Pasar al contenido principal

La ONU alerta del posible impacto de la pandemia del coronavirus en la distribución de alimentos, pero advierte de que esta vez el problema no es la escasez como en la crisis de alimentos de 2008

Supermercado vacío en Madrid.
REUTERS/Sergio Perez
  • La Organización de Naciones Unidas (ONU) ha advertido sobre la amenaza que supone la extensión de la pandemia del nuevo coronavirus SARS-CoV-2 al suministro de alimentos aunque advierte que el problema esta vez no es la escasez como ocurrió en la crisis de 2008. 
  • Los bloqueos nacionales y cierres de fronteras en todo el mundo dificultan el intercambio y el abastecimiento de los mercados.
  • Así como el acceso a campos de trabajo y la interrupción de la producción de la que ya alertaron los Gobiernos europeos ante el incremento de la escasez de alimentos frescos. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Los países se han blindado para frenar el contagio del COVID-19, manteniendo abiertos solo los comercios de primera necesidad, como las tiendas de alimentación. En este contexto, la propagación de la pandemia de COVID-19 puede suponer una seria amenaza para el suministro de alimentos de todo el mundo si se prolonga en el tiempo, según señala un informe de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) que recoge CNN

La ONU señala que los cierres fronterizos y los bloqueos nacionales dificultan el funcionamiento de las cadenas de suministro, más que lo que afecta a la producción de alimentos o abastecimiento de supermercados

"A diferencia de la crisis alimentaria mundial de 2007-2008, esta vez la escasez no es un problema. El suministro de productos básicos funciona y los cultivos deben transportarse a los lugares donde más se necesitan. Restringir el comercio no sólo es innecesario, sino que perjudicaría a los productores y consumidores e incluso crearía pánico en los mercados", recoge el informe.

Leer más: 8 productos básicos para protegerte del coronavirus

Para evitar la escasez de alimentos, y la interrupción de una compleja red de intercambios comerciales que involucra a agricultores, plantas de procesamiento, transporte marítimo y minoristas, entre otros, la Organización considera "imperativo que los países mantengan en funcionamiento las cadenas de suministro de alimentos".

No obstante, los Gobiernos europeos sí han alertado de una escasez de productos frescos como las frutas y las verduras, por las restricciones de acceso a campos de cultivo o red de intercambios. 

Los productos frescos se están agotando en Europa ante el cierre de fronteras por el coronavirus

El cierre de fronteras ha hecho mella también en este suministro de alimentos. Algunos de los representantes del sector agrícola han reconocido que las restricciones impuestas al transporte y la movilidad están obstaculizando el movimiento global de productos y trabajadores necesarios para el cultivo.

En esta misma línea, los Gobiernos europeos intentan flexibilizar las vías de intercambios en el sector, así como la movilidad de la mano de obra, según publicaba hace unos días la agencia de noticias Reuters. Para ello, instaurarían excepcionales vías conocidas como "carriles verdes" a través de los cuales se puedan realizar intercambios de no más de 15 minutos, y que permitan el paso fronterizo a los trabajadores que se sepa no contagiados con COVID-19

Leer más: Un nuevo tipo de test de coronavirus podría cambiar el rumbo de la pandemia al revelar quién es inmune y, por tanto, quién podría salir antes a la calle

"La cooperación internacional y la apertura del comercio mundial también son fundamentales; los gobiernos deben eliminar las restricciones a la exportación y los aranceles de importación durante este tiempo", insiste ahora la FAO.

Además, la organización insta a la cooperación internacional y a la protección a los países más vulnerables que "no pueden permitirse los paquetes de estímulo y los rescates agrícolas" y necesitan financiación internacional.

No obstante, para cumplir y conseguir dichos resultados, los países han de priorizar la contención de la pandemia y aumentar las pruebas de COVID-19 para conocer quién puede empezar a realizar estas actividades antes de realizar levantamientos tempranos de las restricciones

"Los países deben aumentar las pruebas tanto como sea posible y poner en marcha medidas de aislamiento para frenar la propagación; satisfacer las necesidades de las personas más vulnerables; y mantener el flujo de alimentos dando prioridad a la salud de los trabajadores del sector y sus productos", recomienda la ONU.

Y además