La OCDE avisa: "Nuestro escenario no es una recesión global, pero sí un 2023 con una importante desaceleración e inflación"

El covid persistente plantea una sutil crisis en el lugar de trabajo, ya que los afectados dicen que trabajan más horas y se sienten más estresados

Kim Kyung-Hoon/Reuters

  • La economía mundial se frenará en 2023, pero al menos no habrá recesión.
  • Avisa de que el invierno de 2023-2024 podría ser todavía más difícil.

El peor de los pronósticos no está encima de la mesa, al menos por el momento. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) prevé que la economía mundial frene su crecimiento durante los próximos años, pero descarta una recesión mundial.

La buena noticia es que las previsiones no han empeorado respecto al escenario estimado en septiembre. Entonces, la OCDE esperaba que el PIB mundial creciera un 3% en 2022 y un 2,2% en 2023. Ahora, la previsión es la misma, incluso una décima superior este año (3,1%) en su informe de perspectivas económicas globales, publicado hoy.

La ralentización empezará a cesar en 2024, cuando la economía mundial crecerá un 2,7%.

"Actualmente nos enfrentamos a un panorama económico muy difícil. Nuestro escenario central no es una recesión global, sino una importante desaceleración del crecimiento de la economía mundial en 2023, así como una inflación todavía elevada, aunque en descenso, en muchos países", explica Álvaro Santos Pereira, economista jefe del organismo.

El PIB mundial crecerá un 3,1% en 2022, aproximadamente la mitad del ritmo observado en 2021, durante la recuperación de la pandemia, y se ralentizará aún más hasta el 2,2% en 2023, muy por debajo de la tasa prevista antes de la guerra. Los vientos de cara que ralentizan el crecimiento (la inflación y los tipos de interés) empezarán a aliviarse de cara a 2024. Sólo entonces, la economía repuntará algo, un 2,7% en 2024.

"La economía mundial se tambalea por la mayor crisis energética desde la década de 1970", avisa el organismo. La crisis energética ha elevado la inflación a niveles no vistos en muchas décadas y está reduciendo el crecimiento económico en todo el mundo.

La crisis energética ha disparado precios en todo el mundo, y así continuará este año y parte del que viene, lo que debilitará el consumo. Se prevé que la inflación en las principales economías avanzadas se modere desde el 6,3% de este año hasta alrededor del 4,25% en 2023 y el 2,5% en 2024, a medida que surta efecto la actual política monetaria más estricta, disminuyan las presiones de la demanda y se normalicen los costes de transporte y los plazos de entrega, aunque el ritmo de descenso variará según los países.

Asia pilota el crecimiento

A diferencia de la pandemia, que supuso un batacazo generalizado, la crisis actual está impactando de forma diferente a unos países y a otros. "Las perspectivas mundiales también están cada vez más desequilibradas", apunta el informe.

Asia será el principal motor del crecimiento en 2023 y 2024, mientras que Europa, América del Norte y América del Sur registrarán un crecimiento muy bajo. Las previsiones de 2023 están marcadas por la brusca contracción de la economía de EEUU y la eurozona, cuyo crecimiento se estancará en el 0,3%.

La economía mundial se va a dividir en dos grandes áreas comerciales y el Viejo Continente tendrá que elegir: "Europa no tiene capacidad para vivir al margen del mundo"

Las principales economías de mercado emergentes de Asia representarán cerca de las tres cuartas partes del crecimiento del PIB mundial en 2023, lo que refleja su expansión constante y la fuerte desaceleración en Estados Unidos y Europa, lastradas por la inflación, los tipos de interés y, en el caso de Europa, especialmente por el impacto de la guerra en Ucrania.

"El aumento de la inflación y el menor crecimiento son el alto precio que la economía mundial está pagando por la guerra de agresión de Rusia contra Ucrania", alerta la OCDE. 

Aunque los precios ya estaban subiendo debido a la rápida recuperación de la pandemia y las limitaciones de la cadena de suministro relacionadas, la inflación se disparó y se hizo mucho más generalizada en todo el mundo tras la invasión de Rusia.

Como consecuencia del inesperado aumento de los precios, los salarios reales están cayendo en muchos países, recortando el poder adquisitivo. "Esto está perjudicando a la gente en todas partes. Si no se contiene la inflación, estos problemas no harán más que agravarse. Por ello, la lucha contra la inflación tiene que ser nuestra principal prioridad política en este momento", avisa el informe.

Los bancos centrales de todo el mundo están aumentando los tipos de interés para frenar la inflación y anclar las expectativas de inflación en sus respectivas economías. 

"Esta estrategia está empezando a dar sus frutos", añade el organismo, y señala el caso de Estados Unidos, donde los últimos datos parecen sugerir algunos avances en la lucha contra la inflación. No obstante, advierte de que la política monetaria debería seguir endureciéndose en los países donde la inflación sigue siendo elevada y generalizada.

El organismo considera esencial "un mayor endurecimiento de la política monetaria para luchar contra la inflación", mientras que el apoyo de la política fiscal, dice, debería ser más específico y temporal. 

El invierno de 2023 será más complicado

La crisis no terminará este invierno, e incluso podría ser peor en 2023-2024.

Los mercados energéticos siguen siendo uno de los principales riesgos a la baja en torno a las perspectivas, según se desprende del informe. "Europa ha recorrido un largo camino para reponer sus reservas de gas natural y frenar la demanda, pero este invierno en el hemisferio norte será ciertamente difícil". 

El problema, avisa la OCDE, es que "la situación podría ser aún más complicada en el invierno de 2023-2024, ya que la reposición de las reservas de gas podría resultar más difícil el próximo año". El aumento de los precios del gas, o las interrupciones del suministro de gas, implicarían un crecimiento mucho más débil y una mayor inflación en Europa y en el mundo en 2023 y 2024.

Otros artículos interesantes:

Una economía a prueba de tormenta energética: por qué España aguantará mejor el riesgo de recesión en invierno que otros países europeos

12 gráficos que no has visto en décadas: la economía, de récord en récord

¿Puede España seguir creando empleo a pesar de la recesión mundial que se avecina?

Te recomendamos