Pasar al contenido principal

Los pactos de Sánchez con sus nuevos socios: qué tendrá que ceder el Gobierno tras la investidura

Pablo Iglesias e Irene Montero en el Congreso durante la sesión de investidura
Pablo Iglesias e Irene Montero, emocionados tras la sesión de investidura que ha convertido a Pedro Sánchez en presidente del Gobierno. Reuters
  • El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha rubricado acuerdos con hasta 8 partidos políticos distintos para blindar su investidura este martes.
  • A cambio de los votos favorables, los socialistas han acordado más de 300 compromisos.
  • Además del evidente pacto con Unidas Podemos, Sánchez se ha comprometido a transferir competencias a Euskadi (PNV) y Galicia (BNG), además de adecuar la financiación autonómica (NC) y cambiar su discurso con respecto al contencioso en Cataluña (ERC).
  • Una vez se constituya el nuevo Gobierno, el siguiente paso será acordar el Consejo de Ministros que lleven a efecto las medidas pactadas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuatro años, tres investiduras, una moción de censura, dos socios de Gobierno distintos y más de 300 compromisos con otros partidos.

Este es el largo periplo que ha recorrido Pedro Sánchez hasta ser elegido, ya sí, presidente del Gobierno con el beneplácito del Congreso de los Diputados. Ahora, una vez lograda la tan ansiada mayoría parlamentaria, queda pendiente cumplir las promesas pactadas.

Pero no sólo con los electores, sino con sus nuevos aliados parlamentarios. Y no son pocos.

Leer más: 7 grandes diferencias en las propuestas económicas entre PSOE y Unidas Podemos de cara a su Gobierno de coalición

Unidas Podemos

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, y el de Podemos, Pablo Iglesias
El líder del PSOE, Pedro Sánchez, y el de Podemos, Pablo Iglesias Reuters

En pocas horas, Sánchez ha llegado a firmar casi 100 folios de acuerdos con 8 formaciones muy diversas para blindar la investidura. El más rápido, extenso y evidente: con Unidas Podemos.

El socio prioritario y camarada de Gobierno tardó menos de 48 horas en rubricar su preacuerdo con los socialistas tras elecciones generales. El documento, reafirmado hace menos de una semana, recoge el espíritu de los presupuestos y los acuerdos fallidos del pasado verano, pero con mayor sintonía entre las partes.

50 páginas y 193 desafíos señalados, entre ellos un golpe fiscal a las rentas más altas y frenar la burbuja del alquiler inmobiliario. 

Leer más: Qué medidas han pactado PSOE y Unidas Podemos para el nuevo Gobierno, ministerio a ministerio

El nuevo Gobierno PSOE-Unidas Podemos elevará el IRPF dos puntos para las rentas superiores a 130.000 euros y 4 puntos a las de 300.000. Las subidas, recogidas ya en los acuerdos de la pasada legislatura y eliminadas del programa socialista, también aliviarán el Impuesto de Sociedades para pequeñas y medianas empresas.

La esencia del programa —que puedes consultar aquí— supone una revisión completa de las últimas políticas de Mariano Rajoy en cuestiones de Trabajo y Vivienda, precisamente dos de las carteras que podrían caer en manos de Unidas Podemos.

Esquerra Republicana de Catalunya (ERC)

Adriana Lastra y Gabriel Rufián en las negociaciones para la investidura.
Adriana Lastra y Gabriel Rufián en las negociaciones para la investidura. Grupo Parlamentario Socialista

El acuerdo más discutido por los medios de comunicación ha sido también el que menos contenido tiene.

El pacto PSOE-ERC, largo y costoso para ambos, apenas superó el folio y medio para concretar "una mesa de negociación y acuerdo entre los gobiernos de España y Cataluña" y su posterior "consulta en Cataluña sobre los acuerdos a que lleguen". A cambio: una abstención táctica.

Leer más: El Consell Nacional de ERC ratifica el acuerdo con el PSOE, que permitirá al menos su abstención en la investidura de Sánchez

Los republicanos han arrancado al PSOE la confesión de que el conflicto catalán es "político" y no "civil", una concesión retórica pero de vital importancia para acercar posiciones en la judicialización del procés que mantiene preso al líder del partido, Oriol Junqueras.

Este último, aunque cautivo en la cárcel de Lledoners, ha sido de vital importancia para desencallar la investidura.

Condenado en octubre a 13 años de cárcel por el Tribunal Supremo por delitos de sedición y malversación, Junqueras ha sido reconocido recientemente como eurodiputado por el Parlamento Europeo, lo cual confronta a la cámara con el Tribunal Supremo en una causa aún por resolver.

Partido Nacionalista Vasco (PNV)

Pedro Sánchez firma su acuerdo con Andoni Ortuzar (PNV).
REUTERS/Susana Vera

A la hora de cerrar acuerdos existen partidos lentos, partidos rápidos, partidos sumisos y partidos duros de roer. Y luego están los maestros de la negociación.

El EAJ-PNV es de estos últimos, los más versados en sacar agua de las piedras, sean del color que sean. En este caso, los jeltzales han sacado al PSOE 12 medidas casi de manual: más competencias transferidas para el Gobierno Vasco —controlado por ellos—, más presupuestos y una interlocución privilegiada con el Estado.

Leer más: El PNV llega a un acuerdo con el PSOE y apoyará la investidura de Pedro Sánchez en enero

No formarán parte del Consejo de Ministros, claro, aunque en realidad no lo necesitan. El PNV, como ya ocurrió en mayo de 2018, vuelve a quitar y poner gobiernos a su antojo —Mariano Rajoy no dimitió hasta saber el voto de Andoni Ortuzar—, por acción o por omisión.

Ahora Moncloa, Ferraz y Sabin Etxea están más sincronizadas que nunca. Aunque el pacto PSOE-UP sea muy importante y ofrezca grandes titulares, el acuerdo PSOE-PNV es el verdaderamente decisivo para entender el alcance de las negociaciones de Gobierno.

Leer más: Consulta el acuerdo entre PSOE y PNV pinchando aquí

Como quien no quiere la cosa, y en menos de folio y medio, los vascos se mojan en el contencioso de Cataluña, también en Navarra (punto 3), deciden el Gobierno en Madrid y promocionan la representación internacional de Euskadi (punto 11).

Cuatro comunidades (y un Estado) bajo la firma de un partido regionalista. Nunca alguien tan pequeño había mandado tanto, nunca tanto se dijo en tan poco.

Acuerdos en Galicia, Teruel y Canarias

Néstor Rego, diputado del BNG por A Coruña.
Néstor Rego, diputado del BNG por A Coruña. BNG

Pero, a efectos puramente tácticos, la clave de la investidura ha recaído en los llamados 'partidos pequeños' —aquellos con baja representación—.

Es el caso del BNG (Galicia), Nueva Canarias (CC-NC) y Teruel Existe, con un escaño cada uno. Los tres partidos, aunque discretos en representación, se han vuelto indispensables para formar Gobierno, pero sus votos no han sido gratisCada uno ha tenido su precio.

En el caso del BNG, el diputado Néstor Rego ha arrancado al PSOE la transferencia de la AP-9 —y su bonificación para recurrentes—, la modernización de la red ferroviaria gallega, la reindustrialización y el compromiso de que las modificaciones de estructura territorial den a Galicia el mismo estatus político que a Cataluña y Euskadi.

Leer más: Así han sido los 8 meses de Sánchez como presidente en funciones, el segundo periodo de interinidad más largo de la democracia

El caso de Nueva Canarias (NC) es peculiar. Forma parte frente electoral con Coalición Canaria, que finalmente votó en contra, pero son dos partidos distintos. El diputado de NC, Pedro Quevedo, se ha desmarcado de la coalición para votar sí a cambio de una distribución equilibrada de la financiación autonómica y la modificación la ley de estabilidad.

Finalmente el diputado de Teruel Existe, Tomás Guitarte, también ha sido clave para sacar adelante el Gobierno. La agrupación ciudadana ha firmado 21 necesidades urgentes de la España vaciada con hasta ocho tramos precisos de redes viarias, corredores ferroviarios, mejoras en la banda ancha y otras para el medio rural.

Y además