Pasar al contenido principal

oBike desaparece misteriosamente de España y no devuelve la fianza a sus usuarios

oBike
oBike, cuando llegó a Madrid A.P
  • La empresa de bicicletas compartidas oBike llegó a España hace un año. Dejó sus bicis en Granada y Madrid.
  • Pero, silenciosamente, ha desaparecido. Ya no hay bicis disponibles ni en la calle ni en su app.
  • oBike pedía una fianza de 49 euros para usar sus bicis, pero varios usuarios aseguran que no se la han devuelto. 
  • La compañía lleva meses sin contestar a sus mensajes.

El pasado 28 de septiembre de 2017, oBike puso 300 bicicletas en Madrid. Era su estreno en España y el primero de los muchos que estarían por venir. La compañía, fundada en Singapur, fue pionera en dejar sus vehículos en la calle sin aparcamiento fijo: después llegaron las chinas Ofo y Mobike y las empresas de patinetes (Lime, Voi, Wind, Eskay), que hacen lo mismo. 

El Ayuntamiento lo consideró entonces "una irresponsabilidad absoluta". En Granada, donde llegaron un mes después, también tuvieron problemas: las bicis terminaban vandalizadas y en los árboles. Incluso un usuario tuvo que pagar 166,94 euros de multa a la empresa por haber apedreado una de sus bicicletas.

Pero todo eso ahora forma parte del pasado. Básicamente, porque oBike ya no está. Sus bicicletas han desaparecido misteriosamente de las calles, tanto en Madrid como en Granada. Y varios usuarios, que habían depositado una fianza de 49 euros, aún no la tienen de vuelta.

¿Qué ha pasado?

"En junio ya no había bicis", cuenta Antonio, un usuario de Granada. "Ahí fue cuando solicité la fianza. Quitando el saldo de 3 euros que tenía y que entiendo que no me devuelvan, me deben 49 euros".

Como otras apps de bicis compartidas, oBike requería un depósito para empezar a usar la app. Eran 49 euros que se retenían hasta que los solicitaras de vuelta: la primera vez de forma gratuita y con un 5% de recargo a partir de la segunda.

El modelo de negocio de las empresas de bicicletas - casi todas asiáticas y con cientos millones de inversión - no está del todo claro: cobran alrededor de 0,50 € por cada media hora y aplican muchas promociones y días gratis, así que necesitan una base de usuarios muy grande y activa para cubrir costes. Precisamente por eso se ha especulado con dos teorías: una, que hacen o harán dinero con los datos que generan (vendiéndoselos a ciudades o anunciantes), y dos, que el negocio está en los depósitos. 

"La clave para entender el modelo de negocio de las bicicletas compartidas no está en las tarifas que aplican por coger las bicis, sino en el depósito inicial. Cada usuario nuevo tiene que dejar un depósito. Así se minimiza el comportamiento destructivo, porque te lo pueden quitar si descubren que has roto la bici", explica un profesor de economía de Singapur en su blog. "La implicación, sin embargo, es que el usuario le ha hecho un préstamo sin comisiones a la empresa. Con esta cantidad de dinero, puede usarlo para hacer inversiones y generar beneficio".

Estos son los depósitos que oBike no ha devuelto en España.

oBike en Facebook
Críticas a oBike en Facebook

"Tengo los datos de la empresa pero no responden en redes sociales", continúa Antonio. "Próximamente me intentaré comunicar con ellos por correo certificado o burofax. Y después iré a Consumo. En la policía me han dicho que no es un tema penal, sino un incumplimiento del contrato, en tanto que no desaparezca su actividad. Según ellos, siguen prestando servicio en otras ciudades".

oBike cuenta con una sucursal en España - OB Europe Holding B.V - que no ha cesado su actividad. Y desde la agencia que les llevaba la comunicación y contacto con medios repiten que "hace un año" que no trabajan con ellos (aunque siguieron enviando notas de prensa hasta diciembre del año pasdo) y que no tienen "ni idea" de qué ha podido pasar. 

Business Insider ha contactado con varios usuarios. A uno de ello sí le devolvieron la fianza, sin previo aviso ni comunicación de que iban a cerrar. En la revista especializada Ciclosfera también han recogido historias de usuarios que la están reclamando sin éxito.

Previamente, Facua había reclamado que oBike devolviera las fianzas porque el servicio estaba empeorando: no reparaban las bicis rotas y la flota disminuía poco a poco.

En junio, oBike cerró en Singapur por discrepancias con la administración, según comunicó empresa. La Autoridad de Transporte Terrestre de la ciudad le exigía solicitar una licencia para operar o cerrar, así que optó por marcharse. En España simplemente ha desaparecido, sin contar por qué. Es la segunda empresa de bicis que llega y se va en menos de un año: Ofo marchó el pasado mes de julio porque nuestro mercado no era rentable. Solo queda Mobike.

Desde Business Insider hemos contactado con la administradora de oBike en España y aún no hemos recibido respuesta.

Te puede interesar