El BCE refuerza su plan de estímulo contra el coronavirus con 500.000 millones de euros más para comprar activos y lo amplía hasta marzo de 2022

La presidenta del BCE, Christine Lagarde.
La presidenta del BCE, Christine Lagarde.

Reuters

  • El Banco Central Europeo (BCE) ha anunciado este jueves que amplía drásticamente los fondos y la vigencia de su programa de compras de emergencia pandémica (PEPP).
  • De este modo, la cuantía del programa aumenta en 500.000 millones de euros, hasta un total de 1,85 billones, y amplía su duración hasta marzo de 2022, 8 meses más de lo inicialmente anunciado en junio.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La eurozona refuerza sus mecanismos de defensa ante la segunda ola del coronavirus y su impacto en las posibilidades de recuperación de la pandemia en las economías europeas. Así, el Banco Central Europeo (BCE) acaba de dar a conocer este jueves la ampliación de sus medidas de estímulo, que aumentarán drásticamente tanto su dotación económica como su periodo de vigencia.

En una decisión ampliamente esperada por los mercados, el Consejo de Gobierno del BCE ha desvelado a través de un comunicado que "ha recalibrado sus instrumentos de política monetaria", entre las que destaca el aumento de los fondos del programa de compras de emergencia pandémica (PEPP) que la institución monetaria de la eurozona puso en marcha en abril.

De este modo, la cuantía del programa aumenta en 500.000 millones de euros, hasta un total de 1,85 billones, mientras que la vigencia de este programa de compra de activos se amplía hasta marzo de 2022, 8 meses más de lo inicialmente anunciado en junio, cuando el BCE sumó otros 600.000 millones de euros a este plan de estímulo para intentar contener el creciente impacto del coronavirus.

El comunicado del BCE asegura que "el Consejo de Gobierno realizará compras netas hasta que juzgue que la fase de crisis del coronavirus ha terminado", dando a entender que el apoyo del banco central se mantendrá mientras lo requiera el impacto de la pandemia en la eurozona. Al igual que la decisión de reinvertir los pagos del PEPP en deuda con vencimiento próximo hasta finales de 2023, un año más de lo previsto.

El BCE incentiva a la banca pagándole un interés del 1% para que conceda créditos a empresas y familias

Mientras, el BCE también ha modificado las condiciones de la tercera ronda de operaciones de financiación específica a largo plazo, conocida como TLTRO III, aumentando en 12 meses el plazo para aplicar condiciones favorables, hasta junio de 2022, anunciando 3 nuevas operaciones en el segundo semestre de 2021 y mejorando sus condiciones al 55% de su stock de préstamos elegibles. 

Además, el BCE ha anunciado que prorrogará "hasta junio de 2022 la duración del conjunto de medidas de flexibilización de las garantías adoptadas por el Consejo de Gobierno los días 7 y 22 de abril de 2020" en referencia al uso por parte de los bancos de las operaciones de liquidez del Eurosistema, en referencia a los TLTRO.

Por otra parte, la institución presidida por Christine Lagarde ha anunciado que mantiene los tipos de interés de las operaciones principales de financiación, de crédito y de depósito en el 0%, el 0,25% y el -0,50%, respectivamente, con la expectativa de que "se mantengan en sus niveles actuales o inferiores hasta que las perspectivas de inflación converjan sólidamente a un nivel cercano pero menor al 2%".

Respecto al resto de medidas anunciadas por el Consejo de Gobierno del BCE, destaca el mantenimiento del volumen de adquisiciones del programa de compra de activos en 20.000 millones de euros al mes, que asegura que se realizarán "durante el tiempo que sea necesario para reforzar el impacto acomodaticio de sus tipos de interés oficiales y finalizarán poco antes de que comience a subir los tipos de interés".

El BCE destaca que "las medidas de política monetaria que se tomen hoy contribuirán a mantener condiciones favorables de financiamiento durante el período pandémico, apoyando así el flujo de crédito a todos los sectores de la economía, apuntalando la actividad económica y salvaguardando la estabilidad de precios a mediano plazo".

Sin embargo, la institución monetaria de la eurozona reconoce que "la incertidumbre sigue siendo alta, incluso con respecto a la dinámica de la pandemia y el momento en que se lanzarán las vacunas", por lo que recalca que seguirán de cerca la evolución de la inflación a medio plazo y volviendo a calibrar sus instrumentos para alcanzar sus objetivos.

LEER TAMBIÉN: El BCE estudia combatir el coronavirus con el programa de compra ilimitada de deuda que salvó al euro durante la crisis

LEER TAMBIÉN: El BCE suma 600.000 millones de euros a su plan para combatir el coronavirus en Europa

LEER TAMBIÉN: Lagarde pone las inversiones verdes en el punto de mira del Banco Central Europeo y primará los bonos verdes

VER AHORA: Los mejores virales de TikTok en 2020