Pasar al contenido principal

La insinuación de Tim Cook de que Apple perderá su ventaja frente a Samsung por los nuevos aranceles a China no tiene sentido

Tim Cook, CEO de Apple
Tim Cook, CEO de Apple. REUTERS/Leah Millis
Análisis Faldón
  • El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, cenó el pasado viernes con el CEO de Apple, Tim Cook. 
  • Trump ha explicado a los periodistas de Bloomberg, Fox y CNBC que Cook expuso un "argumento convincente" en el sentido de que los aranceles sobre China obstaculizarían la capacidad de Apple para competir con su principal rival en el mercado de los smartphones, Samsung.
  • Si Cook planteó realmente este argumento, no tiene demasiado sentido. Apple ya está detrás de Samsung en ventas de smartphones, y no tiene nada que ver con los aranceles. 
  • Un aumento en los precios del iPhone podría significar que los actuales clientes de Apple podrían tardar más tiempo en renovar su móvil, pero eso tiene poco o nada que ver con Samsung.
  • Descubre otras historias en Business Insider España.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, cenó el pasado viernes con el CEO de Apple, Tim Cook, y ha confesado a los periodistas que estuvieron hablando sobre la imposición de nuevos aranceles a los productos de China.

Trump explicó este domingo a periodistas de Bloomberg y otros medios de comunicación estadounidenses que Cook había expuesto "un argumento convincente" sobre que los aranceles complicarían las cosas a Apple en su batalla contra Samsung, su principal rival en el mercado de la telefonía móvil.

"Tim me estuvo hablando sobre los aranceles y una de las cosas que dijo, un argumento muy convincente, fue que Samsung es su competidor número uno y no está pagando aranceles porque es una empresa de Corea del Sur. Resultaría muy duro para Apple tener que pagar esos aranceles compitiendo contra una gran compañía que no lo hace", ha explicado Trump.

El presidente de los Estados Unidos ha dicho que Tim Cook describió a Samsung como un "muy buen competidor".

Trump añadió: "Creo que expuso un argumento muy convincente, y estoy pensando sobre ello".

Leer más: Por qué Apple ya no es la empresa del iPhone

Apple se verá obligada a pagar unos aranceles del 10% en los próximos meses, ya que fabrica la mayor parte de sus dispositivos en China y luego los importa a los Estados Unidos y al resto del mundo.

Los aranceles afectarán al iPhone, iPad y ordenadores portátiles a partir del 15 de diciembre, mientras que los impuestos sobre el Apple Watch y AirPods entrarán en vigor a partir del 1 de septiembre. Como resultado, Apple podría subir el precio de sus productos, lo que haría que sus dispositivos más caros tuvieran todavía precios más altos.

Es cierto que una subida de precios hará que Apple sea menos competitiva que sus rivales. Pero el supuesto argumento de Cook de que Apple saldrá perdiendo frente a Samsung debido justamente a los aranceles no tiene mucho sentido: la empresa está experimentando un descenso masivo en las ventas de los iPhone debido a una serie de factores que no tienen nada que ver con los aranceles. 

Una advertencia: esta es la versión de Trump de los comentarios de Cook. No hemos sabido nada directamente de Cook o Apple. 

Apple ha decidido seguir siendo una marca de lujo, razón por la que se ha quedado atrás en cuota de mercado respecto a Samsung

Primer día de ventas del iPhone X de Apple
El iPhone X fue uno de los primeros móviles en superar la barrera de los 1.000 euros. Reuters

Apple ha tenido dificultades para superar a Samsung en cuota de mercado desde hace años, ya que nunca ha sido capaz de ofrecer realmente un iPhone barato

Su iPhone 5C " económico" fue considerado como el peor modelo que jamás ha lanzado, mientras que el supuestamente barato iPhone XR sigue estando fuera del alcance de los consumidores que se preocupan por su bolsillo, con un precio inicial de 859 euros. 

Mientras tanto, Samsung y Huawei han conseguido aumentar su cuota de mercado en los últimos trimestres, según muestran los datos de IDC, al mismo tiempo que Apple ha experimentado descensos trimestrales. 

Cuota de mercado en marcas de teléfonos móviles, según IDC
Samsung y Apple han conquistado buena parte del mercado de la telefonía móvil en los últimos meses. IDC

Esto se debe en gran medida a la decisión de Apple de seguir siendo una marca de lujo, fijando el precio del iPhone a un nivel superior al de los dispositivos de la competencia. 

Este ha resultado ser un buen modelo mientras existía un grupo leal de usuarios dispuestos a comprar dispositivos caros de forma periódica. Apple no tuvo que preocuparse demasiado por el dominio de la cuota de mercado mientras contaba con grandes márgenes. 

Pero este enfoque ha significado que está perdiendo a millones de consumidores en los mercados emergentes que están comprando su primer dispositivo conectado a Internet. Estos consumidores, en lugares como India, China y América Latina, están dejando de comprar PCs y portátiles, y están recurriendo a dispositivos Android de bajo coste como su primer dispositivo con conexión a Internet. 

Leer más: El mayor proveedor de Apple para fabricar los iPhone tiene un plan por si la tensión comercial entre EEUU y China se intensifica

Samsung, por su parte, se está concentrando en el gran público. La empresa afirma que ha detectado un nivel "débil" de ventas de su dispositivo estrella y rival del iPhone, el Samsung Galaxy S10, durante el segundo trimestre del año, pero ha afirmado que su solución consistiría en producir una mayor cantidad de su gama de móviles de bajo coste de su serie "Galaxy A".

Esto nos dice que Samsung está pasando dificultades en un área en la que realmente compite con Apple: los smartphones de gama alta. Tiene que recurrir a los teléfonos de bajo coste para conseguir nuevos consumidores. Dada esta situación, el hecho de que Cook haya vinculado los aranceles a Samsung no tiene mucho sentido. 

Por supuesto, lo que realmente preocupa a Apple es la disminución de los márgenes. En caso de que Apple tenga que pagar nuevos aranceles, esto afectará a sus márgenes de hardware y aún no está claro si Apple absorberá los costes adicionales o si los repercutirá en el consumidor. 

El verdadero problema es que los iPhone más caros significarán una mayor ralentización en la tasa de renovación

El problema para Apple es, probablemente, que un iPhone más caro por los aranceles acelerará una tendencia existente: los clientes leales de Apple no están actualizando sus iPhone tan a menudo como antiguamente. Por eso las ventas de los iPhone han bajado en los últimos meses.

Las encuestas no muestran que los usuarios de iPhone estén cambiando a Samsung u otros dispositivos Android, al menos no de forma masiva, sino que no están cambiando sus iPhone por otros nuevos. El CEO de la compañía, Tim Cook, dijo en enero que la gente estaba tardando más en cambiar de móvil.

"Diseñamos nuestros productos para que duren el mayor tiempo posible", dijo a los analistas durante una conferencia de resultados. "Algunas personas se aferran a los dispositivos durante toda la vida del producto y otros los intercambian y luego el teléfono se reasigna a otra persona. El ciclo de actualización se ha extendido, de eso no hay duda".

Por lo tanto, cualquier persona que haya comprado un iPhone X de 1.000 euros es poco probable que cambie a un iPhone de nueva generación si su dispositivo actual funciona bien, y si el aumento de precio es prohibitivo. 

En otras palabras, los aranceles pueden empeorar aún más un escenario en el que Apple compite consigo misma, pero eso no tiene nada que ver con Samsung.

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Y además