Olvídate de tus amigos del trabajo: tu jefe quiere que mezcles tus relaciones personales y profesionales, pero eso es un grave error

  • Con el aumento del teletrabajo, cada vez menos gente tiene amigos en su trabajo. Y eso puede ser bueno.
  • No tienes por qué ser un capullo con tus compañeros, pero tampoco tienes por qué invitarles a tu boda o decirles que sí a la invitación para tomarte algo o conocer todos los entresijos de su vida personal.
Ilustración perro jefe despedido trabajo

Martin Barraud/Getty, claylib/Getty, AndyL/Getty, Mark Weiss/Getty, vauvau/Getty, Tyler Le/BI

Emily Stewart,

| Traducido por: 

El mejor tramo de mi vida laboral es un periodo que recuerdo con cariño como "los domingos con Jennifer", unos seis meses en la universidad en los que trabajaba de camarera junto a mi compañera de trabajo favorita, llamada —lo has adivinado— Jennifer. Nos pasábamos los turnos charlando y haciendo el tonto, tratando a los clientes como poco más que una interrupción en nuestro pasatiempo semanal. Nos pasábamos semanas planeando una "fiesta de pasteles" para nuestros otros amigos del trabajo. Un día llevó galletas de marihuana y uno de nuestros compañeros se colocó tanto que no sabía cómo salir del baño. No sé si nuestros clientes disfrutaron de la experiencia Em-Jen, y mucho menos nuestro jefe, pero nosotras sí.

¿Lo haría hoy? Ehhh, casi seguro que no. Para empezar, ahora me tomo el trabajo más en serio. También soy más ambivalente sobre la idea de hacer amigos íntimos en el trabajo. Llevo sólo unos meses en Business Insider y trabajo en un entorno híbrido, así que es más difícil entablar amistad con los compañeros. No es que no quiera conocer a nadie, pero como alguien que ha sido culpable de difuminar demasiado la línea entre lo profesional y lo personal en el pasado, me ha resultado refrescante mantener cierta distancia. Esta toma de conciencia llega en un momento en que las amistades laborales están desapareciendo, y cuanto más lo pienso, más creo que puede ser lo mejor.

La razón más evidente de la desaparición de los amigos del trabajo es el aumento del teletrabajo. Es difícil hacer nuevos amigos en el trabajo a través de Slack y Zoom. Aunque la mayoría de los trabajadores de oficina ya no trabajan totalmente a distancia, muchos se encuentran en sistemas híbridos. La pandemia cambió la forma en que la gente interactúa y socializa con sus compañeros, incluso en persona. Ya no estamos juntos en las trincheras día tras día. Este contexto cambiante ha provocado algunos cambios en la forma en que desarrollamos las relaciones en el trabajo.

Existe mucha retórica alarmista en torno al trabajo sin amistades. La idea generalizada es que las amistades en el trabajo son buenas porque las conexiones sociales en el trabajo mantienen a las personas productivas y comprometidas y les ayudan a gestionar el estrés. Estas amistades mejoran su satisfacción laboral y hacen que sea menos probable que renuncien. Incluso si alguien está seguro de que no le importa quedar bien con sus compañeros, el trabajo en equipo no deja de ser algo importante, y negarse a jugar a la pelota puede perfectamente perjudicar una carrera profesional en el largo plazo. El más solitario de los lobos solitarios necesita algún tipo de conexión.

"No creo que los seres humanos puedan trabajar 40, 50 ó 60 horas a la semana sin apoyo social de forma saludable durante un tiempo prolongado", afirma Constance Noonan Hadley, psicóloga organizativa que fundó el Instituto para la Vida en el Trabajo.

No discuto que los vínculos personales sean importantes en el mundo laboral. Desarrollar una buena relación con los compañeros es una buena idea, pero eso no significa que todo el mundo tenga que lanzarse a buscar una mejor amiga en la oficina. Incluso antes de la pandemia, los centros de trabajo se alejaron del centro de la vida de las personas a medida que envejecían. Te haces mayor y tienes hijos, y ya no te interesa tanto charlar con tus compañeros de veintitantos sobre sus salvajes fines de semana. O te conviertes en jefe, y las invitaciones a tomar una cerveza se reducen a un goteo porque la gente no quiere beberse unas cuantas delante del jefe.

El aumento del teletrabajo y el alejamiento de la oficina física han acelerado esta transición para muchas personas. Pueden ocurrir cosas peores. Después de años en los que se nos ha dicho que llevemos todo nuestro ser al trabajo, muchos de nosotros deberíamos dejar un poco más en casa.

La razón por la que la gente trabaja desde casa es porque es bueno para su vida personal.

Gran parte de los estudios sobre las amistades en el trabajo se centran en lo beneficioso que es para las empresas. Que los trabajadores se sientan como en casa les ayuda a rendir más y mejora los resultados finales. En algunos casos, esto puede ir en detrimento de los intereses de los empleados. Unos lazos emocionales más profundos pueden hacerles más reacios a dejar su trabajo: se sienten cómodos y no quieren dejar atrás a sus amigos. Eso está muy bien para los jefes, pero para los trabajadores, quiero decir, ¿a quién le importa? A mí me ha encantado cotillear con los compañeros de trabajo, pero espero que eso nunca haya hecho dudar a ninguno de ellos sobre si deberían marcharse en busca de una oportunidad mejor.

"Si te sientes desconectado de tus compañeros de trabajo, eres menos jugador de equipo. Pero todo eso está relacionado con el trabajo", afirma William Chopik, psicólogo de la personalidad social de la Universidad Estatal de Michigan que estudia las relaciones. "La razón por la que la gente trabaja desde casa es porque es bueno para su vida personal". Chopik añade que, por lo general, las investigaciones sobre el teletrabajo se centran en si hace que las personas sean peores en su trabajo y no en si, por ejemplo, la eliminación de los desplazamientos les beneficia.

También hay muchos inconvenientes no relacionados con la carrera profesional. Las amistades en el trabajo pueden llevar a enfrentamientos y exclusiones, o incluso a interminables sesiones de quejas entre compañeros. Los centros de trabajo suelen ser competitivos y, si un compañero se adelanta, pueden surgir tensiones. A veces desconfiamos de nuestros compañeros de trabajo, preguntándonos si interactúan con nosotros sólo porque quieren algo, y dudamos de que podamos confiar en ellos lo más mínimo.

El fin de la lealtad laboral

En un nivel básico, las amistades de trabajo no son lo mismo que las auténticas relaciones de amistad. Confundirlas puede provocar tensiones o herir sentimientos. Un artículo de 2018 sostiene que las "cuatro características que definen la amistad (informalidad, voluntariedad, normas comunitarias y objetivos socioemocionales) están en tensión con cuatro elementos fundamentales de la vida organizacional (roles formales, restricciones involuntarias, normas de intercambio y objetivos instrumentales)". Es de esperar que no seamos amigos de los demás porque obtengamos algo proporcional y específico de la relación del mismo modo que ocurre con el trabajo. Decir algo vergonzosamente estúpido delante de un amigo es mucho más aceptable que decirlo delante de un compañero de trabajo, donde un cierto nivel de formalidad suele formar parte de la rutina.

Hakan Ozcelik, catedrático de Gestión de la Facultad de Administración de Empresas de la Universidad Estatal de Sacramento, afirma: "Creo que deberíamos intentar llevar al trabajo nuestra mejor versión profesional, pero ¿por qué deberíamos llevar al trabajo nuestra intimidad? "Nuestro yo íntimo y nuestras necesidades, deseos y propósitos en nuestro papel íntimo como seres humanos deberían satisfacerse en otros ámbitos de nuestra vida y no en el trabajo".

Recientemente presentó una investigación sobre las emociones de los empleados en el trabajo, en la que se les preguntaba cuándo se sentían felices, tristes, enfadados, etc. Lo que él y sus coautores descubrieron fue que los acontecimientos relacionados con las tareas, como terminar un proyecto, provocaban más emociones positivas que los vinculados con las relaciones, como recibir el aprecio de un compañero. Los empleados eran más propensos a manifestar emociones negativas en respuesta a acontecimientos relacionados con las relaciones que con las tareas.

Según Ozcelik, quizá esto signifique que "la felicidad, la verdadera alegría, viene de los acontecimientos relacionados con las tareas, más que de los relacionados con las relaciones".

Lo que necesitas saber para estar informado

Lo que necesitas saber para estar informado

¿Te gusta lo que lees? Comienza tu día sabiendo qué piensan y qué les preocupa a los ejecutivos de las principales empresas del mundo con una selección de historias enviada por Business Insider España a primera hora cada mañana.

Recibe la newsletter

No existe una fórmula única para las amistades en el trabajo. Depende del puesto de trabajo, de los compañeros y de la personalidad de cada uno. Algunas personas necesitan sentirse como en casa en el trabajo, mientras que otras obtienen la mayor parte de su satisfacción del propio trabajo. Hadley, psicóloga organizativa, insiste en que nadie debería intentar ir siempre por libre, profesionalmente hablando, aunque reconoce algunas soluciones. Tal vez no tengas muchos amigos en tu oficina, pero empiezas a ir a un espacio de coworking o a un evento de networking del sector y allí conoces a gente.

"Necesitas tener compañeros de profesión con los que te relaciones de alguna manera", afirma.

Pero hay espacio para la mesura, o incluso para deshacerse para siempre de algunas amistades laborales. Teniendo en cuenta que en las últimas décadas se nos ha dicho que llevemos todo nuestro ser al trabajo o que los empresarios nos han dicho que todos somos una familia, parece positivo que algunos trabajadores pongan más límites, por usar un lenguaje terapéutico. No tienes por qué ser un capullo con tus compañeros, pero tampoco tienes por qué invitarles a tu boda o decirles que sí a la invitación para tomarte algo o conocer todos los entresijos de su vida personal. No pasa nada por cerrar el portátil a las cinco, decirle a Jane o Joe o a quien sea que pase una buena tarde y no saber en qué consiste esa tarde. En una cultura tan obsesionada con el trabajo como la nuestra, no pasa nada por apartarse un poco y seguir conectado.

"El trabajo consiste en conseguir ciertas cosas utilizando tus habilidades, tu inteligencia y tu red de contactos, así que todo lo que haces crea un aura", afirma Ozcelik. "Y si estás conectado a ese entorno, es estupendo. No eres un empleado solitario. Pero eso no significa que allí haya gente que te quiera".

Conoce cómo trabajamos en Business Insider.