Pasar al contenido principal

Los expertos advierten que los pacientes que superen el COVID-19 podrían quedar con daño pulmonar de por vida

paciente
reuters

  • Uno de cada tres pacientes con coronavirus tratados en unidades de cuidados intensivos pueden sufrir de forma permanente "discapacidades físicas, cognitivas y pscilógicas duraderas", según el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido. 
  • Los daños, que se desconoce cuanto pueden durar, afectarían a los pulmones y al cerebro, mostrando una fatiga crónica y un daño cerebral que aumentaría la posibilidad de acabar padeciendo Alzheimer. 
  • Descubre más historias en Business Insider España 

En la guía de actuación que el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS, por sus siglas en inglés)  ha distribuido a los médicos de cabecera y servicios de salud ajenos a los hospitales advierten que uno de cada tres pacientes con coronavirus tratados en unidades de cuidados intensivos pueden quedar con "discapacidades físicas, cognitivas y pscilógicas duraderas".

En el documento, al que ha tenido acceso el diario británico The Telegraph, se afirma que cada vez hay más  evidencias de que el virus podría causar un daños permanentes en los pulmones, fatiga crónica o un daño continuo en el cerebro y aumentaría la posibilidad de que el paciente acabe contrayendo Alzheimer con el tiempo.  

"Alrededor del 30% de los pacientes que se recuperan del COVID-19 pueden quedarse con el tejido pulmonar dañado, en caso de que el coronavirus siga los patrones de enfermedades similares", apuntan desde NHS. En España se han recuperado 150.376 personas, por lo que podrían sufrir estos daños secundarios unos 45.112 ciudadanos. 

Leer más: Los rayos del sol podrían proteger contra el coronavirus, según un estudio

La doctora Hilary Floyd, directora de NHS, confesó en una entrevista al diario británico The Telegraph estar preocupada por la poca certeza que tienen de cuanto tiempo podrían durar las consecuencias en la salud tras a ver superado la enfermedad. "No sabemos si la generación que ahora tiene entre 50 y 60 años será mucho más frágil o tendrá un mayor riesgo de demencia en 20 años", comenta. 

Daños persistentes entre la población adulta

"Me sorprende cuantas personas sanas, de entre 40 y 50 años, están sufriendo fatigas y discapacidades mucho tiempo después de haber superado el virus", afirma la doctora. “Estas son personas que eran independientes, podían estar dirigiendo su propio negocio, yendo al gimnasio, nadando... Ahora están en un punto en el que no pueden levantarse de la cama", comenta. Estos datos están sorprendido a los profesionales de Reino Unido, ya que esperaban consecuencias entre la población más envejecida. 

Las estadísticas que maneja el instituto de salud son de 13.000 pacientes recuperados, de los cuales, uno de cada diez de los pacientes dados de alta tras superar la COVID-19 se ha quedado con una lesión cardiológica aguda. "En muchos casos, la fatiga y la disnea son tan graves que los pacientes solo pueden realizar tramos cortos de 10 minutos de actividad física y supervisada", comenta la doctora Floyd. 

Estos cambios en la salud también acarrean un impacto psicológico. Muchos pacientes están tratándose con terapeutas que les ayuden a aceptar sus nuevas condiciones. "Hay mucha ansiedad", afirma Floyd. 

Leer más: La OMS incluye la vacuna de IrsiCaixa y Grifols entre las candidatas a hacer frente al nuevo coronavirus

El profesor Peter Openshaw, que forma parte del nuevo  Grupo Asesor de Amenazas de Virus Respiratorios del Gobierno (Nervetag) confesó estar bastante alarmado por la cantidad de personas que necesitan un tratamiento de seguimiento después de haber sido hospitalizados. "Muchos están sufriendo efectos bastante prolongados, particularmente aquellos que tenían una enfermedad grave", afirma el profesor, que estima el periodo de un año para volver a estar completamente sano y que algunos nunca lo conseguirán. 

Daño cerebral 

La guía del NHS sugiere que uno de cada siete casos tratados por unidades de UCI podría quedar con daño cerebral permanente o a largo plazo. Entre los afectados, el 70% podría sufrir delirio, y en uno de cada cinco casos podría derivar en un  "deterioro cognitivo permanente", advierte el documento.  

El NHS asegura que se puede observar un daño leve en el funcionamiento del cerebro en aproximadamente una cuarta parte de los pacientes que han sufrido dificultad respiratoria aguda. Y advierte que esto a su vez puede aumentar el riesgo de enfermedades degenerativas como el Alzheimer.

Las instituciones sanitarias inglesas lanzarán dentro de un mes un programa de recuperación para todos los pacientes que hayan superado el COVID-19. A través de un sitio web se proporcionarán consejos para cualquier persona que tenga dificultades para recuperar su vida normal. El objetivo es realizar un seguimiento de los síntomas y contactar con aquellos que necesiten ayuda específica de rehabilitación. 

Y además