Pasar al contenido principal

Ofo cierra en España y no sabe qué hacer con sus bicis: quiere venderlas a repartidores de Glovo

Ofo en Madrid
Ofo en Madrid A.P
  • Ofo, la compañía china de alquiler de bicicletas, dejará de operar en España. Llevaba menos de un año en Madrid, Granada, Valencia y Marbella.
  • Su estrategia será "centrarse en mercados rentables": dentro de Europa, París, Londres, Milán.
  • Ofo tiene varios centenares de bicicletas en Madrid y aún no sabe qué hará con todas ellas, porque llevárselas de vuelta a China es muy caro.
  • "Las que están en mejor estado las transferiremos a París. Las que no, intentaremos dárselas a fundaciones", explica su mánager, Driss Ibenmansour.
  • Ofo también ha ofrecido sus bicicletas a los repartidores de Glovo, pero estos las han rechazado por "ser muy caras, pesar demasiado y no ser útiles".

La compañía de alquiler de bicicletas Ofo anunció esta semana que cierra en casi todos los mercados en los que operaba. Entre ellos, en España, donde desembarcó hace apenas un año con una flota de dos mil bicicletas repartidas entre Madrid, Granada, Valencia y Marbella.

"Hay un cambio de estrategia a nivel mundial: dedicarse a los mercados rentables y cerrar los más jóvenes", explica Driss Ibenmansour, hasta ahora mánager de la empresa en nuestro país. "España es uno de los mercados que cerrará. En Europa, dejamos París, Londres y Milán".

Ofo en Madrid
El día que Ofo desembarcó en Madrid A.P

Ofo nació en 2014 en Pekín y hasta la fecha ha recaudado casi dos mil millones de euros de inversión de firmas como Xiaomi, Didi, Alibaba o DST Global. Está valorada en más de tres mil millones y en los últimos dos años se ha expandido por todo el mundo - por Asia (China, Japón, Singapur, Tailandia, Malasia), Estados Unidos, Australia, India, Israel y varios países europeos.

Pero Ofo no es la única empresa con el mismo modelo de negocio - bicicletas de alquiler sin base fija que se alquilan mediante una app - y su principal competidora, la china Mobike, es la que parece alzarse ganadora en esta 'guerra de bicis': en abril de este año la compró el grupo Meituan por más de dos mil millones de euros.

¿Qué significa esto? Significa que los inversores chinos ya han hecho su apuesta por una de las dos empresas y que ahora Ofo, que rechazó una oferta de compra de Didi, necesita sobrevivir por sí misma hasta que encuentre más inversión (si es que lo hace). Por eso cierra ciudades y por eso su CEO, como informó recientemente el diario South China Morning Post, insta a sus empleados a "luchar hasta el final". Al problema del dinero - el negocio de estas empresas es muy "intensivo" en capital (necesita mucho) porque requieren de muchos viajes al día en para ser rentables en una ciudad - se suma el de la regulación.

En China, varias ciudades han prohibido a estas empresas poner más bicicletas en las calles para evitar la congestión. En Madrid, el Ayuntamiento aprobó recientemente la nueva ordenanza de movilidad, que exige a las empresas de bicicletas sin base que pasen por una licitación (al contrario que las de motos, que tienen vía libre para operar). 


Qué va a pasar con las bicis de Ofo en Madrid

En Madrid sólo ha sobrevivido una de las tres empresas similares que llegaron: Mobike, porque oBike (de Singapur) aterrizó en octubre del año pasado y tampoco tiene bicis disponibles ya. En Ofo empezaron a retirar bicis hace pocas semanas y aún no saben qué harán con ellas: tienen una flota de varios centenares (de dos modelos, uno antiguo y uno nuevo) y moverlas es caro. Así que están ofreciéndoselas a distintas entidades por si se las quieren quedar.

La primera fue Glovo, la empresa de reparto con sede en Barcelona, a la que ofrecieron las bicis antiguas. "Ofo se puso en contacto con el departamento de operaciones de Glovo para ofrecer sus bicicletas a los glovers [repartidores] pero no gratis", explican desde la empresa. Glovo se lo propuso a sus mensajeros, pero no les interesó: según cuentan, "eran muy caras, pesaban demasiado y no las consideraban útiles".

Como Glovo pasó, Ofo está hablando con otros colectivos. "Lo que estamos haciendo ahora es recoger todas las bicicletas de la ciudad", continúa Ibenmansour. "Tenemos todas las bicis en un almacén al sur de Madrid. Parte de las bicis que estén en buen estado las transferiremos a París. El resto... estamos hablando con fundaciones. Por ejemplo, hemos dado unas a la fundacion Balia, que se encarga en jovenes en exclusión".

 

¿Y con el equipo?

Ofo contaba con un pequeño equipo de operaciones y marketing en Madrid que, por las palabras de su manager, no continuará. "Queremos recoger las bicis y cerrar las cosas bien", concluye Ibenmansour. "A mí personalmente me gustaría quedarme en el sector de la movilidad: me gusta mucho y creo que hay muchas oportunidades en España".

 

Te puede interesar