Pasar al contenido principal

La subversión de la democracia por parte de la Unión Europea ha contribuido a la recesión en Italia

Una mujer intenta caminar por una calle inundada en Venecia.
Una mujer intenta caminar por una calle inundada en Venecia. REUTERS/Manuel Silvestri
  • Italia ha entrado en recesión.
  • La Unión Europea forzó al gobierno electo italiano a reducir sus planes de gasto, entorpeciendo su mercado de bonos.
  • El presupuesto de austeridad no funciona, según dos estudios recientes.

  • La subversión de la democracia italiana por parte de la (no electa) Comisión Europea perjudicó el crecimiento económico de Italia.

  • El Primer Ministro neerlandés debería mantener sus narices fuera de esta lucha.

Para la sorpresa de nadie, Italia ha entrado en recesión tras encadenar dos trimestres consecutivos con tasas de crecimiento negativo en su PIB. La cuarta economía más importante de Europa se contrajo un 0,2% en el último trimestre de 2018 después de un descenso del 0,1% en el anterior trimestre, según el Instituto Nacional de Estadística italiano (Istat).

  • El crecimiento del PIB italiano entra en recesión:
  • Crecimiento del PIB en el tercer trimestre de 2018: -0,1%.
  • Crecimiento del PIB en el cuarto trimestre de 2018: -0,2%.

La cuestión que esto plantea es si la subversión de la democracia italiana por parte de la Unión Europea ha tenido algo que ver.

Durante los últimos seis meses, el nuevo Gobierno italiano se ha visto envuelto en una disputa con la Comisión Europea sobre el volumen de los gastos de su Gobierno. Las normas de la UE exigen que todos los Estados miembros mantengan el déficit de su gasto fiscal por debajo del 3% del PIB. El objetivo es restringir a los gobiernos para que no asuman deudas excesivas para financiar el gasto público, lo que podría desestabilizar a largo plazo la zona euro.

Sin embargo, las deudas preexistentes de Italia ya eran tan grandes que la UE llegó a un acuerdo con el anterior Gobierno italiano para que el gasto deficitario se limitara al 0,8% del PIB.

The European Union's subversion of democracy contributed to the recession in Italy
Oxford Economics

Italia elige un gobierno y la UE dice "no"

Pero los italianos celebraron unas nuevas elecciones nacionales en marzo de 2018, eligiendo una coalición populista encabezada por el primer ministro Giuseppe Conte y apoyada por el partido de derechas de La Liga y el populista Movimiento 5 Estrellas.

Inmediatamente, el gobierno se preparó para implementar las políticas que había prometido en la campaña: una reducción de impuestos y un aumento de ciertos tipos de gasto social, incluyendo un experimento de renta básica. Propusieron un plan fiscal que aumentaría el déficit hasta el 2,4% del PIB.

La UE dijo que no.

La Comisión Europea —el brazo ejecutivo del gobierno de la UE cuyos funcionarios son nombrados, no elegidos por los ciudadanos— quería que el límite se mantuviera en el 0,8%.

Finalmente, el gobierno de Conte logró persuadir a la Comisión Europea para que aprobara un déficit de gasto fiscal del 2,0%. Pero esa aprobación no ocurrió hasta diciembre de 2018, nueve meses después de la elección del nuevo gobierno.

  • La pelea fiscal de Italia con la Unión Europea
  • El límite del déficit de la Comisión Europea: 3% del PIB
  • El límite del anterior gobierno italiano: 0,8%.
  • La propuesta del nuevo gobierno italiano: 2,4%.
  • Acuerdo finalmente aceptado por la Comisión Europea: 2,0%.

En esos nueve meses, la economía italiana se ha paralizado y su mercado de bonos se ha visto destrozado por la decisión de los inversores de que el crédito italiano era demasiado arriesgado. (La predominancia de préstamos de dudoso cobro en el sector financiero italiano tampoco ayudó, por supuesto). El dinero huyó del país.

Ahora, desde luego, la diferencia entre 2.4% y 2.0% no es enorme. La reducción del gasto es de unos 10.000 millones de euros. La contabilidad fiscal está plagada de desvíos y artilugios. Es probable que Italia todavía no esté cumpliendo sus planes de gasto.

La actividad manufacturera en Italia lleva un año en declive.
La actividad manufacturera en Italia lleva un año en declive. IHS Markit Italy

¿Por qué debe tener algo que decir el primer ministro de los Países Bajos sobre el presupuesto de Italia?

Pero hay un principio importante en juego:

Los votantes italianos eligieron un gobierno con un plan. (Y no importa que estés o no de acuerdo con ese plan, así es la Democracia). Y ese plan fue frustrado por los comisarios no electos de la UE.

Para que te hagas una idea de lo antidemocrático que es esto, hay que tener en cuenta que el Primer Ministro de los Países Bajos, Mark Rutte, fue noticia en Davos al quejarse del acuerdo que consiguió Italia: "La gente empieza a hacerme preguntas: si Italia, y en el pasado Francia, pueden salirse con la suya si no aplican lo que han acordado colectivamente, ¿por qué nosotros deberíamos cumplir?" También dijo que está "bastante enfadado" por la "falta de confianza" entre el norte y el sur de Europa.

La idea de que el gobierno de los Países Bajos debería tener voz en los presupuestos públicos de Italia es tan indignante como la idea de que los italianos deberían tener un papel en el establecimiento del presupuesto para el Rijkswaterstaat, la agencia gubernamental holandesa que dirige el programa de control de inundaciones de Holanda. (¿Y por qué no? podría preguntar un italiano: el presupuesto anual del Rijkswaterstaat es de 4.500 millones de euros, la mitad de la reducción fiscal impuesta a Italia.)

La UE probablemente se equivoca sobre cómo funciona el gasto presupuestario de todos modos

Ahora añadamos el hecho de que la UE probablemente se equivoca en su suposición fundamental de que abordar el déficit y la deuda pública conduce a la prosperidad. Desde 2008, los datos macroeconómicos han mostrado que la "austeridad" fiscal -controlar el gasto para mantener el equilibrio presupuestario y reducir la deuda- ha reducido el crecimiento económico, no lo ha aumentado. Dos estudios separados lo han demostrado, uno elaborado por el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF) y otro por Oxford Economics.

Italia ha pagado un precio por ello.

Si se hubiera permitido a su actual gobierno realizar su plan de gastos de forma inmediata, su situación económica sería diferente. El mercado de bonos se habría estabilizado más rápidamente. Habría más dinero público en Italia. Aunque no podemos decir que la UE ha causado la recesión en Italia, sí podemos decir que el desvío del gobierno electo ha empeorado la situación.

Lee más sobre la crisis económica de Europa:

Y además