Pasar al contenido principal

La OMS incluye la vacuna de IrsiCaixa y Grifols entre las candidatas a hacer frente al nuevo coronavirus

Vial de vacuna contra el COVID-19.
REUTERS/Dado Ruvic/Illustration
  • La Organización Mundial de la Salud suma a sus registros de vacunas en desarrollo contra el SARS-CoV-2 la iniciativa española de IrsiCaixa y Grifols, según Cinco Días.
  • Además, también ha incorporado otra apuesta del centro público Navarrabiomed.
  • Mientras, la farmacéutica española Reig Jofre planea producir 700 millones de dosis de vacuna contra COVID-19 en Barcelona.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La vacuna impulsada por IrsiCaixa, Barcelona Supercomputing Center (BSC) y el Centro de Investigación en Sanidad Animal del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias (IRTA-CReSA), financiado por el laboratorio Grifols, ha sido incluida por la Organización Mundial de la Salud en su programa de vacunas en desarrollo contra el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, junto a la apuesta del centro público Navarrabiomed, según Cinco Días

Con ella, el total de vacunas entre las que se espera que esté la cura contra la pandemia, asciende a 142. 

Tal y como detalla el medio, el equipo de IrsiCaixa está liderado por Bonaventura Clotet, científico y experto en VIH con experiencia en virología; BSC sigue el genoma del virus y CReSA en los avances probados en animales. 

No obstante, ambos proyectos están en la fase preclínica y aún no han sido probados en humanos —en lo que están 13 de 142 que registra la OMS—.

Leer más: Puede que no haya suficientes viales de vidrio disponibles para las vacunas en desarrollo contra el COVID-19

Pero no es el único camino en el que España intenta liderar la lucha contra la pandemia. Ayer, Reig Jofre, la compañía farmacéutica española, anunció que planea reorientar la construcción de la planta Sant Joan Despí, en Barcelona, a la fabricación de la futura vacuna contra el COVID-19. La misma cerró 2019 con un incremento del 11% en sus ventas que ascendieron a 200 millones de euros.

Con el 100% de su funcionamiento orientado a la producción, se conseguirían 700 millones de dosis de hasta 15.000 millones que se necesitan para frenar la pandemia. Por lo que se convertiría en uno de los principales productores de vacunas del mundo

Tanto la producción, como el propio desarrollo de la vacuna —que costará 1.800 millones de euros—, está aún en tela de juicio dado los últimos descubrimientos del coronavirus. Los anticuerpos de larga duración no suelen superar los 3 meses y esto podría poner en peligro algunas de las vacunas en desarrollo. Algo por lo que gran parte de la comunidad científica sostiene que cabe la posibilidad de que no exista inmunidad para el COVID-19

Y además