Adiós a los incendios en los coches eléctricos: la nueva batería de grafeno que promete revolucionar la industria

Trabajadores de la cadena de montaje de General Motors conectan un paquete de baterías debajo de un vehículo Chevrolet Bolt EV

REUTERS/Rebecca Cook.

  • La startup tecnológica Nananotech Energy ha desarrollado una batería a base de grafeno y litio que previene de posibles cortocircuitos e incendios.
  • Además el rendimiento de la batería se mantiene estable a temperaturas extremas de frío o calor.
  • El prototipo aguanta la densidad energética de la batería en más de un 80% a lo largo de 1.400 ciclos y tiene una velocidad de carga 18 veces más rápido a las actuales de iones de litio.
  • Descubre más historias en Business Insider España

La electrificación o la búsqueda de combustibles renovables son unos de los mayores retos de la movilidad urbana, interurbana y de larga distancia. El rápido desarrollo y perfeccionamiento de los vehículos híbridos o eléctricos se ha basado en las baterías de litio; al igual que prácticamente cualquier dispositivo electrónico.

La innovación de la tecnología de las baterías de iones de litio ha evolucionado mucho en las últimas 2 décadas, pero también ha presentado varios inconvenientes, como la densidad energética, la velocidad de carga o la degradación y inestabilidad de la reacción entre el lado negativo y positivo que podía generar cortocircuitos y, en ocasiones, incendios.

Incendios graves, como el ocurrido en la fábrica de Tesla el pasado año, en ocasiones generan un grave daño medioambiental por lo contaminantes que pueden llegar a ser los elementos presentes en estas baterías.

La startup estadounidense Nanotech Energy dice haber encontrado la manera de que este inconveniente nunca puede ocurrir —o al menos sea muy poco probable—. La tecnológica ha conseguido desarrollar una batería de iones de litio basada en grafeno que, de poder ser aplicada a gran escala, puede suponer una revolución para cualquier coche eléctrico.

Crean una batería que soluciona uno de los grandes problemas del silicio, el material que podría almacenar 10 veces más de energía que los dispositivos actuales

El grafeno, recoge Shift, se trata de un elemento relativamente reciente —descubierto en 2004— que posee unas propiedades únicas y muy interesantes para la fabricación de componentes electrónicos. Este material extraído del grafito es muy fino, ligero, muy resistente, barato y además es un superconductor.

Según lo anunciado por la compañía, la flexibilidad del grafeno le permite resistir con entereza las alteraciones en el volumen de electrodos durante el proceso de carga y descarga de la batería. Si se mantuviera una reacción estable entre ambos polos de la batería, se frena el desgaste, la aparición de las dendritas, culpables de la aparición de cortocircuitos y, en última instancia, los incendios.   

Debido a la excelente relación del grafeno con la electricidad, la resistencia interna de la batería es más baja que en las actuales. Esto supondría que resistiría mejor las temperaturas extremas de frío y calor que sean dadas, evitando posibles sobrecalentamientos y posteriores incendios.

Además, la batería creada por Nanotech Energy cuenta con una solución química de electrolito —encargado de la transferencia del negativo al positivo— también única e incapaz de ser inflamable. El producto diseñado por la compañía, Organolyte, es "estable, hecho de materiales económicos, fácil de fabricar y, por supuesto, no es inflamable", recoge Shift.

Los resultados señalan los inicios de una nueva superbatería

Las pruebas publicadas por la empresa sugieren que la batería de grafeno-Organolyte puede suponer una revolución para el mundo de las baterías.

Mientras que las baterías actuales pierden eficiencia en temperaturas extremas de frío y calor, el prototipo de Nanotech mantiene su densidad energética intacta en temperaturas de entre -20 y 60 grados.

Los chalecos antibalas reciclados podrían multiplicar por 5 la autonomía de los coches eléctricos y alargar la vida útil de la batería hasta los 10 años

Pero quizás el segundo aspecto más interesante que arrojan los resultados de las pruebas es la velocidad de carga que ofrece. La startup asegura que su batería retiene más del 80% de su capacidad durante unos 1.400 ciclos y su velocidad de carga es "18 veces más rápido que cualquiera" de las baterías actuales.

De momento se trata de un prototipo en constante desarrollo y perfeccionamiento y se espera que entren en fabricación a finales de 2022. Además, las baterías podrían adaptarse y personalizarse a cualquier dispositivo electrónico imaginable, desde un móvil hasta un vehículo eléctrico, a falta de realizarse las pruebas de durabilidad, estabilidad y seguridad necesarias. 

Otros artículos interesantes:

El MIT crea la batería de fibra flexible con mayor longitud hasta la fecha: puede tejerse, lavarse y es resistente al fuego

La escasez de baterías para vehículos eléctricos se perfila como la próxima gran crisis de la industria automovilística

Un poco de azúcar, el sorprendente descubrimiento que podría permitir recorrer casi 1.000 kilómetros en un coche eléctrico sin necesidad de recarga

Te recomendamos

Y además