Glovo cambia de sede: se mudará en 2022 a dos espacios que suman 30.000 metros cuadrados en el distrito tecnológico de Barcelona

Imagen de la próxima sede de Glovo
Imagen de la próxima sede de Glovo

Glovo

  • Glovo se mudará en 2022 a una nueva sede en Barcelona.
  • Sus nuevas oficinas incluirán 30.000 metros cuadrados en dos edificios del distrito 22@ barcelonés, donde quieren ampliar su plantilla de oficinas a 3.000 personas. Se calcula que unos 12.000 riders trabajan para Glovo en España.
  • Cumplir la ley de riders e ir más allá del delivery de comida son algunos de los retos del unicornio español.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Glovo se cambia de sede. La compañía española de entrega a domicilio de alimentación y pequeñas compras se mudará en 2022 a un nuevo espacio de 30.000 metros cuadrados ubicado en el distrito 22@ de Barcelona, el área de la Ciudad Condal centrada en el sector tecnológico.

La nueva sede del unicornio español —como se denomina a las empresas que superan los 1.000 millones de dólares, 863 millones de euros, en valoración— del delivery consta de dos edificios de 16.524 y 13.625 metros cuadrados entre las calles Àvila, Llull y Badajoz. 

Su casero será la promotora alemana Freo Group, que lleva en España desde 2015, donde ha invertido más de 940 millones de euros en compras de edificios de oficinas.

La startup tiene actualmente unos 1.700 empleados en Barcelona de sus 3.400 trabajadores de oficina —sus repartidores son muchos más, solo en España son más de 12.000 según la web de la empresa—, y pretende ampliar su plantilla en la capital catalana hasta los 3.000 trabajadores.

Glovo da el salto a Harvard: por qué estudian en EEUU el éxito del unicornio español del reparto de comida a domicilio

“Barcelona confió en Glovo y, gracias a ese apoyo, en apenas seis años un pequeño piloto de recados se ha convertido en una plataforma multicategoría con presencia internacional. Vamos a seguir apostando por la ciudad que nos vio nacer", ha asegurado el consejero delegado de Glovo, Óscar Pierre, a través de un comunicado.

Un crecimiento con retos: ir más allá de la comida y la ley de riders

Glovo duplicó su facturación en plena pandemia, de 182 millones de euros a 360 millones en 2020, un año en el que perdió 51,4 millones de euros, un 80% menos que el año anterior. La compañía barcelonesa, valorada en más de 2.000 millones por uno de sus principales accionistas, la compañía alemana Delivery Hero, podría estar planteándose una salida a bolsa en 2022.

La plataforma de entrega a domicilio está tratando de expandir su negocio más allá de la comida de restaurantes a domicilio hacia las compras de alimentación de pequeño importe e incluso las mayores, con las compras de apps como LolaMarket o la portuguesa Mercadao.

Al mismo tiempo, tiene que ajustarse a la ley de riders, que establece que en España los repartidores que trabajan para aplicaciones deben ser trabajadores por cuenta ajena. La empresa anunció la contratación de 2.000 de ellos, lo que supone menos del 20% de sus repartidores en España, y también ha asegurado que mejorará sus condiciones.

Glovo amplía sus tentáculos tras firmar con Fnac y C&A, un ejemplo más de que la guerra del 'delivery' va mucho más allá de la comida a domicilio

La compañía ha levantado más de 1.000 millones de euros en diferentes rondas de financiación desde su fundación, aunque su cofundador, Óscar Pierre, admitió recientemente que esas rondas se habían hecho a costar de diluir mucho el capital de la empresa, lo que ha dado lugar a un accionariado muy atomizado.

"¿Y no te da miedo que Sacha y tú perdáis el control", le preguntaron recientemente en el podcast de Itnig. "Hace mucho que lo hemos perdido. Es la realidad, ya no somos independientes”, respondió Pierre.

Otros artículos interesantes:

“Ya no somos independientes”: el fundador de Glovo asegura que “hace mucho” ha perdido el control de la compañía

Glovo podría estar preparando una salida a bolsa para 2022

Glovo amplía sus tentáculos tras firmar con Fnac y C&A, un ejemplo más de que la guerra del 'delivery' va mucho más allá de la comida a domicilio

Te recomendamos

Y además