Pasar al contenido principal

Por qué el último brote detectado en China ha aumentado la preocupación por los efectos de una segunda ola de coronavirus

Conferencia Consultiva Política del Pueblo Chino
Reuters
  • Un nuevo brote de casos de coronavirus en China causa preocupación ante la posibilidad de una segunda ola. 
  • Las autoridades han confinado complejos residenciales enteros y han paralizado el transporte público para frenar la propagación. 
  • Una de las características más preocupantes es que el virus tiene una secuencia genética diferente de que se ha visto en el primer brote de Hubei. 
  • Estos cambios pueden hacer que el virus sea más difícil de detectar y abren interrogantes sobre si será un obstáculo para la investigación de vacunas. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Un nuevo brote de casos de coronavirus en una región de China está intensificando la preocupación por una segunda ola la pandemia en los países que todavía están superando el primer impacto, según informa Bloomberg. 

Los primeros casos empezaron a surgir en la provincia de Jilin a finales de la primera semana de mayo y ya hay casi 50 casos confirmados. 

Las autoridades han actuado de forma radical, cerrando todos los complejos residenciales con casos sospechosos, paralizando el transporte público de algunas ciudades de la región y preparando hospitales de emergencia en estadios deportivos por si llegasen a ser necesarios. 

Leer más: Las principales compañías en la carrera por una vacuna contra el coronavirus empiezan a anunciar resultados prometedores, pero los expertos advierten de que no se puede saber su efectividad real

Una de las características que más preocupa de este nuevo brote es que la secuencia genética del virus es diferente a la que se identificó tras el primer brote en Wuhan, aunque idéntica a la de casos importados en Rusia. Los cambios abren interrogantes sobre si la mutación será un obstáculo para la investigación de vacunas y tratamientos y puede dificultar su identificación. 

Algunos médicos de la región ya empezaron a advertir algunas diferencias en cómo se estaba manifestando la enfermedad en los nuevos casos comparados con los anteriores, según recoge Bloomberg. Los profesionales sanitarios aseguran que los nuevos casos parecen tardar más en mostrar síntomas, lo que aumenta la posibilidad de propagación.

Además, el hecho de que China—que es uno de los países mejor equipados para realizar test—se esté viendo obligado a contener nuevos brotes mediante el confinamiento causa desasosiego a los países que no cuentan con los mismos recursos para responder a las necesidades de diagnóstico y detección de casos que se requieren en la desescalada. 

Y además