Crean un nuevo plástico biodegradable a partir de fécula de patata: así es Potato Plastic

Potato Plastic
The James Dyson Award
  • Un concurso nos descubre el atractivo proyecto de Potato Plastic, un plástico biodegradable elaborado a base de fécula de patata. 
  • Este material es un tipo de termoplástico, lo que significa que puede moldearse bajo compresión cuando está expuesto al calor y la humedad.
  • El diseñador explica que aunque su creación no resolverá el problema de tirar basura, proviene de una forma de pensar más cíclica y sostenible.
  • Descubre más historias en Business Insider España

Todo vuelve a la tierra, y el plástico también, en forma de diminutas partículas que envenenan el agua y acaban hasta en la lluvia o en nuestros propios estómagos. Para acabar con la plaga del plástico es preciso poner en práctica la famosa regla de las tres R propia de la economía circular: reducir, reutilizar y reciclar este material que está asfixiando al medio ambiente.

Así, en los últimos tiempos se han sucedido diversas alternativas creativas e innovadoras al plástico: desde un biomaterial elaborado con telarañas y pulpa de árbol a otros basados en residuos de pescado o algas, opciones de envases comestibles o iniciativas para reciclarlo o hacerlo desaparecer, como las impulsadas por estas nanobobinas magnéticas o pidiéndole prestada ayuda a ancestrales hongos amazónicos. Ahora, un concurso nos descubre el atractivo proyecto de Potato Plastic, un plástico biodegradable elaborado a base de fécula de patata

Leer más: Investigadores elaboran a partir de guisantes la primera ginebra con huella de carbono negativa

Este material se descompondrá en nutrientes para el suelo tan solo dos meses después de ser usado, lo cual supone una enorme diferencia con los 450 años que el plástico convencional tarda en degradarse, una cifra casi etena en comparación su uso, casi siempre inferior a 20 minutos y ligado al consumo de comida rápida, lo que lo hace devastador para el medio ambiente.

Su creador, el joven diseñador sueco Pontus Törnqvist de la Universidad de Lund, explica que Potato Plastic está compuesto únicamente de almidón de patata y agua, combinados en cantidades exactas y calentados a posteriori hasta que el líquido se espese. A continuación, se vierte en moldes y se expone al calor hasta dar como resultado una pieza seca y compacta del tipo elegido, tanto una película fina como una pieza gruesa y resistente. Este material es un tipo de termoplástico, lo que significa que puede moldearse bajo compresión cuando está expuesto al calor y la humedad.

Producto diseñado con Potato Plastic.
Producto diseñado con Potato Plastic.

El diseñador explica que aunque su creación no resolverá el problema de tirar basura, proviene de una forma de pensar más cíclica y sostenible que busca materiales elaborados de lo que nos brinda la tierra, y a su vez puede acabar en el suelo sin ningún riesgo para la naturaleza.

En Suecia existen grandes cultivos de patata, de los que las patatas “feas” se desdeñan para la comercialización, por lo que restos y excedentes podrán usarse con fines como los que propone Potato Plastic, una alternativa biodegradable más en un mundo al que tristemente hemos atiborrado de plástico hasta reventar.

Otros artículos interesantes:

Un español inventa una máquina que reduce hasta 14 grados el alcohol de cualquier vino en cuestión de minutos

El chocolate fabricado en impresoras 3D está a punto de llegar al mercado y los clientes podrán personalizar el diseño

El último invento para acabar con el plástico es la pasta de dientes en tabletas