Pasar al contenido principal

Esto es lo que ocurre con tus datos cada vez que los introduces en una red social o en cualquier otra página web

  • En 213 se vieron comprometidos más de 3.000 millones de cuentas de usuarios. 
  • Empresas como Facebook se han visto envueltas en distintos escándalos al no proteger como es debido la privacidad de los usuarios.
  • Seguro que cometes el mayor error de seguridad del que advierten los expertos: tienes la misma contraseña en varios sitios diferentes.

Esta es la transcripción del vídeo.

Si estás viendo este vídeo, es muy probable que tus datos ya hayan sido pirateados, filtrados o robados. Más de mil millones de usuarios se vieron afectados por las filtraciones de datos en 2018, y parece que hay informes de nuevas filtraciones cada semana.

¿Puedes usar Internet sin que tu información se filtre? ¿Qué pasa con tus datos?

Confiamos en las empresas con muchos de nuestros datos. Desafortunadamente, no siempre sabemos cómo se utilizan los datos o si están protegidos. El acceso de terceros a tu información sin tú permiso nunca es bueno.

Pero, en realidad, hay muchas formas en las que tu información podría acabar expuesta. Las grandes brechas de datos pueden filtrar múltiples datos de múltiples compañías, a menudo conteniendo información de millones de usuarios. En 2018, una fuga llamada “Colección #1” fue expuesta en la web de almacenamiento de archivos Mega.

La “Colección #1” contenía millones de contraseñas y correos electrónicos, todos ellos recopilados a partir de brechas de datos anteriores. Pero a veces los ataques son más específicos. Los hackers, a menudo, se dirigen a empresas individuales para acceder a los datos de sus usuarios. El hack más grande hasta ahora ha sido el hacking de Yahoo.

Leer más: Facebook podría haber infringido el DPR al recopilar 1.5 millones de contactos de correo electrónico de sus usuarios, según los expertos

En 2013, se comprometieron 3.000 millones de cuentas de usuarios. La infracción incluía números de teléfono, fechas de nacimiento e incluso preguntas y respuestas de seguridad. A pesar de que esta brecha ocurrió en 2013, los usuarios no conocieron el alcance completo hasta tres años después. Más recientemente, T-Mobile fue blanco de hackers que robaron los datos de 2 millones de usuarios. Estos tipos de hacks son muy comunes hoy en día. Pero puede ser peor.

Terceros pueden tener acceso a sus datos incluso si no ha habido piratería informática. Al iniciar sesión en una aplicación o un juego en Facebook, estás compartiendo algunos de tus datos, y es difícil saber cómo se han utilizado los datos que compartes o quién tiene acceso a ellos. En 2015, la aplicación “This Is Your Digital Life” compartió datos de usuarios con terceros como Cambridge Analytica.

Facebook le dio acceso a la aplicación a los datos del perfil del usuario y a la información sobre temas en los que cada usuario estaba interesado. Los usuarios de la aplicación no tenían ni idea de que estaban utilizando esos datos, y en abril Business Insider reveló que Facebook había cargado involuntariamente 1,5 millones de contactos de correo electrónico sin permiso de los usuarios.

Facebook ha sido criticado incluso por utilizar números de teléfono utilizados para verificar contraseñas en lugar de anuncios en el sitio, utilizando algo que se supone que era para la seguridad y usándolo para mejorar el seguimiento de sus anuncios. A veces, ni siquiera hay intención maliciosa, sólo negligencia.

En 2018, The Wall Street Journal informó de que un error en Google Plus podría haber expuesto los datos de cientos de miles de usuarios. Google afirma que no se ha hecho mal uso de los datos de los usuarios, pero que no han revelado el problema durante meses.

Vale, así que este tipo de cosas pasan a menudo, y tus datos probablemente anden por ahí. Pero, ¿Cómo te afecta esto realmente? En el mejor de los casos, no lo hace. Si tu dirección de correo se ha filtrado, por ejemplo, no hay mucho que los hackers puedan hacer sin otra información. Pero empeora cuando se ha expuesto más información privada. Si se filtran contraseñas y correos electrónicos, corres el riesgo de que alguien más te robe la cuenta o acceda a ella. Y dependiendo de la procedencia de los datos y de la frecuencia con la que se han utilizado, podría significar que ahora alguien tiene acceso a tu cuenta de correo electrónico, cuentas bancarias u otros datos muy delicados.

Leer más: Nadie quiere tener un centro de datos propio en España (o por qué BBVA y Telefónica quieren vender los suyos)

En el peor de los casos, puedes incluir cosas como el fraude con tarjetas de crédito y el robo de identidad. Estas brechas tienen un impacto serio más allá de la mala publicidad para una compañía, y en realidad está empeorando. El número y el tamaño de las filtraciones de datos se han disparado en la última década.

Según una investigación de Norton Lifelock, más de mil millones de adultos han sido víctimas de algún delito cibernético. Bien, en este punto, probablemente estés un poco asustados y te estés preguntando qué puedes hacer para proteger tus datos. Aquí tienes algunos consejos que no te quitarán mucho tiempo pero que con los que podrías tener enormes beneficios en tu seguridad. Primero, comprueba si tus datos han sido filtrados.

La web, Have I Been Pwned tiene una base de datos de información ha sido expuesta. Puedes introducir información como una dirección de correo electrónico o contraseñas antiguas para ver si los datos han sido filtrados. Si es así, cambia esas contraseñas de inmediato. Hablando de contraseñas, usas las mismas contraseñas para todo es una idea horrible.

Si una cuenta está comprometida, todas las demás estarán en riesgo. En su lugar, utiliza un administrados de contraseñas como LastPass o 1Password. Un administrador de contraseñas almacena tus contraseñas de forma segura y puede ayudarte a generar contraseñas únicas que son difíciles de descifrar con mera piratería informática. Además, la configuración de la autenticación en dos pasos para tus cuentas puede impedir que alguien que tenga esa contraseña acceda a esa cuenta.

Si te sientes demasiado vulnerable o paranoico, puedes, incluso, comprar un dispositivo como una YubiKey para añadir aún más seguridad a tus cuentas. Incluso algo tan simple como mantener actualizadas las aplicaciones y el equipo puede ayudar a prevenir ataques maliciosos. Después, deberías desactivar el seguimiento de anuncios cuando esté disponible. Damos mucha información a los anunciantes sin siquiera saberlo, pero algunos servicios dan a los usuarios la opción de limitar lo que se comparte. Si quieres ir aún más lejos, puedes usar un navegador como Firefox Focus, que actúa con el modo incógnito siempre activo, permitiendo una sesión de navegación privada que comparte y retiene menos datos que los navegadores tradicionales.

Por último, utiliza una VPN de pago y oculta tu tráfico de Internet y tu dirección IP de terceros. Una VPN también puede proteger tus datos cuando estás utilizando un WiFi público. Cifrará tus datos, haciendo que sea mucho más difícil para cualquiera robarlos de una red abierta. Si crees que se han filtrado los datos confidenciales que podrían permitir el fraude o el robo de identidad asegúrate de ponerte en contacto con la compañía de tu tarjeta de crédito y con las agencias que los llevan. También puedes controlar tu “crédito” tú mismo a través de sitios como Credit Sesame, que te avisará si hay alguna consulta sobre tu saldo. Esto es un fastidio, lo sabemos. Estar en Internet significa que siempre estamos compartiendo algún tipo de información. No puedes evitar que una empresa sea pirateada, pero sí puedes limitar la cantidad de información que compartes.

Y además