Pasar al contenido principal

La ONU pide reabrir las escuelas cuando la transmisión local del coronavirus esté controlada para evitar una "catástrofe generacional"

Unos niños reciben clase de un altavoz en Dandwal (India).
Unos niños reciben clase de un altavoz en Dandwal (India).

REUTERS/Prashant Waydande

  • El secretario general de las Naciones Unidas, el portugués António Guterres, ha pedido a los gobiernos que reabran las escuelas "una vez la transmisión local de la COVID-19 esté controlada".
  • "Nos enfrentamos a una catástrofe generacional que podría desperdiciar un potencial humano incalculable, minar décadas de progreso y exacerbar las desigualdades arraigadas", afirma Guterres en un mensaje en vídeo de la ONU sobre educación.
  • Según Naciones Unidas, el cierre de escuelas por la pandemia ha afectado a 1.600 millones de estudiantes en todo el mundo y casi 24 millones de estudiantes podrían abandonar la educación por el impacto económico del coronavirus.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La ONU ha pedido a los países que reabran las escuelas cerradas por la pandemia de la COVID-19 "de la manera más segura posible" para evitar lo que podría ser "una catástrofe generacional" que afecta ya a 1.600 millones de estudiantes que no han podido acudir a las aulas por el coronavirus y podría llevar a 24 millones a abandonar definitivamente los libros por la crisis económica que se avecina, según ha asegurado este martes el secretario general de la organización, el portugués António Guterres, en un vídeo oficial publicado este martes.

"Reabrir las escuelas una vez la transmisión local de la COVID-19 esté controlada, devolver a los alumnos a la escuela y las instituciones de enseñanza de la manera más segura posible debe ser una de las prioridades fundamentales", ha afirmado Gutierres.

Según el secretario general de la ONU, esta pandemia ha generado "la mayor disrupción que ha sufrido nunca la educación" y a mediados de julio más de 160 países del mundo tenían sus escuelas cerradas, lo que afecta a más de 1.000 millones de escolares.

Muchos estudiantes con dificultades, pertenecientes a minorías o comunidades desfavorecidas o refugiados no han sido alcanzados por las iniciativas de educación a través de internet, radio y televisión. "Incluso para aquellos que tienen acceso a la educación a distancia los buenos resultados dependen de sus condiciones de vida", ha añadido.

“Nos enfrentamos a una catástrofe generacional que podría desperdiciar un potencial humano incalculable, minar décadas de progreso y exacerbar las desigualdades arraigadas”, ha advertido el secretario general de la ONU.

Leer más: Así será la vuelta de los alumnos a clase: se priorizarán las actividades al aire libre y los grupos tendrán hasta 20 personas

Sin educación, la ONU teme que pueda aumentar la desnutrición infantil, los matrimonios infantiles y la desigualdad de género, y calcula que casi 24 millones de estudiantes de todos los niveles podrían dejar la educación debido al impacto económico de la crisis sanitaria.

El efecto de la pandemia también se refleja en los más pequeños, ya que más de 40 millones de niños han perdido su primer año de preescolar, que es "fundamental" para su desarrollo, según Guterres.

Volver a las aulas, invertir en educación y llegar a los más desfavorecidos, recomendaciones de la ONU

El secretario general ha realizado estas manifestaciones en un vídeo con motivo del lanzamiento de una campaña sobre educación denominada 'Salvar nuestro futuro' con la que las Naciones Unidas pretenden poner sobre la mesa de los gobiernos una serie de prioridades respecto a la educación.

En primer lugar, la ONU ha pedido a los gobernantes de los países que reabran las escuelas en cuanto se haya controlado la transmisión local "de forma segura" y teniendo en cuenta a las familias y los trabajadores sanitarios.

Leer más: Un ingreso básico temporal para desacelerar el ritmo de contagios: la solución de la ONU para los más pobres

Además, ha pedido un esfuerzo presupuestario para la educación, que según la ONU ya tenía un déficit de 1,5 billones de dólares anuales antes de la pandemia, aumentado en un 30% por la crisis sanitaria.

Los gobiernos deben también esforzar sus iniciativas educativas hacia personas en situaciones de emergencia, como los grupos minoritarios, los desplazados y las personas con discapacidad; y poner en marcha inversiones para la alfabetización digital de los alumnos, aumentando las infraestructuras.

Y además