Pasar al contenido principal

Oscar 2018: los peores diez premios a mejor película

Cartel promocional de 'Chicago'.
Cartel promocional de 'Chicago'. Miramax

Ganar el Oscar a la mejor película no solo indica que la cinta está considerada por Hollywood como la mejor del año, sino que puede servir para consolidar el estatus de una película determinada como ocurrió con, por ejemplo, El Padrino, Lawrence de Arabia La ley del silencio.

Sin embargo, los críticos y votantes de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Estados Unidos, más conocida como la Academia de Hollywood, no siempre tienen por qué acertar. En los 89 años de historia de los premios Oscar se pueden encontrar varias ganadoras a la mejor película que desaparecieron del imaginario colectivo al poco tiempo para no volver jamás. En muchas ocasiones, porque las películas no eran en realidad tan buenas como se pensaba antes de la ceremonia.

Todavía es demasiado pronto para saber cuál de los nueve títulos nominados como mejor película en 2018 —incluidas las favoritas La forma del agua y Tres anuncios a las afueras— será la que siga viva en nuestra memoria, pero esperemos al menos que la Academia no meta la pata otra vez en la ceremonia del próximo 4 de marzo.

Estos son algunas de las, quizá, ganadoras más decepcionantes y las películas que deberían haber ganado en su lugar.

10. La vuelta al mundo en ochenta días (1956)

Cartel promocional de la película La vuelta al mundo en 80 días
United Artists

Basada en la novela de Julio Verne, esta película utilizó todos los recursos de Hollywood —también un presupuesto de casi seis millones de dólares, lo que en la década de 1950 estaba lejos de ser barato— para crear una fabulosa visión del mundo. No obstante, la historia de Phileas Fogg (interpretado por David Niven), un caballero inglés al que le sobra el dinero y que intenta ganar una apuesta por dar la vuelta al mundo, es más bien absurda y, en consecuencia, nada memorable.

¿Quién debería haber ganado? Los diez mandamientos

Cartel promocional de la película Los diez mandamientos
Paramount Pictures

El último trabajo como director de Cecil B. DeMille todavía conserva su vigor. Con un reparto repleto de estrellas, la increíble actuación de Charlton Heston como Moisés —que ni siquiera fue nominado al Oscar por ello— y unos efectos especiales notables para el momento, la película debería haber sido galardonada con el gran premio.

9. Gente corriente (1980)

Fotograma de la película Gente corriente
Paramount Pictures

A finales de la década de 1970 y principios de la de 1980, el melodrama estaba en pleno apogeo en los cines. Gente corriente se estrenó en el momento perfecto. La película no solo ganó la estatuilla a mejor película, sino que también consiguió los premios de mejor director para Robert Redford y mejor actor para Timothy Hutton. De acuerdo: la película tienen grandes actuaciones en ella, pero hace falta más que una buena interpretación para ganar un Oscar a mejor película.

¿Quién debería haber ganado? Toro salvaje

Fotograma de la película Toro Salvaje
United Artists

Quizá la verdadera obra maestra de Martin Scorsese, Toro salvaje ofrece una mirada directa al interior de la locura del boxeador de peso medio Jake LaMotta a través de la actuación brillante de Robert De Niro. Más allá de eso, la fotografía, el perturbado guion de Paul Schrader y el montaje de Thelma Schoonmaker —fue la primera vez que ella y Scorsese trabajaron juntos y desde entonces ha participado en todas las películas—encajaban tan a la perfección que resulta incomprensible que la Academia no lo viera.

8. Titanic (1997)

Fotograma de la película Titanic
Paramount Pictures/20th Century Fox

La historia de amor de James Cameron en un barco condenado fue un enorme taquillazo que convirtió sin lugar a dudas a Leonardo DiCaprio y Kate Winslet en superestrellas. Pero, ¿de verdad merecía ganar un Oscar a mejor película? Titanic es uno de los pocos casos en que la decisión de la Academia coincidió con el gran público. Sin embargo, sentimos que hubo otra película que se lo merecía más... 

¿Quién debería haber ganado? L.A. Confidential

Fotograma de la película L.A. Confidential
Warner Bros

La adaptación de Curtis Hanson de la novela de James Ellroy sobre corrupción policial en Los Ángeles (EE. UU.) es una de las mejores películas de cine negro de los últimos años. Además, el trabajo de Kevin Spacey, Russell Crowe y Guy Pearce, que se adueñan por completo de sus papeles, convierte la película en un drama apasionante con mucho más suspense que Titanic.

7. El discurso del rey (2010)

Fotograma de la película El discurso del Rey
The Weinstein Company

Colin Firth, que ganó un Oscar a mejor actor, y Geoffrey Rush bordan sus papeles en la película, pero no existe realmente mucho más que destacar en la película sobre los problemas del rey Jorge VI del Reino Unido (el papel de Firth) para hablar en público.

¿Quién debería haber ganado? La red social

Fotograma de la película La red social
Sony

La película de David Fincher es un claro ejemplo del sesgo de edad de la Academia: más miembros de la organización podrían identificarse con un plató de finales de la década de 1930 que con el nacimiento de Facebook. La cinta aprovecha el ascenso de Mark Zuckerberg para ofrecer su particular mirada sobre el ahora y eso es probablemente lo que ni siquiera pudieron comprender los votantes de más edad de la Academia.

6. Chicago (2002)

Fotograma de la película Chicago
Miramax

De repente, al comienzo de la década de los 2000 los musicales volvieron a ser una opción a tener en cuenta. Chicago ganó seis Oscar, incluido el premio a mejor película. Pero, y de forma honesta, ¿alguien que no esté obsesionado con los musicales de verdad se ha acordado de esta película durante los últimos diez años?

¿Quién debería haber ganado? El pianista

Fotograma de la película El pianista
Focus Features

Lo que de verdad debería haber conseguido la estatuilla era la mirada inquebrantable de Roman Polanski sobre la odisea de un músico judío por sobrevivir en el gueto de Varsovia durante la Segunda Guerra Mundial. El propio Polanski recibió un Oscar, a pesar de sus problemas personales con la justicia. También su actor protagonista, Adrien Brody. La Academia, sin embargo, prefirió algo con más ritmo que este trabajo conmovedor.

5. Argo (2012)

Fotograma de la película Argo
Warner Bros

Ben Affleck protagoniza y dirige esta historia real sobre el rescate de seis estadounidenses en Teherán (Irán) en la década de 1980 a través de la creación de una falsa producción de Hollywood. Una historia fácil de entender para los miembros de la Academia. La película es, en el mejor de los casos, un drama estándar con una producción por debajo de la media.

¿Quién debería haber ganado? La noche más oscura

Fotograma de la película Zero Dark Thirty
Sony / Columbia Pictures

La historia real que la Academia debería haber reconocido como mejor película es el relato de Kathryn Bigelow sobre cómo se localizó a Osama bin Laden. Sí, se puede poner en duda la veracidad de cómo se presentan los hechos reales en las dos películas, pero si se comparan las dos, el trabajo de Bigelow claramente está a otro nivel.

4. Bailando con lobos (1990)

Fotograma de la película Bailando con lobos
Orion

Kevin Costner dirige y protagoniza esta historia sobre un soldado en un puesto de avanzada remoto que entabla amistad con las tribus de nativos americanos. Aunque en un principio recibió varias críticas positivas, muchas personas de la comunidad nativoamericana comenzaron a poner de relieve los errores e imprecisiones sobre la cultura indígena. Además, aquel año existía otra película candidata en la categoría que no pocas personas pensaron que lo habría merecido más.

¿Quién debería haber ganado? Uno de los nuestros

Imagen promocional de la película Goodfellas
Warner Bros

Scorsese fue rechazado por la Academia una vez más con Uno de los nuestros. Al ser una de sus películas más populares, se pensaba que el director no solo obtendría el premio a mejor película sino también el de mejor director como la leyenda que ya era. Pero no, aquel año fue la noche de Costner, que también ganó el de mejor director.

3. Crash (2005)

Fotograma de la película Crash
Lionsgate

Este mosaico con las vidas entrelazadas de ciudadanos de Los Ángeles (EE. UU.) no pasa desapercibido, de hecho es uno de las pocas cintas ganadoras como mejor película que no fue nominada antes a los Globos de Oro. La crítica también se mostró en desacuerdo sobre la película. Mientras que una parte la consideraba la peor película de principios de la década de 2000, el reconocido Roger Ebert la definió como la mejor película de todo 2005. Pero la falta de consenso también podría haber tenido que con la opinión de la Academia sobre otro candidato.

¿Quién debería haber ganado? Brokeback Mountain

Fotograma de la película Brokeback Mountain
Focus Features

Hay quien sostiene que fue la incomodidad de los miembros de la Academia con el tema de Brokeback Mountain, que narra la relación de amor secreta entre dos vaqueros (Jake Gyllenhaal y Heath Ledger), lo que le dio la victoria a Crash. Es difícil pensar que le darían a Ang Lee el premio como mejor director si fuera el caso. Razones aparte, no conseguir el premio a mejor película no ha desmerecido en nada la calidad de una cinta genial.

2. ¡Qué verde era mi valle! (1941)

Fotograma de la película Qué verde era mi valle
20th Century Fox

Dirigida por John Ford, esta historia de una familia minera de carbón a principios de siglo XX parece tener el pedigrí de cualquier cinta favorita de los Oscar. Pero claro, luego se ve qué otra película estaba nominada y...

¿Quién debería haber ganado? Ciudadano Kane

Fotograma de la película Ciudadano Kane
RKO Pictures

Considerada como una de las mejores películas de todos los tiempos, si no la mejor, y un éxito cuando se estrenó, el retrato de Orson Welles de un magnate de los periódicos rompió todas las reglas y demostró que Welles era un genio, un genio que aún no había cumplido los 30 años. El único problema era que basó la película en William Randolph Hearst, un magnate real que seguía vivo al que no le gustó nada la película. Y sí, Hearst tenía muchos amigos en Hollywood.

1. Shakespeare in Love (1998)

Fotograma de la película Shakespeare in Love
Miramax

Esta historia ficticia de cómo un joven William Shakespeare creó Romeo & Julieta es divertida para una película de viernes por noche, pero encumbrarla como mejor película parece hoy absurdo. Pero lo hizo: ganó. ¿A costa de quién?

¿Quién debería haber ganado? Salvar al soldado Ryan

Fotograma de la película Salvar al soldado Ryan
DreamWorks

Así es. A costa de Salvar al soldado Ryan. La mirada fascinante de Steven Spielberg sobre el horror de la Segunda Guerra Mundial dio una cinta que pasará a la historia como una de las mejores películas bélicas jamás filmadas, pero que no ganó el Oscar a mejor película. Incluso así, es muy probable que cualquier persona haya pensado en las imágenes de Salvar al soldado Ryan muchas más veces que en las de Shakespeare in Love. Eso, al fin y al cabo, vale mucho más que cualquier estatuilla.

Te puede interesar