Qué ocurre con tu cerebro cuando mueres, según la ciencia

Cerebro.
piranka

Getty Images

  • Un grupo de de la Universidad de Michigan ha descubierto tras realizar varias pruebas en ratas en situación de muerte clínica que, a pesar de estar muertas, su cerebro seguía muy activo.
  • Uno de los neurólogos del proyecto, Jimo Borjigin, ha explicado que la reducción de oxígeno, o tanto oxígeno como glucosa, durante un paro cardíaco puede estimular la actividad cerebral que es característica del procesamiento consciente.
  • Además, el estudio más grande del mundo en este ámbito, entrevistó a más de 100 sobrevivientes de un ataque al corazón sobre sus experiencias cercanas a la muerte, donde 2 de ellos aseguraban recordar su propia reanimación.
  • Sin embargo, los científicos coinciden en que esto podría ser fruto de una ilusión producida por el estrés fisiológico, pues los mecanismos que producen la vista y registran los recuerdos no funcionan una vez se produce la muerte clínica.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

La luz al final del túnel o ver toda la vida pasar, a modo de película, son algunos de los recursos más usados en el cine para reflejar que a una persona le ha llegado su hora.

Una experiencia imposible de confirmar, pues de momento nadie ha vuelto de la muerte para contarlo.

Sin embargo, gracias a los avances científicos y tecnológicos, hoy en día sí que se puede saber qué procesos ocurren en tu cerebro cuando mueres gracias a determinados experimentos.

Leer más: 21 alimentos que debes tomar para que tu cerebro se mantenga en forma, según la ciencia.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Michigan en 2013 realizaron varias pruebas en ratas en situación de muerte clínica para estudiar qué ocurría con su actividad cerebral.

Lo normal sería pensar que al dejar de haber flujo sanguíneo, el cerebro también dejaría de funcionar, pero el proyecto reveló que sus firmas eléctricas de conciencia excedían los niveles encontrados en el estado de vigilia de los animales. En otras palabras, a pesar de estar muertas, su cerebro estaba muy activo.

"Razonamos que si la experiencia cercana a la muerte proviene de la actividad cerebral, los correlatos neuronales de la conciencia deberían ser identificables en humanos o animales, incluso después del cese del flujo sanguíneo cerebral", comenta Jimo Borjigin, neurólogo de la investigación.

Tras inducir un paro cardíaco a los animales anestesiados, el proceso reveló una oleada de actividad cerebral altamente sincronizada dentro de los 30 segundos del parón, consistente con los patrones que se verían en un cerebro muy excitado.

Leer más: Así invade y ataca el coronavirus al cerebro humano, según los investigadores.

"Este estudio nos dice que la reducción de oxígeno o tanto oxígeno como glucosa durante un paro cardíaco puede estimular la actividad cerebral que es característica del procesamiento consciente", dijo Borjigin.

Sin embargo, estos resultados no se pueden extrapolar tan fácilmente a humanos, aunque de ser así, podría ayudar a explicar el sentido de conciencia, informado por muchas personas que son resucitadas con éxito en emergencias médicas.

El estudio más grande del mundo en este ámbito, llevado a cabo por el investigador de cuidados críticos Sam Parnia de la Universidad de Stony Brook, entrevistó a más de 100 supervivientes de un ataque al corazón sobre sus experiencias cercanas a la muerte.

El 46% retuvo recuerdos de su vivencia, todos ellos relacionados con 3 conceptos: luces brillantes, la familia y el miedo. Además, dos de los participantes podían recordar su propia reanimación, ocurrida momentos después de su muerte.

Leer más: 9 sorprendentes lecciones que hemos aprendido sobre la muerte.

Pero Parnia admite que esto podría ser parte de una ilusión producida por el estrés fisiológico.

"Sabemos que el cerebro no puede funcionar cuando el corazón ha dejado de latir, pero en este caso la conciencia consciente parece haber continuado durante 3 minutos en el período en el que el corazón no estaba latiendo", comenta el investigador a The National Post. "Aunque el cerebro normalmente se apaga dentro de los 20 a 30 segundos después de que el corazón se haya detenido", destaca.

Cameron Shaw, neurólogo de Universidad Deakin en Australia, coincide en que este suceso resulta imposible de creer, pues los mecanismos que producen la vista y registran los recuerdos no funcionan una vez se produce la muerte clínica.

Sin embargo, la muerte todavía es una gran desconocida. Todavía no se puede decir que el estudio sea concluyente, pues falta mucha investigación y muchos avances científicos y biológicos para conocer, de primera mano, qué hay después de la muerte.

LEER TAMBIÉN: No tomes café en ayunas, puede ser muy perjudicial para tu salud estos varios motivos

LEER TAMBIÉN: Este proyecto logra reducir un 50% la mortalidad de los pacientes de COVID-19 aplicando IA y ahora se amplía desde el Hospital Clínic de Barcelona a 4 centros más

LEER TAMBIÉN: 60 conductores, 44 coches oficiales de hasta 550.000 euros y un coste de más de 2 millones al año: así es el garaje de la Casa Real española

VER AHORA: Los 4 consejos del CEO de LinkedIn España para buscar trabajo en tiempos de coronavirus

    Más:

  1. Salud
  2. Ciencia
  3. curiosidades
  4. Top