Pasar al contenido principal

La paga a los niños es una forma de que aprendan a gestionar su dinero: varios expertos explican cómo hacerlo

Dar la paga a los niños
Unsplash
  • La paga a los niños es una buena herramienta para que se familiaricen con la gestión del dinero.
  • Para aprender a manejar dinero, necesitan tener su propio dinero y aprender a cometer errores.
  • Entre los 6 y los 7 años es una buena edad para empezar a dar la paga. 
  • Conviene decirles a los niños qué cosas dejarás de pagarles ahora que tienen su dinero.
  • La cantidad de la paga debería ser suficiente para que cumplan sus objetivos y ahorren.
  • Si dudas entre dos cantidades, los expertos recomiendan escoger la más baja.
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Hay ciertas preguntas que todo padre termina haciéndose tarde o temprano. Una de ellas es la paga de los niños. Cuándo y cuánto son las dudas más habituales, pero antes de llegar a ese punto los expertos recomiendan plantearse también el cómo y el por qué.

Y es que la paga es el primer contacto real que un niño tendrá con la gestión financiera de su propio dinero. Por eso mismo no parece la mejor idea empezar a dársela sin haber pensado antes cuál es tu objetivo y cómo lo vas a hacer.

Amalia Guerrero, autora del libro Finanzas y niños, considera explica que “si queremos enseñar a los niños a gestionar dinero, deben tener unos ingresos que administrar” y la paga es la fórmula más habitual para hacerlo. Como también recalca Juana León, fundadora de Aprender Cuenta, igual que no enseñarías a un niño a montar en bicicleta sin bici, tampoco lo harías a manejar su dinero sin una paga.

Incluso quienes no son partidarios de una paga al uso coinciden en que para aprender a gestionar sus finanzas, los niños necesitan tener su propio dinero, con el que aprender de sus errores. La clave está en cómo darles ese dinero y qué deben hacer para ganárselo.

Leer más: El secreto para que los niños aprendan a ahorrar de por vida

En este sentido, Luis Pita, autor de Ten peor coche que tu vecino, descubre que todavía no le da la paga a su hijo mayor que 9 años y que no lo hará “hasta que no se lo gane”. Para el creador de la web Preahorro, es importante que los niños aprendan que “en el mundo de los adultos no van a tener una paga porque sí. El dinero no les cae del cielo y deben saberlo”.

Para Laura Mascaró, experta en educación financiera, uno de los errores más habituales es “dar la paga a cambio de tareas” como fórmula para que aprendan que el dinero hay que ganárselo. El problema de esta fórmula es que puede tener consecuencias el día que ya no tengan ese incentivo para seguir ayudando en casa. Lo que sí tiene claro la experta es que “dar la paga a cambio de nada y sin condiciones no sirve de mucho como aprendizaje”.

La solución de Luis Pita en este punto es no darles la paga, sino pagarles cuando hagan algo especial, como cortar el césped de los abuelos o una tarea que se salga de lo habitual. “La otra parte de mi estrategia es enseñarle a ganar dinero, no esperar a los 25 años, sino ofrecerle herramientas que fomenten el emprendimiento”.

Leer más: Enseñar a tus hijos a donar dinero es una de las lecciones más importantes que pueden aprender, según una psicóloga

Cuándo empezar con la paga y con cuánto

¿Existe una edad a la que ya hay que empezar a darles paga? Los cuatro expertos coinciden en que no. Cada niño tiene su propio ritmo de crecimiento y madurez, que es la clave para que puedan gestionar su dinero de forma eficaz y aprender de la experiencia. Dárselo antes puede resultar directamente contraproducente

Laura Mascaró habla de un proceso de pre-aprendizaje con “algunas acciones y conversaciones en torno al dinero, el consumo y el ahorro”. A modo de ejemplo, “cuando mi hijo mayor tenía entre 2 y 4 años íbamos mucho a tiendas a ver qué había. Elegía las cosas que le gustaban y las anotaba en cuaderno o le hacía fotos. De vez en cuando revisábamos esa lista y él mismo se daba cuenta de que había cosas que habían dejado de interesarle”, indica.

Ahí es cuando la experta aprovechaba para hacer la siguiente reflexión: “si lo hubiéramos comprado, ahora tendrías un juguete que ni te gusta y tendrías x euros menos”. Así es como se puede enseñar la base del consumo responsable.

Lógicamente, cada niño es un mundo. Sin embargo, según la experiencia de Amalia Guerrero, que también gestiona el blog  finanzascasa.com, apunta que “una buena edad para comenzar es a partir de los 6 o 7 años. A esta edad ya ha venido el ratoncito Pérez, han aprendido a sumar y restar en el cole…”. En definitiva, que ya cuenta con ciertas herramientas que le ayudarán a entender mejor a gestionar ese dinero que recibe.

Para empezar, las tres expertas coinciden en que es mejor que la paga sea semanal. La razón es que, hasta determinadas edades, los niños se manejan mejor con periodos de tiempo cortos y con objetivos de ahorro a corto plazo. En otras palabras, son más conscientes de que cómo funciona la gestión del dinero si no pasa tanto tiempo entre que lo reciben cada vez.

Leer más: Esta es la única cosa que tienes que enseñarle a tus hijos si quieres que tengan éxito en las finanzas, según la ciencia

En este punto, Laura Mascaró también le dio a su hijo “la lista de cosas que yo dejaría de pagar. Así él sabía exactamente para qué era ese dinero, no era simplemente un dinero extra para dilapidar en chuches o videojuegos”.

¿Y la cuantía? ¿Qué dinero hay que dar de paga a los niños? “Hasta los 10 años le daría una cantidad simbólica acompañada de una lista de gastos que a partir de ahora va a asumir el niño”, refrenda Amalia Guerrero. Bajo su punto de vista es importante “ajustar esta cantidad con los gastos que paga él y que siempre le quede una parte para ahorrar”.

En caso de duda sobre cuánta paga dar al niño, Amalia Guerrero siempre recomienda “escoger la cantidad más baja” porque siempre es más fácil subirle la paga que reducirla y “porque si andan un poco justo de dinero, pueden animarse a idear formas para obtener más”.

Finanzas para niños más allá de la paga

La paga es la principal herramienta para que los niños aprendan a gestionar sus finanzas, pero no la única. Todos los expertos destacan la importancia de ser un buen ejemplo para los niños. No hace falta compartir con ellos tu presupuesto, pero “no puedes decirle que no se puede comprar siempre lo que quiera y tú hacerlo con tus caprichos”, indica Luis Pita.

“Si los niños ven que hacemos un buen uso del dinero, ellos también lo harán. Podemos utilizar situaciones de la vida diaria como comprar una entrada del cine o ir al supermercado para hablarles sobre finanzas personales”, comenta Amalia Guerrero.

También los videojuegos pueden ayudar, descubre Laura Mascaró. En concreto, “los juegos con compras internas en los que tienes que decidir si te compras este dragón ahora o mejor sigues jugando y la semana que viene te compras un dragón mejor. O esos juegos en los que, a medida que avanzas, vas creando un pequeño imperio. Mi hijo pequeño, por ejemplo, ya tiene una flota de 3 autobuses con 2 conductores contratados (el tercer conductor es él). Ha tenido que tomar muchas decisiones para llegar hasta aquí. ¡Y solo tiene 4 años!”.

Al final, se trata de que los niños se familiaricen con la gestión de recursos de forma teórica y práctica. Con la paga aprenden a hacerlo y también a cometer errores. “y yo prefiero que se equivoquen a los 7 años con 20 euros que a los 20 años con un sueldo de 1.000 euros o con una hipoteca” sentencia Laura Mascaró.

¡>

Y además