Una nueva investigación sugiere que un gen ligado al desarrollo de la demencia aumenta las posibilidades de tener un cuadro grave de COVID-19

Una residencia italiana durante la pandemia de COVID-19
Reuters
  • Las personas con una mutación genética que aumenta el riesgo de demencia también tienen más posibilidades de tener un COVID-19 grave, según una nueva investigación. 
  • Los autores del estudio aseguran que el estudio refuerza la teoría de que algunos factores genéticos aumentan la vulnerabilidad a la enfermedad. 
  • Los resultados concluyen que las personas con la variante genética tienen el doble de posibilidades de tener un cuadro grave de la enfermedad que las que no la tienen. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.
Cintillo especial CoronavirusCintillo especial Coronavirus

 Las personas con una mutación genética que aumenta el riesgo de demencia también tienen más posibilidades de tener un Covid-19 grave, según una nueva investigación.

"No es solo la edad: este es un ejemplo de una variante genética específica que causa vulnerabilidad en algunas personas", explica David Melzer, coautor del estudio, en The Guardian

El equipo se ha centrado en el gen ApoE, cuya variante e4 ha sido relacionada con procesos inflamatorios, niveles de colesterol perjudiciales y el aumento del riesgo de sufrir demencia y problemas cardiacos. 

Investigando los casos severos de COVID-19 en el transcurso de más de un mes, los investigadores han llegado a la conclusión de que las personas con la variante genética e4 tienen el doble de posibilidades de tener un cuadro grave de la enfermedad que las que no la tienen.

El genetista David Curtis advierte de que se necesita más investigación, preferiblemente en pacientes más jóvenes con la mutación, para determinar con certeza que se puede establecer una relación entre COVID-19 grave y el gen e4 y que no se trate simplemente de que los pacientes con demencia son más vulnerables a la enfermedad. 

Leer más: "Seguimos siendo muy vulnerables": Margarita del Val, la viróloga que coordina 150 equipos de investigación en el CSIC, asegura que la inmunización natural no es viable y aboga por una app de rastreo

El estudio había incluido pacientes sin diagnóstico de demencia, pero los propios autores reconocen que se necesitan estudios más amplios sobre el rol que juega la genética. 

Cada vez más investigaciones sobre el nuevo coronavirus y la respuesta del sistema inmune a la enfermedad apuestan por buscar las respuestas en los genes, especialmente para encontrar la causa de la variabilidad de casos entre los que apenas sufren síntomas y los que acaban en UCI, o incluso falleciendo. 

"La genética juega siempre un papel porque determina como respondes a todos", reflexiona la viróloga Ana Fernández-Sesma, dirige un laboratorio en la Escuela de Medicina Icahn en el Hospital Monte Sinaí, en una entrevista con Business Insider España. Lo que queda por determinar  es "qué factores de tu genética en particular te están haciendo más susceptibles o más resistentes". 

Los primeros datos relativos a un papel de los factores genéticos en relación con el COVID-19 proceden de un estudio con 2.600 gemelos realizado en el King’s College London, que estima que un 50% de la variabilidad en los síntomas de COVID-19 es debida a factores genéticos.

LEER TAMBIÉN: Adolfo García Sastre, el microbiólogo burgalés que investiga la vacuna contra el coronavirus entre Nueva York y Madrid: "No se puede apostar solo por una o dos vacunas"

LEER TAMBIÉN: Laura Soucek, la investigadora que se lanzó a emprender para acabar con el cáncer: "Hay muchos tratamientos que aspiran a cronificar el cáncer, pero yo quiero erradicarlo"

LEER TAMBIÉN: La carrera de la investigación española para buscar la vacuna contra el coronavirus, desde dentro: "La ciencia es la que nos va a sacar de esto"

VER AHORA: José Miguel Aparicio, CEO de Audi España: “Los vehículos se van a transformar en plataformas de software que nos conectarán con nuestros clientes”