Novavax podría tener la "mejor" vacuna de COVID-19, pero los retrasos plantean dudas sobre si la biotecnológica valorada en 10.000 millones de dólares tendrá beneficios

Persona vacunada con Novavax

Kirsty O'Connor/PA via Getty Images

  • Novavax se ha transformado a medida que su vacuna experimental contra el coronavirus se acerca a la luz verde de la FDA. 
  • Pero la biotecnológica ha revelado recientemente retrasos en el calendario de comercialización de la vacuna.
  • Los partidarios de Novavax confían en que la startup seguirá teniendo una influencia considerable en COVID-19.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Tras disfrutar de un sorprendente resurgimiento como improbable líder de la vacuna COVID-19, Novavax se enfrenta ahora a su mayor reto: ¿puede terminar lo que empezó?

La empresa de biotecnología de Maryland ha dicho que anunciará los resultados de un ensayo clínico fundamental en Estados Unidos de la vacuna experimental a finales del próximo mes. Por extraño que parezca, lo que mostrará ese estudio no es la cuestión principal que rodea a Novavax.

Ya hay buenas razones para creer que la vacuna funciona bastante bien, ya que la empresa anunció en enero los resultados de un estudio realizado con más de 15.000 personas, en el que se demostró que la vacuna tenía una eficacia de alrededor del 90% en la prevención de los casos sintomáticos de COVID-19.

En cambio, a medida que la primavera se adentra en el verano, los inversores de Novavax se preguntan cuándo podrá la empresa solicitar y obtener la autorización, al tiempo que produce cientos de millones de dosis.

Pfizer vacuna a sus trabajadores: la compañía asegura que las dosis son independientes de las comprometidas con el Gobierno

A principios de este mes, los directivos de la empresa retrasaron el plazo para solicitar la autorización a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos de finales de junio a algún momento de julio, agosto o septiembre. En una reciente reunión con inversores y analistas de Wall Street, los directivos de Novavax reajustaron las expectativas con el nuevo calendario y reconocieron que la producción en masa no está tan avanzada como esperaban.

Stanley Erck, CEO de Novavax.

Novavax

El director general de Novavax, Stanley Erck, dijo durante la reunión que la empresa se enfrenta a la escasez de bolsas de 2 litros y filtros de profundidad que desempeñan un papel en el proceso de purificación de la vacuna.

Los retrasos podrían limitar la demanda de la vacuna de Novavax

Los contratiempos han puesto nerviosos a los inversores porque podrían limitar la demanda de la vacuna de Novavax. Las acciones han bajado más de un 50% desde el máximo alcanzado a mediados de febrero, y los analistas de las empresas de Wall Street han recortado sus objetivos de precios para el valor.

"Los inversores se sentirán decepcionados, ya que esto significa que las ventas en 2021 serán probablemente modestas, que las vacunas de ARNm tienen más tiempo para ganarse la confianza de los consumidores y que hay más vacunas que podrían entrar en el mercado", escribe Kelechi Chikere, analista de Jefferies, en una nota del 11 de mayo dirigida a los inversores, al recortar su objetivo de precio a 12 meses para Novavax de 310 a 235 dólares. 

La vacuna COVID-19 de Novavax podría autorizarse en mayo, según su CEO: un ensayo sugiere que tiene una eficacia del 89%, aunque es algo menor contra las variantes contagiosas

A diferencia de las primeras inyecciones de COVID-19, la vacuna de Novavax está basada en proteínas, un enfoque que se ha utilizado durante décadas. Las vacunas de Pfizer y Moderna utilizan ARN mensajero, el material genético que da instrucciones a las células para que produzcan determinadas proteínas.

John Trizzino, director de negocios y director comercial de la compañía, dice en una entrevista con Business Insider que la empresa probablemente "subestimó algunos de los desafíos". Añade que confía en que la visión a largo plazo triunfaría sobre las preocupaciones a corto plazo. 

Aunque las vacunas existentes satisfacen en gran medida la demanda de Estados Unidos, la necesidad mundial de más vacunas es enorme, dice Trizzino. En Estados Unidos, señala que esperaba que Novavax compitiera en el mercado de las vacunas de refuerzo. Además, ha empezado a buscar una vacuna combinada que podría proteger contra la gripe y el COVID-19 en una sola inyección. Apostando por que el coronavirus está aquí para quedarse, la empresa espera lanzar esta vacuna combinada en 2025.

"No estamos aquí para hacer una maravilla de un solo golpe"

"Quizá lleguemos un trimestre o unos meses tarde. La gente no está viendo los ingresos que pensaba que iba a ver en 2021. Vale, está bien", reconoce Trizzino. "Pero, de todas formas, no estamos aquí para hacer una maravilla de un solo golpe". 

Peter Kolchinsky, fundador y socio gerente de la empresa de inversión en biotecnología RA Capital, dirigió una inversión de 200 millones de dólares en Novavax en junio que ha dado grandes frutos. Mantiene esencialmente el mismo argumento de inversión que hizo entonces: "Este virus ha llegado para quedarse, las vacunas de refuerzo están al caer y la plataforma es idónea para afrontar ese momento".

Los datos clínicos anteriores han reforzado la confianza de Kolchinsky en Novavax porque muestran que la vacuna produce altos niveles de anticuerpos y menos efectos secundarios que las vacunas de Pfizer y Moderna. Los efectos secundarios de la inyección fueron "predominantemente de leves a moderados y transitorios", señalan los investigadores del estudio en The New England Journal of Medicine.

Peter Kolchinsky
Peter Kolchinsky

Peter Kolchinsky

"Y dado que parece que vamos a recibir refuerzos de COVID con regularidad, como hacemos con la gripe, es importante tener una vacuna buena y tolerada que no deje a la gente hablando de efectos secundarios, como hacen las vacunas actuales de COVID", añade. "Aunque los retrasos parezcan largos en este momento, estamos acostumbrados a que el desarrollo de fármacos lleve muchos años, así que un retraso de unos pocos trimestres es modesto".

Los científicos llevan meses alertando de que otro coronavirus es una amenaza real y la cuenta atrás ya está en marcha: en qué hay que invertir para evitar la próxima pandemia

Aun así, los tropiezos de Novavax plantean la cuestión de si la diminuta biotecnológica, que nunca ha producido un medicamento en masa, puede aprovechar la oportunidad de vender las vacunas de COVID-19.

Una historia turbulenta de 33 años prepara un sorprendente cambio de rumbo

Laboratorio de Novavax

Andrew Caballero-Reynolds/AFP

Estas turbulencias no son más que el último capítulo de lo que ha sido una montaña rusa de la pandemia para Novavax.

A lo largo de sus 33 años de historia, nunca ha producido un medicamento aprobado. En 2019, una inyección experimental para una grave enfermedad respiratoria llamada RSV fracasó en un estudio de última etapa. Las acciones de la compañía perdieron cerca del 90% de su valor a lo largo de ese año, mientras la biotecnológica entraba en modo de supervivencia con despidos y recortes drásticos de sus gastos. 

La posibilidad de quiebra se cernía sobre la empresa. La empresa entró en 2020 con 82 millones de dólares en efectivo y equivalentes después de perder una media de 167 millones de dólares anuales durante los 3 años anteriores. 

La pandemia dio a la empresa la oportunidad de dar un giro espectacular. Las vacunas pasaron de ser un remanso a ser el centro de atención del mundo, y Novavax era una de las pocas empresas con décadas de experiencia.

Las farmacéuticas disparan sus beneficios con la pandemia: qué laboratorios han ganado más dinero y qué puede pasar el resto del año

Además, estaba ansiosa por aprovechar la oportunidad, mientras que gigantes de la industria de las vacunas como Sanofi y GlaxoSmithKline se mostraban más indecisos.

Este afán le llevó a asociarse masivamente con el gobierno estadounidense y con la Coalition for Epidemic Preparedness Innovations, una organización sin ánimo de lucro centrada en las pandemias. La CEPI concedió a Novavax una subvención de hasta 388 millones de dólares en mayo del año pasado, y Estados Unidos se comprometió a aportar 1.600 millones de dólares en julio.

Un analista de biotecnología apuesta por que Novavax tiene los mejores datos

En 2020, Novavax pasó de ser una biotecnológica de 150 millones de dólares a un desarrollador de vacunas de 8.000 millones. La empresa contrató a cientos de nuevos empleados y les pagó bien. La empresa se clasificó como una de las biotecnológicas mejor pagadas de la industria en 2020, con su director general ganando 48 millones de dólares y el empleado medio ganando algo más de 400.000 dólares.

Los altibajos de las acciones de Novavax reflejan la naturaleza especulativa de la inversión en biotecnología, donde se hacen apuestas sobre el potencial de medicamentos experimentales que pueden tener éxito o no.

No todos los europeos quieren vacunarse tanto como los españoles: qué pasa si los demás países no llegan a la inmunidad de rebaño

"No es para los débiles de corazón", advierte a Business Insider Mayank Mamtani, un analista del banco de inversión B. Riley que cubre Novavax. "Estas cosas van a ser volátiles. Lo sé, estoy recortando 20 años de mi vida trabajando en este espacio, pero vale la pena".

Aun así, Mamtani tiene un objetivo de precio de 286 dólares para la empresa, aproximadamente el doble del precio actual de la acción. Dice que los retrasos en los plazos no harán descarrilar a la empresa.

"Fundamentalmente, tienen, al final del día, los mejores datos", dice. "Eso es lo que importa en biotecnología".

LEER TAMBIÉN: Isabel Sola, investigadora del CSIC: "Nuestras vacunas son tan competitivas y potentes como las que se están desarrollando a nivel internacional"

LEER TAMBIÉN: Algenex, la biotecnológica española que ha acelerado su entrada en la salud humana gracias a la pandemia: "Necesitamos fábricas de vacunas humanas en España"

LEER TAMBIÉN: Vacunar primero a los jóvenes puede tener sentido: varios expertos avalan el enfoque pragmático de Indonesia

VER AHORA: Fuencisla Clemares, directora general de Google España: “Nuestro reto es seguir trabajando con las empresas y ciudadanos para acelerar la transformación digital en España”