Estrés, mal humor y sudor: un estudio apunta que las oficinas abiertas afectan negativamente al estado de ánimo

Estrés, mal humor y sudor: un estudio apunta que las oficinas abiertas afectan negativamente al estado de ánimo

Getty Images

  • El trabajo en oficinas abiertas y compartidas, donde los ruidos son frecuentes, reduce el bienestar psicológico y puede influir en la productividad, según un estudio.
  • "Hemos encontrado una relación causal significativa entre el ruido de las oficinas abiertas y el estrés fisiológico", con un aumento del 25% en el estado de ánimo negativo y del 34% en la respuesta al sudor, explica la autora, que prevé un impacto aún mayor en una oficina real.
  • Tecnologías de enmascaramiento del sonido y tabiques tradicionales, entre las posibles soluciones que recomienda para reducir el estrés en las oficinas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La pandemia por el coronavirus ha alterado la vida de millones de personas en muchos aspectos, y el trabajo es uno de ellos. Los confinamientos, las restricciones y la recomendación de medidas como reducir las interacciones y respetar la distancia sanitaria han dado lugar al auge del teletrabajo, ahora valorado por muchos empleados.

De hecho, un informe de Randstad sugiere que, aun después de superada la pandemia, los trabajadores van a fijarse en factores como el teletrabajo y la posibilidad de conciliar a la hora de elegir una empresa. 

Si bien el salario seguirá siendo la principal prioridad, la conciliación entre el entorno laboral y la vida personal es el segundo factor más importante, elegido por 2 de cada 3 profesionales (66%) en España, seguido de un ambiente de trabajo agradable (64%), mientras que cerca de la mitad buscan la posibilidad de trabajar de forma remota.

Unos elementos que se ven reducidos muchas veces cuando se requiere un desplazamiento a la ubicación de la empresa, y más cuando se trabaja en oficinas abiertas y compartidas, donde son frecuentes los ruidos variados, las conversaciones ajenas, el movimiento de personas y los gritos en reuniones laborales.

En estos casos, ese ambiente de trabajo acaba dando lugar a un peor humor y un mayor estrés, lo que puede influir en el rendimiento y productividad de los empleados. Así lo asegura un nuevo estudio publicado por Cambridge University Press.

"Utilizando un entorno de oficina simulado, comparamos los efectos de un entorno auditivo típico de OPO (oficinas abiertas) con un entorno auditivo de oficina privada más silencioso en una serie de medidas objetivas y subjetivas de bienestar y rendimiento", introducen los autores.

"Si bien el ruido de la oficina abierta no redujo el rendimiento de las tareas cognitivas inmediatas en comparación con el entorno más silencioso, sí redujo el bienestar psicológico", afirma la investigación.

Para elaborar esta simulación, se trabajó con un grupo de personas voluntarias y se recogieron informes personales de su estado de ánimo, expresiones faciales de emoción e indicadores fisiológicos de estrés en forma de frecuencia cardiaca y conductividad de la piel.

Además, se puso a los voluntarios a realizar tareas de concentración y se los expuso a un entorno sonoro de personas que hablaban, caminaban e imprimían papeles, así como a sonidos de teléfonos y ruidos de teclados, en periodos de 8 minutos.

"Hemos encontrado una relación causal significativa entre el ruido de las oficinas abiertas y el estrés fisiológico", con un aumento del 25% en el estado de ánimo negativo y del 34% en la respuesta al sudor, explica Elizabeth Sander, autora de la investigación.

"En una oficina real, donde los trabajadores están expuestos al ruido continuamente durante el día, cabría esperar que los efectos sobre el estrés y el estado de ánimo fueran aún mayores", añade Sander.

"Aunque no hubo un efecto inmediato en la reducción del rendimiento laboral, es razonable suponer que ese estrés oculto a largo plazo es perjudicial para el bienestar y la productividad", concluye, en un artículo publicado en The Conversation.

Qué se puede hacer para reducir el estrés en las oficinas

"Nuestra investigación destaca la importancia de utilizar un enfoque multimodal para evaluar el impacto de los factores de estrés en el lugar de trabajo, como el ruido. Este enfoque permitirá a los profesionales de RR. HH. hacer recomendaciones basadas en datos sobre el diseño y la modificación de los espacios de trabajo para minimizar los efectos negativos y apoyar el bienestar de los empleados", recoge el estudio.

"La pandemia ha cambiado nuestra tolerancia al trabajo de oficina. Las encuestas demuestran que hasta el 70% de los empleados buscarán otro empleo si su empresa no les ofrece flexibilidad para trabajar desde casa parte del tiempo. Así que crear un entorno de trabajo saludable es más importante que nunca", afirma Sander.

La propia autora propone algunas posibles soluciones para reducir ese nivel de estrés y estado de ánimo negativo en las oficinas, como tratamientos acústicos y tecnologías de enmascaramiento del sonido —sonidos ambientales diseñados para que las conversaciones ajenas molesten menos—, además de paredes o tabiques tradicionales.

"Estas intervenciones pueden ser costosas, pero también lo es el impacto de la mala calidad ambiental de la oficina en la productividad", advierte.

Otros artículos interesantes:

Por qué el teletrabajo no sustituirá del todo el trabajo presencial, según la responsable de uno de los principales fondos que invierten en oficinas

La tristeza, el enfado y el agobio reducen la productividad laboral un 2% en 2020, según un estudio

6 trucos para calmar los momentos de ansiedad que vivas durante el trabajo