Pasar al contenido principal

El nuevo coronavirus podría ser un híbrido de 2 animales diferentes, según un estudio que analiza 43 secuencias del genoma de diferentes especies

Murciélago.
REUTERS/Stephane Mahe
  • El nuevo coronavirus podría ser un híbrido de 2 especies, según un nuevo estudio publicado en Science Advances.
  • El análisis del genoma del SARS-CoV-2 ha evidenciado que el virus tiene estrecha relación tanto con los murciélagos como con los pangolines —tal y como habían recogido investigaciones previas.
  • Aunque aún no se ha identificado el reservorio directo, los autores concluyen que reducir o eliminar el contacto de humanos con animales salvajes es fundamental para prevenir zoonosis de futuros coronavirus. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El origen del nuevo coronavirus SARS-CoV-2, que es 4 veces más peligroso que el SARS de 2002, sigue siendo una de las grandes preguntas sin resolver de la pandemia

Varios estudios han apuntado a los murciélagos y pangolines como posibles fuentes del nuevo virus; mientras, otros han especulado que se creó en un laboratorio dadas las complicaciones de su genoma. 

Ahora, Science Advances acaba de publicar otro de los grandes avances en la investigación del origen del virus que provoca el COVID-19: podría ser un híbrido de 2 especies diferentes. Lo cual implica una recombinación genética del mismo. 

Además, sus hallazgos coinciden con las investigaciones previas porque estiman que tanto los murciélagos como los pangolines tienen estrecha relación con el nuevo coronavirus. 

Leer más: Autoridades sanitarias chinas aseguran que el salto del coronavirus a humanos no se dio en el mercado de Wuhan, aunque sí pudo ser el escenario de una propagación masiva

"Presumimos que este, y/u otros eventos de recombinación ancestrales entre virus que infectan murciélagos y pangolines, pueden haber jugado un papel clave en la evolución de la cepa que condujo a la introducción del SARS-CoV-2 en humanos", señalan los investigadores.

Para ello, utilizaron una colección de 43 secuencias genéticas de diferentes especies —de humanos, murciélagos y las secuencias de pangolín que se sabe que son similares al SARS-CoV-2.

"La recombinación extensa entre coronavirus de murciélago y una fuerte presión de selección purificadora entre virus de humanos, murciélagos y pangolines pueden permitir que tales virus estrechamente relacionados salten fácilmente entre especies y se adapten a los nuevos huéspedes", explican. De hecho, no sería la primera vez que ocurre un contagio entre especies.

Leer más: Así es como las gallinas pueden ayudar a la ciencia a combatir el coronavirus

El análisis básico del genoma coincide que el SARS-CoV-2 está más estrechamente relacionado con los virus aislados de los murciélagos.

Sin embargo, la secuencia cercana al pangolín puede que sea la esencial para el contacto con humanos. De 6.400 genomas del SARS-CoV-2 que se han aislado durante la pandemia, solo 8 de un solo grupo de casos han cambiado su parte del genoma, detallan en sus conclusiones.  

Además, han descartado para el SARS-CoV-2 los vínculos que el SARS y el MERS tuvieron con civetas y camellos dromedarios, respectivamente.

"Está más estrechamente relacionado con los virus murciélago y con los virus pangolín. Solo depende de en qué parte del genoma se mire", ha apuntado en un análisis de la secuencia del genoma del coronavirus el editor de Ars Technica John Timmer, que estuvo 15 años investigando cuestiones biológicas en Universidad de California y el Cornell Medical College.

Leer más: 11 sorprendentes formas en que las pandemias han cambiado el curso de la historia humana

"Las pandemias adicionales son una cuestión de cuándo, en lugar de si. Pero, por supuesto, eso ya se había sugerido después del MERS y el SARS original, y el mundo en su conjunto hizo muy poco para estudiar el riesgo, trabajar hacia los tratamientos o planificar la llegada de la pandemia", señala. 

Lo mismo que aconsejan los autores del estudio quienes creen que reducir o eliminar el contacto humano directo con animales salvajes es fundamental para prevenir nuevas zoonosis por coronavirus en el futuro.

"La vigilancia continua de los coronavirus en sus huéspedes naturales y en los humanos será clave para el control rápido de nuevos brotes de coronavirus", añaden.

Y además