Los nuevos confinamientos en China amenazan otra vez el transporte y la logística global: "Las perspectivas de la economía mundial se están oscureciendo bastante"

Un cine en Wuhan es desinfectado mientras la zona se mueve para reabrir durante la pandemia de COVID-19 el 20 de julio de 2020.
Un cine en Wuhan es desinfectado mientras la zona se mueve para reabrir durante la pandemia de COVID-19 el 20 de julio de 2020.
Getty Images

La economía mundial lleva 2 años sufriendo retrasos y todo tipo de problemas logísticos en lo que al transporte se refiere. La pandemia del covid-19 y la preponderancia de China en este aspecto han sido clave para que se produjeran estos atascos a nivel global.

Ahora, los nuevos confinamientos por contagios en China amenazan de nuevo con entorpecer el tráfico del comercio mundial, lo que podría convertirse en un "gran problema" para la economía mundial, según ha asegurado el consultor empresarial Richard Martin en la CNBC.

"Muchas de las cosas que usamos en todo el mundo que se fabrican, tienen componentes de China y estamos a punto de ver un embotellamiento logístico que empequeñecerá cualquier cosa en 2020 o 2021", ha dicho.

"China es el 20% de la demanda mundial, pero su papel en las cadenas de suministro es mucho mayor que eso".

"Las perspectivas de la economía mundial se están oscureciendo bastante: Europa se enfrenta a una guerra a sus puertas, Estados Unidos tiene previstas grandes subidas de los tipos de interés que podrían afectar al consumidor estadounidense, y en China están ralentizando realmente la economía", ha explicado Martin.

La problemática llega porque en las últimas semanas China ha estado luchando contra su brote más grave de Covid en el continente desde el inicio de la pandemia en 2020.

Este perro robot 'grita' a la gente para que se quede en casa: la última medida de China para confinar a la población por el COVID-19

Esta nueva variante se detectó en un paciente con coronavirus leve, en una ciudad a menos de 70 kilómetros de Shanghái, proveniente de la rama BA. 1.1 –la misma que combinada con la variante delta es causante del subtipo XF–.

La estrategia del país se centra en impedir los contagios y tratar de frenar la transmisión comunitaria del virus, aunque con una vacunación propia que resulta menos efectiva que las de los países occidentales.

Sun Chunlan, viceprimera ministra del país, visitó la localidad y aseguró que la estrategia seguiría siendo la de "COVID cero", con la movilización de la capacidad de pruebas de COVID, además del refuerzo del personal médico en la región.

"Es una ardua tarea y un enorme desafío combatir la variante ómicron a la vez que se mantiene la operación normal de funciones núcleo en una megaciudad con una población de 25 millones de habitantes", ha explicado Chunlan, según recoge Xinhua.

"El problema de Pekín se extiende a todo el país, no solo a Shanghái, sino también al sur, en Guangzhou, y, por supuesto, a Jilin, donde hay muchas fábricas", ha explicado Martin.

"No se puede ver al Presidente Xi Jinping dando marcha atrás en la política (de China) de cero Covid, casi se ha convertido en un sello distintivo de la administración", ha concluido Martin.

Otros artículos interesantes:

La invasión de Ucrania pone en alerta al comercio mundial: Europa, Estados Unidos, Rusia y China, ¿quién depende más de quién?

Este perro robot 'grita' a la gente para que se quede en casa: la última medida de China para confinar a la población por el COVID-19

China notifica una nueva variante de COVID, mientras que el país se enfrenta a confinamientos por el rebrote de ómicron y casos asintomáticos

Te recomendamos