Nunca tomes una pastilla con otra bebida que no sea agua: puede conllevar verdaderos riesgos, según la ciencia

A la hora de tomarte una pastilla, ayúdate solo del agua.
A la hora de tomarte una pastilla, ayúdate solo del agua.
GettyImages
  • Si alguna vez has estado tentado de tomarte una pastilla con una bebida distinta al agua, mejor no lo hagas.
  • La investigación ha apuntado que puede afectar al efecto del medicamento en tu organismo. Evita especialmente mezclar zumos y medicamentos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Si eres de esas personas que no tiene problema alguno para tragarse una pastilla quizá no recurras a nada.

Pero lo normal es que cuando tienes que tomarte un medicamento, para hacerlo más fácil te ayudes del líquido. Lo habitual, es tomarse una pastilla bebiendo un poco de agua

Pero quizá la ingesta te coincide con la hora de la comida, estás desayunando o simplemente te pilla a mano otra bebida y puede que tengas la tentación de recurrir a ello. (Sobra alertar entre los riesgos de mezclar medicamentos y alcohol).

Parece un gesto inocente, pero, ¿es aconsejable tomar un medicamento con zumo, café o cualquier otra bebida que no sea agua? La ciencia apunta a que no

Las bebidas distintas al agua pueden afectar a los tiempos de descomposición en el organismo

Si te paras a leer el prospecto de tu medicamento, es más que probable que las indicaciones indiquen la necesidad de ingerirlo con un vaso de agua. 

La razón, este líquido no altera ni interfiere en la propiedades, ni tampoco genera alteraciones o reacciones peligrosas.

Algo que no sucede con otro tipo de bebidas, como sugiere un reciente estudio publicado en Saudi Pharmaceutical Journal.

En este los investigadores buscaron evaluar el impacto de diferentes bebidas de consumo común en los tiempos de desintegración de píldoras y cápsulas de venta sin receta frecuentes en Arabia Saudita.

Las bebidas seleccionadas fueron Coca-Cola, café arábigo, zumo de naranja, suero de leche y una bebida energética.  

Los resultados mostraron que todas ellas aumentaron los tiempos de desintegración en relación con el agua. Lo que puede hacer que el medicamento se disuelva antes de que el cuerpo lo absorba. 

Asimismo, el estudio sugiere que las bebidas calientes, como el café, pueden alterar la química

"Las bebidas analizadas no deben utilizarse como sustitutos del agua cuando se ingieren medicamentos. Se debe advertir a los pacientes que eviten consumir bebidas distintas del agua con productos terapéuticos", afirman los autores en el estudio.

Evita sobre todo mezclar zumos y medicamentos

zumo de naranja

Getty Images

El zumo, una bebida habitual en muchos hogares y buena fuente de vitaminas, quizá parezca una opción más saludable que el resto de las analizadas. 

Pero esto podría conllevar a verdaderos riesgos.

En dicho estudio, los investigadores detectaron que este producto era una de las bebidas que más afectaba la liberación programada de un fármaco comparable al paracetamol.

Evidencias anteriores ya han advertido sobre el riesgo de mezclar zumos y medicamentos. Por ejemplo, los médicos también llevan tiempo advirtiendo sobre los riesgos del pomelo.

Y es que esta fruta parece aumentar el nivel del medicamento en sangre. Lo que puede conllevar sufrir  efectos secundarios, como advierte el Servicio Nacional de Salud británico.

Entre los fármacos que pueden verse afectados por el pomelo, aquellos para tratar el colesterol, bloqueadores del calcio o algunos destinados a moderar el sistema inmunológico.

En 2008 esta advertencia se extendió a otras frutas. 

Los zumos de manzana o naranja también mostraron capacidad para bloquear los efectos de algunos medicamentos, eliminando el beneficio potencial para los pacientes, según un estudio de ese año.

"Se ha demostrado que los zumos de pomelo, naranja y manzana reducen la absorción de etopósido, un agente anticanceroso; ciertos betabloqueantes (atenolol, celiprolol, talinolol) utilizados para tratar la presión arterial alta y prevenir ataques cardíacos; ciclosporina, un medicamento que se toma para prevenir el rechazo de órganos tras los transplantes; y ciertos antibióticos (ciprofloxacina, levofloxacina, itraconazol)", remarcaron entonces los autores de la investigación en un comunicado.

Frente a estas evidencias, lo recomendable es leer el prospecto antes de consumir cualquier medicamento. E ingerirlos siempre con agua.

Dicho esto, si aún así tienes dudas, lo aconsejable es que consultes tus dudas con un médico.

Otros artículos interesantes:

9 situaciones en las que debes evitar tomar ibuprofeno

9 cosas que no debes hacer después de ponerte una vacuna

15 fallos básicos que cometes habitualmente a la hora de elegir entre el paracetamol, el ibuprofeno y la aspirina

Te recomendamos

Y además