Esto es lo que le ocurre a tu cuerpo si pasas mucho tiempo en el espacio

El astronauta Scott Kelly (derecha) y el ex astronauta Mark Kelly (izquierda) son dos hermanos idénticos que han ayudado a la NASA a explorar lo que la vida en el espacio hace sobre el cuerpo humano.
El astronauta Scott Kelly (derecha) y el ex astronauta Mark Kelly (izquierda) son dos hermanos idénticos que han ayudado a la NASA a explorar lo que la vida en el espacio hace sobre el cuerpo humano.
NASA

La NASA y compañía como SpaceX y Boeing miran a la Luna y Marte como emocionantes objetivos en la exploración espacial, si no como parte de una colonización permanente.

En cualquier caso, apenas estamos comenzando a comprender lo que significa vivir mucho tiempo en el espacio para el cuerpo humano.

Mucho de lo aprendido por los científicos procede del Twins Study realizado por la NASA, un programa de investigación que implica a Scott Kelly, ex astronauta que vivió durante casi un año en el espacio, y a Mark, su hermano gemelo, que vivió en la Tierra durante ese tiempo.

La falta de gravedad, la mayor radiación y una dieta adaptada al espacio afectaron al cuerpo de Scott de forma significativa y sorprendente.

Estos son nueve rarezas biológicas que la ciencia ha descubierto que ocurren en tu cuerpo si vives durante mucho tiempo en el espacio.

La dirección de los fluidos corporales cambia

Cuando orbitas la Tierra, estás efectivamente en una caída libre alrededor del planeta, y libre de peso. Eso significa que no hay nada que obligue a la sangre y otros fluidos corporales a ir hacia tus pies. El cambio de dirección de los fluidos de tus pies a la cabeza puede llenar una botella de dos litros en sólo un año.

Tu cara parece distinta

Con menos gravedad, muchos líquidos se mueven hacia tu cabeza, así que tu cara puede parecer hinchada.

Tu vista puede cambiar

Skye Gould/Business Insider

Por el mismo motivo que tu cara se hincha, tu visión puede empeorar debido a los cambios de presión en el cerebro. Los fluidos cerca del nervio óptico pueden presionar la zona trasera de los globos oculares.

La radiación espacial también puede generar cataratas y problemas de visión. Incluso volar a gran altura en la tierra hace que los tripulantes de la aerolíneas se enfrenten a este riesgo debido a una atmósfera más ligera.

Cambios en la densidad ósea

Si no haces ejercicios mientras estás en el espacio, puedes perder hasta un 12% de la densidad ósea en sólo un año. Los investigadores aún tratan de averiguar por qué ocurre esto, aunque parece que las microfracturas generadas al caminar en la Tierra pueden ser muy importantes para mantener la salud de los huesos.

Ganas altura, hasta que vuelves a la Tierra

Como la gravedad no está empujando tu peso hacia abajo, los discos que se encuentran entre las vertebras de la columna pierden líquido y no se comprimen, algo que te hace crecer en torno a un 3%. Después de la estancia de Scott Kelly en el espacio, volvió siendo 5 centímetros más alto que su hermano gemelo. No obstante, volver a la gravedad de la Tierra revierte este efecto.

Tus músculos pueden encogerse

Skye Gould/Business Insider

No necesitas músculos si no tienes que cargar peso, así que estos se atrofian y absorben el tejido sobrante. Es por esto que el ejercicio físico es parte de la tarea de un astronauta. Sin embargo nada parece ser mejor para mantener la masa muscular que vivir en la gravedad de la superficie terrestre.

Tendrás mucho sueño

Seguramente tendrías problemas por falta de sueño. La mayoría de los astronautas sólo duermen seis horas por noche porque dormir en el espacio genera una sensación extraña.

El riesgo de sufrir cáncer se incrementa

La radiación que bombardea tu cuerpo una vez fuera del campo magnético terrestre puede aumentar las probabilidades de sufrir cáncer.

La NASA limita actualmente el límite de los astronautas a 3.250 miliSieverts en hombres, el equivalente a 400 escáners de abdomen. En el caso de las mujeres, es de 2.500 mSv porque tienen más tejidos susceptibles de sufrir por la radiación.

La investigación en animales sugiere que este problema podría ser peor de lo que se pensaba en el espacio exterior, aunque los estudios en humanos son imprescindibles para confirmar que con los astronautas ocurriría lo mismo.

Tu código genético se comporta de forma distinta

Skye Gould/Business Insider

El ADN es el plano básico para la vida, y los genes -como palabras en un recetario- forman la receta que nos mantiene con vida. En cualquier caso, es igualmente importante cuándo y cómo se expresan estos genes. Gran parte de estas variables tiene que ver con el entorno.

El Twins Study descubrió que el 7% de los genes de Scott Kelly se expresaba de forma distinta después de un año en el espacio, y no volvió a la normalidad, o al menos no rápidamente. Las consecuencias en el mundo real están aún siendo estudiadas.

LEER TAMBIÉN: La NASA lanza 20 ratones al espacio en un cohete SpaceX: esto es lo que quieren aprender

VER AHORA: Instagram incorpora las pestañas de Reels y Tienda en su nuevo diseño

    Más:

  1. NASA
  2. Ciencia