Los radares de los coches autónomos son baratos, pero no tienen demasiada definición: una startup apoyada por Samsung asegura haber resuelto el problema

Steven Hong, CEO de Oculii.
Steven Hong, CEO de Oculii.

Oculii

Puede que falten años —o décadas— para que exista un coche totalmente autónomo, pero los vehículos que salen hoy de las líneas de producción se esfuerzan cada vez más por trasladar la tarea de conducir del ser humano al ordenador. En la actualidad, los coches con sistemas como el Cadillac Super Cruise y el Nissan Pro Pilot Assist dependen en gran medida de los radares para "ver" el mundo que les rodea. 

Los radares son baratos y fiables, pero no ofrecen una resolución detallada. Los escáneres láser Lidar ofrecen mucho más detalle, pero la tecnología sigue siendo relativamente cara y acaba de llegar a los vehículos de lujo. (Tesla, que siempre es un caso excepcional, ha eliminado recientemente los radares de sus vehículos en favor de una versión de Autopilot basada exclusivamente en cámaras).

Pero una startup ve un futuro más halagüeño para los radares de los automóviles. Oculii propone una solución basada en software que puede mejorar la resolución del radar clásico en 100 veces sin el tipo de aumento de precio que lo haría inaccesible para los fabricantes de automóviles. 

"No se trata de si el radar puede ser de alta resolución, sí puede", explica a Business Insider el consejero delegado de Oculii, Steven Hong, que señala que los radares de tipo militar, los grandes y con antena, pueden captar detalles muy precisos. 

Esta startup dirigida por un CEO de 25 años que quiere llevar los sensores LiDAR al mercado de masas está demostrando que Elon Musk está equivocado

"Fundamentalmente, utilizamos el software para ofrecer el rendimiento de lo que los militares suelen conseguir con el hardware", explica Hong. "Pero lo metemos en el mismo factor de forma que encaja en un coche con un coste, un tamaño, un peso y una potencia muy reducidos".

Oculii, con sede en Ohio, ha conseguido 76,1 millones de dólares (más de 60 millones de euros al tipo de cambio actual) en fondos desde su fundación en 2015. Inversores como Samsung, Panasonic y el fabricante de radares HELLA se han comprometido a utilizar la solución de la startup en sus radares.

Mike Ramsey, analista de Gartner, explica a Business Insider que el concepto de mejorar la tecnología conocida con software probablemente atraerá a los fabricantes de automóviles que dudan en asumir el coste y la complejidad de incorporar nuevo hardware a sus vehículos.

"Lo único que hace falta es que alguien lo utilice con éxito para probarlo y estoy seguro de que esto -o algo parecido- acabará extendiéndose en el sector", afirma. 

Para "probarlo", Oculii se prepara para anunciar varias alianzas que profundizarán su relación con la industria automovilística mundial, creando oportunidades para que su solución aparezca en coches reales. Según Ramsey, será entonces cuando la empresa empiece a ganar terreno y cuando se aclaren los factores que limitan la tecnología.

Hong especula con que, en 2024, los vehículos de consumo necesitarán entre cuatro y seis radares para recibir la calificación de cinco estrellas en seguridad por parte del NCAP —el programa de seguridad para automóviles equivalente al Euro-NCAP—y los principales informes de seguridad de Consumer Reports. Además, pronostica que en 2026 se habrán vendido casi 300 millones de radares. Polaris Market Research estima que el mercado de radares para automóviles tendrá un valor de 15.700 millones de dólares en 2026.

Se espera que el mercado de los radares siga creciendo, a pesar de las limitaciones de los sensores, lo que permitirá a Oculii y a otras empresas como ella ganar mucho en el camino hacia la autonomía.

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Otros artículos interesantes:

Qué tienen en común el coche autónomo y el futuro de la vivienda, según el CEO de Housell

Tesla deja de utilizar radares para sus sistemas de asistencia al conductor y lo apuesta todo a las cámaras para la conducción autónoma

Alemania quiere ser el primer país que lleve el coche autónomo "de los laboratorios a las calles": aprueba una ley que podría poner vehículos sin conductor en las carreteras en 2022

Te recomendamos

Y además