Nothing ear (1), los auriculares transparentes dejan de ser un misterio para colocarse entre las mejores opciones del mercado

Nothing ear (1)
  • Los Nothing ear (1) son los primeros auriculares —y el primer producto, en general— de la compañía del fundador de OnePlus.
  • Destacan por su cuerpo transparente, que deja ver los componentes internos de los auriculares y de la propia caja.
  • En lo referente al sonido, se trata de una muy buena alternativa para todo aquel que busque una experiencia por encima de la básica.
  • Su precio contenido los convierte en una de las mejores opciones del mercado.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Nothing fue presentada en sociedad como la nueva empresa fundada por el cofundador de OnePlus, Carl Pei, aunque no ha sido hasta meses después cuando ha presentado su primer producto: los Nothing ear (1).

Estos auriculares han sido un primer paso en la estrategia de la compañía, que no solo se ceñirá a este tipo de dispositivo, sino que está bastante abierta en este sentido, por lo que se puede esperar cualquier tipo de producto tecnológico por su parte. 

Su futuro es una incógnita, pero hay que tener en cuenta que la compañía adquirió Essential, la compañía de móviles fundada por el creador de Android, Andy Rubin.

Por lo pronto, los Nothing ear (1) han llegado entre una gran expectación, y lo cierto es que, tanto después de mis primeras impresiones como después de este análisis, puedo decir que no han defraudado en absoluto.

Se trata de unos auriculares en los que la estética es importante, y mucho, ya que cuentan con un cuerpo transparente, además de integrar otras características de lo más interesantes, como la cancelación de ruido activa. Y todo por un precio que, viendo cómo son los auriculares, es sorprendente —para bien—.

Su diseño ha sido cuidado por Nothing, y se nota en los acabados.

Nothing ear (1) caja

El diseño de los Nothing ear (1) es uno de los apartados en los que más destacan los auriculares.

Estos están integrados en una caja cuadrada que se abre en forma de concha para permitir sacarlos. Esta cuenta con una pequeña hendidura en la parte superior que no parece tener otra función que la de utilizarla para meter el dedo y dar vueltas a la caja en la palma de la mano.

En ella se puede encontrar una conexión USB Tipo C para darle carga, aunque también se puede reproducir a un cargador inalámbrico Qi, junto con un botón que servirán para emparejar los auriculares con la aplicación por primera vez.

En su interior se pueden encontrar los auriculares, que están sobre un módulo blanco con pequeños puntos en el que se encuentra la batería.

La compañía tiene como máxima hacer que sus productos sean fáciles y cómodos de usar, por lo que ha diseñado estos ear (1) con una forma in-ear para asegurar una buena sujeción y con una pequeña prolongación que permite que sean fáciles de coger tanto para sacarlos de la caja como para retirarlos de tus orejas.

Su caja y carcasa transparente y dejan ver algunos elementos del interior

Nothing ear (1)

Tanto la caja como los Nothing ear (1) cuentan con una carcasa transparente que permite ver algunas partes del interior. 

Estos acabados le sientan realmente bien, y hace que tanto cuando lo tienes en los oídos como cuando están en su caja se sientan como un producto premium, que parece incluso más caro de lo que es realmente. 

Nothing se ha presentado como una empresa muy detallista y una de las cosas que lo demuestran es que ha situado un punto de color rojo en el auricular derecho y un punto blanco en el izquierdo, así como en los respectivos huecos en los que se guardan, de manera que averiguar cuál va en cada sitio es tan sencillo como fijarte en que los colores coincidan.

El color que predomina en este dispositivo es el blanco, que junto a sus líneas de diseño le confieren una estética muy minimalista y limpia.

Su sonido es muy bueno, y ofrece una gran experiencia en entornos con mucho ruido.

Nothing ear (1)

En el apartado del sonido, se trata de unos auriculares con los que se puede disfrutar mucho.

Gracias a su driver dinámico de 11,6 mm los auriculares ofrecen un sonido muy limpio y claro, mediante el cual se aprecian una gran cantidad de matices a la hora de escuchar música que resultan imperceptibles con auriculares de una gama menor.

En la aplicación desde la que se controlan los auriculares hay un ecualizador mediante el cual se puede alternar entre tres modos de sonido: bass, treble y normal.

La compañía no ha querido establecer como predeterminada una ecualización que realce los bajos, sino que ha optado por ofrecer un sonido natural que el usuario pueda cambiar cuando lo desee.

Tanto en las llamadas como a la hora de enviar mensajes de audio mediante alguna aplicación de mensajería, el micrófono se comporta correctamente, captando la voz de manera nítida incluso en entornos ruidosos, ya que se vale dejes un micrófono externo para detectar el ruido ajeno a tu voz y silenciarlo mediante software. 

Aunque este efecto, en ocasiones, provoca cierto tinte metalizado en la voz, no es nada alarmante.

Cuenta con cancelación de ruido activa y modo transparencia, y esto le aporta mucho valor añadido

Nothing ear (1)

Se trata de unos auriculares con bastantes funcionalidades, lo cual les aporta un valor añadido que hace que puedan ser bastante atractivos para todo tipo de público.

Dentro de la aplicación se pueden activar dos modos complementarios al normal:

  • El modo cancelación de ruido detectara mediante el micrófono los sonidos que provienen del exterior para contrarrestarlos, permitiendo que disfrutes de una mayor inmersión y que no tengas que subir tanto el volumen para oír bien en un entorno ruidoso, lo cual repercute positivamente en la salud de tus oídos.
  • El modo claridad abre el micrófono para que a pesar de que tengas los auriculares puestos puedas oír sonidos que vienen del exterior, ideal para aquellas situaciones en las que quieres utilizar los cascos pero a la vez tienes que estar pendiente de sonidos externos.

Estos modos permiten que se puedan adaptar a diferentes situaciones en función de lo que esté ocurriendo en el exterior.

Mi experiencia, que ha sido principalmente escuchando música y consumiendo contenido multimedia, ha sido muy buena, en especial con el modo de cancelación de sonido, que ha conseguido aislarme bastante, incluso en entornos con un alto ruido ambiental.

Un dato curioso de los auriculares es que si los tienes puestos y quitas la música o lo que estés escuchando, se activa automáticamente el modo claridad para facilitar la escucha de los sonidos del exterior.

Su autonomía es bastante buena.

Nothing ear (1)

La autonomía es un apartado clave en unos auriculares de este tipo, y los Nothing ear (1) son capaces de cumplir, pero sin excederse.

Cada articular cuenta con una batería de 31 mAh, que le va a otorgar una autonomía de alrededor de 5 horas.

En la caja, su generosa batería de 570 mAh permite cargar estos unas 8 veces cada uno, por lo que la batería no va a ser un problema con ellos, sino todo lo contrario.

La caja se carga mediante una conexión USB Tipo C, y también cuenta con compatibilidad con carga inalámbrica Qi, por lo que se podrá utilizar cualquier cargador compatible.

Por otra parte, cabe destacar que los primeros auriculares de Nothing cuentan con carga rápida que, según la compañía, puede ofrecer 6 horas de autonomía con la cancelación de ruido activa activada.

¿Merecen la pena los Nothing ear (1)?

Nothing ear (1)

Nothing ha desembarcado en el mercado con las ideas muy claras, y lo primero que se desprende nada más ver estos auriculares es que se trata de una compañía que cuida mucho el apartado del diseño en sus productos. Algo que se comprobara con sus próximos lanzamientos.

Los ear (1) son auriculares con una estética muy particular, y que ofrecen una sensación premium al usarlos, algo que también se aplica a la aplicación desde la que se controlan los auriculares, que se encuentra cargada de opciones y que permite cambiar a tu gusto entre los diferentes modos con los que cuentan.

Se trata de unos auriculares cuyo coste inicial está por debajo de la barrera psicológica de los 100 euros, con un precio de 99 euros, y contextualizando este con todo lo que ofrece este gadget, se trata de una muy buena opción si quieres una experiencia superior a la que ofrecen otro tipo de auriculares que cuestan la mitad.

Tras haberlos probado, opino que se trata de unos auriculares que merecen mucho la pena si quieres algo más que un uso básico. Su sonido es muy bueno, y vas a poder disfrutar de largas sesiones de música a muy buena calidad.

Estos se hacen muy fáciles de utilizar y de llevar, y además su cuidado diseño puede ser un punto a favor si te gusta la estética minimalista y transparente que tienen. 

Desde luego, da la impresión de que estás ante unos auriculares más caros de lo que realmente son, y esa es una de sus grandes virtudes, que hace que los Nothing ear (1) se coloquen como una de las mejores opciones del mercado si buscas unos grandes auriculares por un precio contenido.

Otros artículos interesantes:

10 errores que cometes cuando usas auriculares que acortan sensiblemente su vida y uso

"Una nueva etapa": OnePlus se fusiona con OPPO para ganar en recursos y abre la puerta de la fusión total, aunque seguirá siendo independiente

Esta es la explicación científica de por qué no te gusta tu voz cuando la escuchas en un audio

Te recomendamos

Y además