Cloudware, la startup tecnológica española que planea revolucionar el 'cloud gaming' con un servicio que promete partidas 100% fluidas y que dispone de un catálogo de 20.000 juegos

Los fundadores de Cloudware. De izquierda a derecha: Begoña Fernández-Cid, Alejandro Rodríguez, Daniel Olmedo y Alberto Manzano.
Los fundadores de Cloudware. De izquierda a derecha: Begoña Fernández-Cid, Alejandro Rodríguez, Daniel Olmedo y Alberto Manzano.
Cloudware
  • La tecnología cloud gaming lleva más de una década intentando calar en el mundo de los videojuegos. Pero diversos obstáculos tecnológicos han impedido que la audiencia potencial disfrute de jugar a videojuegos a través de hardware remoto, sin necesidad de poseer un PC potente o la última consola.
  • La startup española Cloudware lanzó en 2020 la beta de Nware, un servicio de cloud gaming que quiere romper las barreras entre esta tecnología y la gamer ofreciendo la experiencia más fluida posible junto con un catálogo más abierto y flexible que la competencia.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Nware, que actualmente se encuentra en fase de beta cerrada, nació de una necesidad de sus propios fundadores. Lo explica su director ejecutivo, Daniel Olmedo, para Business Insider España

En la teoría, el cloud gaming es muy llamativo y prometedor: se trata de una tecnología que te permite jugar a videojuegos a través de un hardware remoto. Es ideal si no te puedes permitir comprar la última consola o el ordenador más potente para disfrutar de nuevos títulos. Solo necesitas pagar tu habitual conexión a Internet y la suscripción de la compañía que te ofrezca este servicio de gaming. Te conectas a la plataforma y un servidor instalado en uno de los data centers hace de puente entre tu mando y el hardware lejano.

En la práctica, esta tecnología es muy parecida a un truco de magia. Encandila a su audiencia mientras no se note que está funcionando, pero la perderá inmediatamente si un fallo o un despiste expone los engranajes que se esconden entre bastidores.

Y eso fue lo que les ocurrió a las primeras compañías que ofrecieron este tipo de servicio. En marzo de 2010, OnLive lanzó su microconsola que te conectaba a sus servidores y te permitía disfrutar de gráficos punteros sin tener físicamente una plataforma preparada para ello. 2 años después, Gaikai irrumpió en el mercado. Ambas fueron un fracaso económico y acabaron siendo absorbidas por Sony Computer Entertainment.

¿Uno de los motivos de su fracaso? Los consumidores de aquel entonces no tenían las conexiones adecuadas para el cloud gaming. Como resultado, se producían parones y desincronizaciones que rompían absolutamente la magia y perjudicaban el devenir de la partida.

La tecnología empezó a madurar cuando compañías grandes como Sony y Microsoft invirtieron en ella. El servicio PlayStation Now de la primera y la beta XCloud de la segunda son apuestas a largo plazo de estos 2 titanes. Pero, pese al dinero invertido, ambas opciones siguen presentando problemas: empezar una partida puede tardar más de lo esperado, el catálogo está "impuesto" por Sony y Microsoft, los cuelgues se siguen notando…

En este contexto entra en escena Nware, una tecnología de cloud gaming creada por la startup española Cloudware que solo quiere centrarse en cumplir un objetivo: ofrecer la experiencia de juego remoto más fluida posible.

Una iniciativa nacida de la más absoluta necesidad

"Cuando íbamos a la universidad, nuestro presupuesto daba para lo que daba. En mi caso, con el portátil que tenía no podía disfrutar de los juegos de última generación. Hasta probé la medida desesperada de comprarme tarjetas gráficas externas, de esas que se conectan vía USB. Como a todos nos pasaba ese problema, debatimos sobre el tema. Si ya no se necesitan DVD para ver películas, o walkman para escuchar música, ¿por qué seguíamos necesitando consolas u ordenadores para jugar a videojuegos?".

La idea no se solidificó en Nware hasta 2019, cuando los socios cofundadores lograron suficientes fondos como para dejar sus respectivos trabajos y formar Cloudware.

Las ventajas tecnológicas de Nware

Con Nware se puede jugar tanto a través de un PC como a través de un móvil Android.
Con Nware se puede jugar tanto a través de un PC como a través de un móvil Android.
Cloudware

Ahora bien, puede que cuando eran estudiantes, la idea de meterse en el mundo del cloud gaming era seductora debido a la falta de servicios al respecto. Pero hoy en día Sony (que compró las 2 primeras apuestas fallidas al respecto) y Microsoft (que quiere usar su xCloud para convertir Xbox en un ecosistema multidispositivo) están totalmente metidas en el sector. ¿Cuáles son las ventajas tecnológicas, los ases en la manga, de Nware para destacar de la férrea competencia?

La primera gran diferencia es su catálogo. Tanto Sony como Microsoft tienen un servicio cerrado, es decir, solo puedes jugar a los títulos que ofrecen. En el caso de Stadia, la propuesta de Google, cuentas con una remesa de juegos gratuitos y otros que debes pagar individualmente para acceder a ellos. Son modelos muy fijos y restrictivos.

Mientras tanto, la iniciativa de Cloudware sigue el camino de GeForce Now, el servicio de cloud gaming de Nvidia: libre acceso a todos los juegos que ya tengas en las plataformas para PC Steam y Epic Games. Como resultado, solo en su fase de pruebas ya cuenta con 20.000 títulos disponibles para jugar tanto a través de un PC (sobremesa o portátil) como mediante un móvil Android.

"Da igual si te apetece probar ese juego indie que casi nadie conoce o la última superproducción", explica Olmedo. "Si lo tienes en tu cuenta de Steam o Epic, puedes jugarlo automáticamente en Nware. Con nosotros pagas el puente que te conecta al hardware que quieres utilizar, nada más".

El menú principal de Nware varía dependiendo de los juegos que tengas.
El menú principal de Nware varía dependiendo de los juegos que tengas.
Cloudware

En ese sentido, el director y cofundador de Cloudware confirma que su plan es ampliar el número de tiendas virtuales o plataformas de juegos para PC compatibles con Nware. Uplay, el catálogo de Ubisoft, o EA Play podrían llegar próximamente.

Otra ventaja competitiva tiene como objetivo optimizar al máximo los recursos de la startup española. Lo habitual con esta tecnología es que a cada cliente activo se le adjudique un ordenador o una consola. "Nosotros creemos que eso no tiene mucho sentido. Es un caso extremo, pero vemos poco efectivo permitir que un solo usuario que juega al Pac-Man del siglo pasado acapare un ordenador puntero. Así que lo que hacemos es distribuir a nuestros clientes para que ningún recurso quede desperdiciado".

Regresando a la metáfora de la magia, es un truco que funciona porque el usuario no lo nota. En cambio, se daría cuenta de que se ha producido un fallo si descubre que tiene que esperar en una larga cola virtual para disfrutar del cloud gaming debido a que unos pocos usuarios están acaparando todos los servidores.

Otro "número de magia" que ocurre entre bastidores es el despliegue de servidores. Cloudware aprovecha que han aparecido en los últimos años múltiples proveedores centrados en cloud gaming para llegar a acuerdos paralelos con ellos. De esta forma, la instalación de un data center debido a un inesperado aumento masivo de clientes, por poner ejemplo, puede ocurrir en horas en lugar en días o semanas.

La búsqueda de la partida remota más fluida

Nware cuenta con app en móviles que permite sincronizar partidas fácilmente entre dispositivos.
Nware cuenta con app en móviles que permite sincronizar partidas fácilmente entre dispositivos.
Cloudware

Existe una última característica tecnológica de Nware que sigue en fase de desarrollo y que tiene como objetivo el cese final de los cuelgues, interrupciones o problemas de latencia que recuerdan a los jugadores que están enviando órdenes a un servidor muy lejano.

"No hay nada peor que estar jugando a un título de disparos, haber invertido tiempo y esfuerzo en apuntar a la cabeza del jefe final con precisión para que, justo cuando ibas a disparar, haya una ralentización, la orden se produzca con retraso y falles el tiro por culpa del servicio. Es para cancelar tu suscripción inmediatamente", explica Daniel Olmedo.

"Para evitar casos así, estamos creando una tecnología que no se basa en ningún algoritmo o paradigma visto hasta ahora con 2 misiones claras: la primera es reducir la latencia, lo que significa que Nware consumirá menos, tardará poco en operar y el usuario apenas percibirá retrasos; la segunda es que sigas jugando y disfrutes de la partida a pesar de que tengas una mala conexión". 

“La competencia cuando ocurre un imprevisto de este tipo lo que hace es descartar fotogramas. Eso el usuario lo nota y le afecta tanto a nivel jugable como estético. Nware mantendrá siempre la fluidez de la sesión independientemente de lo que esté ocurriendo con tu conexión”.

La llegada de esta tecnología aún es incierta, al igual que el lanzamiento de la versión estable de Nware. "Por el momento queremos seguir en fase de pruebas este año e ir aprendiendo del feedback de nuestros primeros usuarios". 

El futuro de la tecnología disruptora

Una microconsola de la ya extinta Onlive. ¿Apostarán Sony y Microsoft por un formato similar para sus PS5 y próximas Xbox?
Una microconsola de la ya extinta Onlive. ¿Apostarán Sony y Microsoft por un formato similar para sus PS5 y próximas Xbox?
Reddit

Mientras tanto, Cloudware planea expandirse por dentro para prepararse de cara al lanzamiento. Su director confirma para Business Insider España que la startup se encuentra en fase de captación de fondos. "Apuntamos al millón de euros y ya tenemos más de la mitad de la ronda cubierta por capital de inversores con experiencia en gaming o con business angels que han trabajado previamente en compañías como Riot Games o Microsoft. Ya no queda mucho para cerrarla". 

La startup además se encuentra en fase de búsqueda activa de empleados, así que pronto dejarán de ser los 8 trabajadores iniciales.

Una vez Nware pase a su versión 1.0, formará parte de un tipo de tecnología que tiene un gran reto por delante si quiere calar entre los gamers. "El cloud gaming no debe regodearse en su tecnología, sino pensar mucho en el consumidor: al jugón no le importa cómo accede a sus juegos; quiere saber si podrá jugar remotamente con su título favorito y a sus futuros lanzamientos sin errores ni cuelgues molestos. Puedes tener la mejor tecnología posible, pero si no ofreces lo que quieren, nadie se interesará por ti".

En ese sentido, se le preguntó a Daniel Olmedo si veía un futuro a largo plazo en el que las próximas consolas ofrecieran un modelo más barato porque serían básicamente cajas de cloud gaming.

"Sin lugar a dudas, eso acabará pasando. No en esta generación porque acaba de debutar. Pero, ¿dentro de 7-9 años con las próximas Xbox y PlayStation? Es demasiado tentador en el ámbito de los negocios como para no hacerlo. El cloud gaming es un elemento disruptor. Como lo fue Spotify para la música. Y todo elemento disruptor, por poco que altere un modelo de consumo, para las empresas significa un retorno en ingresos sumamente significativo".

Otros artículos interesantes:

He probado GeForce NOW, el servicio de Nvidia para jugar en la nube: su rendimiento es increíble, pero sigue sin ser el presente del 'gaming'

Netflix da un paso más hacia los sectores del gaming y de la realidad virtual

Los mejores ordenadores sobremesa para gaming baratos que puedes comprar ahora mismo