Pasar al contenido principal

Los padres pasan más tiempo que nunca con sus hijos, y eso no es bueno para su futuro

Escena de una película de Disney.
YouTube/Disney Pixar

Que no te engañe la gente que opina que los padres están perdiendo el contacto con sus hijos.

La verdad es que seguramente estén más enterados de todo lo que les ocurre a sus hijos de lo que lo han estado en la última década, y eso puede no ser bueno.

Un ambicioso estudio de la Universidad de California ha descubierto que las madres de hoy pasan el doble de tiempo con sus hijos de lo que lo hacían hace 50 años. En el caso de los padres, la cifra sube a cuatro veces más.

En 1965, madres y padres empleaban una media de 54 minutos y 16 minutos con sus hijos al día, mientras que la media ahora mismo es de 123 minutos y 59 minutos respectivamente.

A priori, puede parecer una tendencia esperanzadora. Después de todo, diversas investigaciones han demostrado una y otra vez que los padres juegan un rol importantísimo a la hora de modelar el futuro de sus hijos. Si tuvieras que construir a una persona exitosa desde cero, una de las primeras cosas que haría es darle un par de padres atentos.

No obstante, Julio Lythcott-Haims, decana de Stanford y ahora de "Cómo criar a un adulto: líbrate de la sobreprotección parental y prepara a tus hijos para el éxito" tiene muchas dudas sobre si los padres de hoy le están haciendo un favor a sus hijos pasando tanto tiempo con ellos.

En su caso cita su experiencia personal y la estadística que dice que los niños criados por los llamados "padres helicóptero" son más propensos a tomar medicación para la ansiedad y la depresión, además de utilizar más calmantes cuando llegan a la universidad.

Lythcott-Haims se pregunta si los "padres helicóptero" consiguen que sus hijos se sientan queridos.

"Los padres pueden estar en la banda mientras juega al fútbol, llevándoles en coche a todas partes o acompañándoles mientras hacen los deberes, pero eso no hace que se sientan más queridos".

En este rol, el padre es más el chófer o el supervisor, la relación no es realmente íntima.

La decadencia de los vecindarios también puede estar jugando un papel en esta tendencia. Cada vez se gasta menos tiempo con la comunidad y más con los amigos cercanos o la familia. Otro estudio sugiere que algunos niños pasan menos tiempo fuera de casa que algunos prisioneros.

"Cada vez hay menos niños jugando en la calle, y esta conciencia colectiva de que todos cuidan de todos está decayendo" opina. "Lo que no queda es esta sensación para los padres de que es hora de que mira por hijo, mientras que hace unas décadas era tarea de todos miras por nuestros hijos".

En el último estudio, la UC Irvine descubrió que mucho del tiempo que pasan los padres con sus hijos se emplea en preparar comida, hacer los deberes, ducharlos o prepararlos para ir a la cama. Para llegar a esta conclusión se analizó una ingente cantidad de datos procedente de diarios de padres de entre 18 y 65 años con al menos un hijo de 13. Desde 1965 a 2012, más de 122.000 padres han participado.

Leer más: El problema de los niños y el uso de los móviles no es el cuánto, es el cómo

Lythcott-Haims entiende que pasar más tiempo con nuestros hijos es positivo. Significa que la familia se está repartiendo las tareas, sobre todo ahora que más madres trabajan y los padres pasan más tiempo en casa".

Lythcott-Haims recomienda a los padres tomar una postura algo autoritaria con sus hijos. No deben ser autoritarios porque sí, pero tampoco deben ser sus amigos.

Supuestamente, deben llegar al equilibrio entre ambas cosas, así podrían crear vínculos amorosos. Así es como los niños se vuelven miembros plenos de la sociedad, capaces de organizar citas o manejar sus propias finanzas sin tener que llamar a mamá y papá cada cinco minutos.

Puede que no sea particularmente fácil, pero está claro que para criar hijos independientes, los padres no pueden estar permanentemente a su alrededor.

Te puede interesar