Así es 'Ophiojura', el espeluznante primo lejano de las estrellas de mar que es "todo dientes" y cuyo linaje se remonta a la época de los dinosaurios

Los dientes erizados sobresalen de las 8 mandíbulas, listos para perforar y destrozar a sus presas. El color en esta microtomografía computarizada refleja la densidad del esqueleto.
Los dientes erizados sobresalen de las 8 mandíbulas, listos para perforar y destrozar a sus presas. El color en esta microtomografía computarizada refleja la densidad del esqueleto.

J. Black/Universidad de Melbourne,

  • Ophiojura es un extraño animal de aguas profundas, primo lejano de la estrella de mar y de apariencia aterradora debido a sus espinosos brazos y filas erizadas de dientes afilados para atrapar y destrozar a sus presas.
  • La comparativa de su ADN con otras especies revela que su antepasado común más reciente vivió durante el período Triásico o Jurásico temprano, en el comienzo de la vida de los dinosaurios.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Ophiojura es una criatura marina aterradora, pero no tienes posibilidad de encontrártela en tu próxima visita a la playa. Este rarísimo animal de aguas profundas comparte parentesco con las estrellas de mar y destaca por su apariencia tan caleidoscópica como espeluznante, que parece sacada de una película de ciencia ficción.

En un artículo publicado en The Conversation detallan todos los descubrimientos sobre esta especie tan misteriosa: única superviviente de 180 millones de años de evolución y dotada de decenas de dientes picudos dispuestos en hileras para hacer trizas a sus presas. Es una de las criaturas abisales más extrañas que han hallado los científicos en la historia.

No fue hasta 2011 cuando investigadores del Museo de Historia Natural de Francia encontraron a Ophiojura mientras navegaban por la cima de un monte submarino aislado llamado Banc Durand, situado a 500 metros por debajo de las olas y a 200 kilómetros al este de Nueva Caledonia en el suroeste del Océano Pacífico.

Las imágenes hablan por si solas: es un animal especial y distinto. Esta estrella quebradiza, prima lejana de la estrella de mar, está provista de 8 brazos de 10 centímetros de largo con forma de serpiente, armados con hileras de anzuelos y espinas. 

Si existieran ortodoncistas marinos en el reino acuático, tendrían mucho trabajo con esta especie: lo que más llama la atención son sus dientes. Un escaneo microscópico conocido como microtomografía computarizada muestra decenas de filas erizadas de dientes recubriendo cada mandíbula.

Gracias a estas hileras dentadas este peculiar ser puede atrapar entre sus fauces a sus presas, que como Ophiojura, viven en el fondo del mar. 

Ophiojura

S. Samadi/MNHN/KANADEEP2

Un nuevo estudio publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B confirma que Ophiojura es una clase de animal absolutamente única y jamás descrita con anterioridad. Uno de los datos más importantes en torno a su descripción es que constituye la última especie conocida de un linaje antiguo y remoto, como el celacanto o el tuátara.

Su antepasado común más reciente vivió con los dinosaurios

La investigación ha comparado el ADN de un amplio abanico de especies marinas para llegar a la conclusión de que Ophiojura está separada de sus parientes estelares frágiles vivos más cercanos por unos 180 millones de años de evolución. Su antepasado común más reciente vivió durante el período Triásico o Jurásico temprano, en el comienzo de la existencia de los dinosaurios, hace 180 millones de años. 

Desde aquel momento tan antiguo, los antepasados de esta criatura marina evolucionaron hasta día de hoy, siendo esta estrella quebradiza el último superviviente conocido de su linaje. Al contrario de lo qu e se pensaba, no permaneció congelado en el tiempo, sino que cambió de forma sutil durante este largo periodo.  

"Esa cosa es todo dientes", declaraba al New York Times Christopher Mah,  investigador del Museo Nacional de Historia Natural de EE. UU. y experto en estrellas de mar, tras revisar artículo, sin esconder su pavor. "Si hubiera encontrado esta criatura, me habría muerto". 

Desde The Conversation describen a estos solitarios animales evolutivos bajo el término paleoendémicos, representantes de una rama de la vida otrora muy extendida y hoy día acotada a áreas geográficas pequeñas y a una sola o pocas especies. 

De hecho, el monstruoso ser marino se encontró en un monte submarino de aguas tropicales, enclaves donde residen la mayor parte de las reliquias de la vida marina antigua, Son volcanes sumergidos que nacieron hace millones de años (en algunas ocasiones, forman islas como Hawái) y que hundidos cientos o miles de metros bajo el nivel del mar, tienen animales fosilizados en torno a su cima y albergan fauna de aguas profundas, habitualmente muy primitiva. 

Para la ciencia los montes submarinos representan un campo excitante, absolutamente inexplorado y plagado de secretos por descubrir: animales fascinantes, plantas marinas nunca vistas y maravillosos tesoros. Sin embargo, los expertos alertan de su vulnerabilidad ante la codicia humana, con peligros latentes como la pesca de arrastre profunda o la extracción de minerales preciosos, que podrían deteriorar el cobijo de las formas de vida más antiguas del mundo. 

Otros artículos interesantes:

En busca de virus milenarios: un laboratorio de Siberia comienza a analizar muestras de animales antiguos enterrados bajo el hielo

Por qué es importante conocer la cantidad de heces de peces que se acumulan en las profundidades de los océanos

Por qué el calamar gigante, el mítico kraken de las profundidades marinas, sigue desconcertando a los científicos 150 años después de su descubrimiento

Te recomendamos

Y además