Laogai Research Foundation verificó la carta y la remitió al Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, pero no está claro si la agencia investigó la denuncia, según publicó DNAinfo en 2014.

Dentro de pantalones y calcetines de Primark.

AP Photo/Steven Senne

AP Photo/Steven Senne

En 2014, una mujer de Irlanda del Norte dijo haber encontrado una nota en unos pantalones de la tienda británica de ropa Primark que denunciaba unas condiciones de trabajo en régimen de esclavitud en la prisión de Xiang Nan, en la provincia central de Hubei (China), según informó Amnistía Internacional en aquel momento.

"Nuestro trabajo dentro de la prisión es producir prendas de moda para la exportación. Trabajamos 15 horas al día y la comida que comemos ni siquiera se le daría a los perros o a los cerdos", decía la nota en chino.

Por otra parte, en 2015, un hombre de Newcastle, en el norte de Inglaterra, encontró una nota metida dentro de sus calcetines de Primark.

La nota era de una persona llamada Ding Tingkun, que afirmaba que estaba retenido en un centro de detención en el condado de Lingbi, al este de China.

Primark dijo en ese momento que creía que la nota era un fake "usado para conseguir publicidad sobre la situación de este individuo" y que habían aparecido otros mensajes más alrededor del mismo tiempo.

"El nombre de Primark se está usando para ganar publicidad para la difícil situación de este individuo", dijo un representante en ese momento. "No hemos encontrado ningún vínculo entre este individuo y ninguna de las fábricas de nuestros proveedores en China".

Fuente: Business Insider

Dentro de los bolsillos de la ropa de Zara.

Shutterstock/testing

Shutterstock/testing

En 2017, empezaron a aparecer notas en los bolsillos de las prendas de Zara en Estambul, Turquía, que decían haber sido hechas con mano de obra no remunerada.

Los mensajes afirmaban que los empleados de la fábrica de Bravo Tekstil en Turquía no recibían ninguna clase de remuneración, según publicó la BBC en aquel momento.

La fábrica había producido ropa para grandes marcas como Zara y Mango antes de quebrar de la noche a la mañana en julio de 2016, según la BBC.

"Hice este artículo que usted va a comprar, pero no me pagaron por él," decía una de las notas, según The Cut.

Un portavoz de Inditex, la empresa propietaria de Zara, dijo en su momento que estaba trabajando para encontrar una solución, informó The Cut. Las condiciones laborales de estos trabajadores siguen siendo desconocidas.

Dentro de un pack de adornos de Halloween en Kmart.

Getty Images

Getty Images

En octubre de 2012, una mujer de Oregón llamada Julie Keith encontró una nota dentro de un paquete de adornos de Halloween comprados en el supermercado estadounidense Kmart, según informó el New York Times.

La nota decía que los trabajadores en China "trabajaban siete días a la semana, sus jornadas laborales de 15 horas eran atormentadas por guardias sádicos" y pedía al comprador que reenviara la carta a activistas internacionales a favor de los derechos humanos, según publicó el New York Times.

" Aquí miles de personas que están bajo la persecución [sic] del gobierno del Partido Comunista Chino les agradecerán y recordarán por siempre", decía también la nota.

Siete meses después, un exprisionero de 47 años del campo de trabajo de Masanjia en Liaoning, al noreste de China, admitió haber escrito la carta junto con otras 20 personas, con la esperanza de que fueran descubiertas por consumidores occidentales.

La prisión es conocida por alojar a los seguidores de Falun Gong, una secta espiritual declarada ilegal en China.

En el fondo de un bolso de Walmart.

Jeff Chiu / AP

Jeff Chiu / AP

En marzo de 2017, una mujer de Arizona afirmó que había encontrado un mensaje en el fondo de un bolso que había comprado en Walmart, según la publicación estadounidense Vox. El bolso fue fabricado en China.

Contenía mensajes escritos en chino, que decían que había sido confeccionado en China utilizando mano de obra forzada.

"Los reclusos de la Prisión de Yingshan en China trabajan 14 horas al día y no se les permite descansar al mediodía", dice la nota, según Vox. "Tenemos que trabajar horas extras hasta la medianoche. La gente recibe palizas por no terminar su trabajo".

Walmart dijo que no tenía manera de comprobar si el mensaje era real.

Dentro de una tarjeta de Navidad de Tesco.

TOLGA AKMEN/AFP via Getty Images, Dominic Lipinski/PA Images via Getty Images

TOLGA AKMEN/AFP via Getty Images, Dominic Lipinski/PA Images via Getty Images

Florence Widdicombe, de 6 años de edad, encontró una nota de alguien que afirmaba haber sido prisionero extranjero chino cuando compró una tarjeta de Navidad en Tesco.

La nota decía al destinatario que se pusiera en contacto con Peter Humphrey, un antiguo periodista que estuvo detenido durante varios años en la prisión china de Qingpu en Shanghái. Humphrey comunicó a continuación la historia al periódico Sunday Times.

El hallazgo de la impactante nota hizo que Tesco anunciara que todas las tarjetas habían sido retiradas de sus estantes, y que había dejado de utilizar la imprenta de Zhejiang Yuanguang que las producía.

Dentro de un paquete de tarjetas de Navidad de la cadena de supermercados Sainsbury's.

Reuters

Reuters

De manera similar, una mujer de Essex, en el sureste de Inglaterra, dijo que había encontrado una nota escrita a mano en chino dentro de una caja de tarjetas de Navidad de la cadena de supermercados británica Sainsbury's.

"Te deseo suerte y felicidad", decía la nota en chino, tal y como se publicó en The Sun. "Tercera tienda de productos, Prisión de Guangzhou, Distrito No 6."

Sainsbury's dijo en su momento que estaba investigando el asunto, según informó The Sun.

VER AHORA: Todos los interrogantes sobre el coronavirus que siguen sin respuesta

    Más:

  1. Trending