Pasar al contenido principal

Las oficinas de patentes del Reino Unido y de la UE rechazan los diseños registrados por la primera IA 'inventora' del mundo por no ser humana

Un maniquí plateado en la tienda Dior de New Bond Street, en Londres.
Un maniquí plateado en la tienda Dior de New Bond Street, en Londres. Getty
  • La primera inteligencia artificial 'inventora' no cuenta con el reconocimiento de oficinas de patentes del Reino Unido y de la Unión Europea.
  • Un equipo internacional de seis expertos legales está peleando para que se reconozcan legalmente los diseños ideados por IA, y ha registrado patentes a su nombre en todo el mundo.
  • La Oficina de Propiedad Intelectual del Reino Unido ha dicho que "los derechos —y los cambios legales sobre patentes de productos ideados por IA— han debatirse profundamente".
  • El caso ha vuelto a poner sobre la mesa la incertidumbre que genera en legisladores de todo el mundo el creciente rol de las máquinas en los procesos creativos.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Las autoridades de patentes del Reino Unido y de la Unión Europea han vetado a la primera inteligencia artificial 'inventora' del mundo, lo que ha supuesto un hito histórico y el nacimiento de un nuevo debate sobre el rol de las máquinas en los procesos creativos.

En julio del año pasado, un equipo internacional de expertos legales instó a las autoridades de patentes de todo el mundo a reconocer la "autoría" de una inteligencia artificial, alegando que los sistemas actuales están anticuados y no protegen la producción creativa de las máquinas.

Este grupo de nueve expertos, liderado por el profesor Ryan Abbott de la Universidad de Surrey, llegó a los medios de comunicación tras haber registrado patentes diseñadas por una inteligencia artificial ante las oficinas de Estados Unidos, Reino Unido y Europa. También han presentado instancias en las oficinas de Alemania, Israel, Taiwan y China.

Pelean para que se reconozca la autoría de los diseños de una IA llamada Dabus.

Leer más: La inteligencia artificial es una amenaza mayor para la humanidad que el cambio climático, según el profesor de Oxford avalado por Bill Gates

Dabus, creada por el experto en inteligencia artificial de Missouri, el doctor Stephen Taler, ideó dos diseños después de haber recibido muchísimos datos, que incluían conceptos abstractos relacionados con el diseño, practicidad de productos, colores y emociones.

El primero de estos diseños es una botella con diseño geométrico y capaz de cambiar de forma, lo que la hace ideal para que la agarren manos protésicas o de robot. El segundo fue una lámpara intermitente, o "luz neuronal", como la renombró el equipo, que lanza fogonazos imitando la actividad cerebral, lo que podría llamar la atención al ojo humano en momentos de emergencia.

En una respuesta escrita a las dos instancias, la Oficina de Propiedad Intelectual del Reino Unido explicó que no reconocería a Dabus como inventora porque una máquina "no es una persona", y por lo tanto es inelegible.

Añadía: "Es probable que las invenciones creadas por IA sean más frecuentes en el futuro y hay una cuestión legítima sobre cómo debe afrontar esta situación el sistema de patentes. Pero el actual no atiende a las mismas y no se previó que lo tendría que hacer".

Leer más: Un profesor español advierte a Wall Street de que el uso de robots puede eliminar algunos de los trabajos mejor pagados en el sector financiero

"Los tiempos cambian y la tecnología evoluciona. Es cierto, y esto se debe debatir con más profundidad, pero todo cambio en la ley se tiene que considerar tras un debate, no después de haber intentado forzar arbitrariamente la legislación actual".

La Oficina de Patentes Europea también ha rechazado el trabajo de Dabus diciendo que "no reúne los requisitos", y que el "inventor detrás del diseño de una aplicación" tiene que ser "un ser humano, no una máquina".

Business Insider se ha puesto en contacto con Ryan Abbot, líder del Proyecto de Invención Artificial, para obtener declaraciones. La Oficina de Propiedad Intelectual del Reino Unido y la Oficina de Patentes Europea han rechazado hacer más consideraciones.

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Y además