Pasar al contenido principal

Apple va a lanzar un nuevo modelo de MacBook Pro de 16 pulgadas y un monitor 6K de 32 pulgadas, según una filtración

Tim Cook WWDC
Tim Cook, CEO de Apple. Getty Images
  • Un analista experto en Apple asegura que la compañía lanzará dos nuevos modelos de MacBook Pro en 2019.
  • En concreto se lanzaría un modelo con pantalla de 13 pulgadas y otro de 16 pulgadas.
  • Además existen rumores sobre el posible lanzamiento de un monitor 6K de 32 pulgadas.

Este año será importante para Apple, que tiene por delante un reto complicado pero importante: amortiguar la caída en ventas de los iPhone con otros productos, un problema que podría haber impulsado una decisión inesperada, la de lanzar un nuevo MacBook Pro (2019).

La noticia la ha dado Ming-Chi Kuo, un analista experto en Apple que suele acertar en sus predicciones de nuevos lanzamientos. Según confirma, serían dos nuevos modelos de MacBook Pro para 2019, uno con pantalla de 13" y otro con pantalla de 16". De confirmarse la noticia, seguramente lo veríamos en la keynote de junio.

Evidentemente, esto no tiene por qué significar que vaya a ser un portátil más aparatoso, y es que se pueden reducir los marcos y exprimir al máximo el cuerpo del ordenador.

Por lo demás, más allá del tamaño de pantalla resulta difícil decir cómo serán los nuevos MacBook Pro, si es que llegan. Se espera una actualización de componentes para adaptarse a los que han ido llegando en los últimos dos años, aunque sin renunciar a las señas de identidad de la marca: pantalla Retina Display, cuerpo de aluminio o puerto USB de Tipo C.

Leer más: Así gasta su fortuna Tim Cook, CEO de Apple

Un dato que sí se ha publicado tiene que ver con las especificaciones del modelo de 13", que contaría con hasta 32 GB de RAM. Ahora mismo esta configuración sólo está disponible en la versión de 15", así que ya veremos qué ocurre con la versión más grande y Pro -valga la redundancia- del MacBook Pro.

El motivo por el que Apple va a renovar un ordenador que sigue estando a la altura de las circunstancias puede ser variado, aunque algo tienen que ver seguro los relativamente malos resultados de la compañía desde el último trimestre de 2019.

Quizás es un intento de diversificar su portfolio de lanzamientos y "obligar" a los usuarios a renovar sus equipos y así forzar un poco la máquina contable para cuadrar el año ante los inversores.

El problema es que, como ha ocurrido con los iPhone, seguramente será difícil convencer a alguien que tiene un MacBook Pro de 2016 de que se debe comprar uno nuevo por mejorar ligeramente el procesador o la memoria RAM.

Y además