Pasar al contenido principal

El Gobierno vasco compra viviendas al "banco malo" para reflotar el alquiler social, y podría no ser la única autonomía en hacerlo

Un cartel de promoción de pisos de la Sareb
Reuters
  • El Gobierno vasco compra 9 viviendas a la Sareb, el conocido como "banco malo" que atesora los activos inmobiliarios tóxicos con los que se hizo el Estado con el rescate a la banca y otros traspasados por las entidades bancarias.
  • Esta compra forma parte de una operación para reflotar el alquiler social en la comunidad, por la que se han adquirido un total de 506 pisos a la sociedad pública vasca de vivienda y a promotores privados para destinarlos a engrosar el parque público de alquiler.
  • El Ejecutivo autonómico gallego estaría negociando una compra similar a la Sareb, según El País, mientras que Castilla y León anunció en diciembre que intentaría comprar 28 inmuebles al "banco malo".
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La reconversión en vivienda social de los activos inmobiliarios tóxicos que se acumularon durante la burbuja inmobiliaria, una reclamación de los colectivos contra la especulación urbanística y la exclusión habitacional, ha comenzado a activarse, aunque por el momento sea a cuentagotas.

Así, el Gobierno vasco acaba de anunciar que comprará 9 viviendas a la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), más conocida como el "banco malo". Ese apelativo proviene del hecho de que esta sociedad público-privada es la que se hizo con los activos tóxicos que asumió el Estado al nacionalizar, resolver o reestructurar las entidades financieras en problemas durante el rescate al sector en 2012.

Leer más: De Berlín a Oregón: qué ciudades están limitando la subida de los precios del alquiler

Esta compra es la primera de una autonomía a la Sareb y forma parte de una operación para reflotar el alquiler social en la comunidad, por la que se han adquirido más de 500 pisos a la sociedad pública vasca de vivienda Visesa, a promotores privados y al banco malo para destinarlos al parque público de alquiler. La Sareb es la que menos viviendas aporta a esta ronda de compras, dado que la sociedad solo contaba con 10 pisos en esta comunidad, según señala El País

En total, el Gobierno vasco se gastará 50,14 millones de euros en hacerse con 506 viviendas en San Sebastián, Getxo, Santurtzi, Ortuella, Sestao, Amorebieta, Legutio, Bermeo y Arrasate, según Gasteiz Berri. Esos pisos, junto con los más de 900 que asumió 2019 mediante 2 programas de movilización de viviendas deshabitadas, elevan el número de pisos del parque de vivienda pública vasca por encima de los 7.800 domicilios.

Sin embargo, la comunidad vasca no es la única que se plantea realizar una compra similar. El Gobierno gallego estaría negociando con el banco malo la compra de los 50 pisos que gestiona la Sareb en esa autonomía, como avanza El País, que alude a fuentes del banco malo para asegurar que está negociando con varias comunidades autónomas.

Leer más: Estos son los 23 países con mayor riesgo de sufrir una nueva burbuja inmobiliaria... y España es uno de ellos

De hecho, el Gobierno de Castilla y León ya adelantó el mes pasado que su consejería de Fomento se estaba planteando comprar 28 viviendas a la Sareb para ampliar su parque público de alquiler. Esos pisos están situados en la provincia de Valladolid, con 16 de ellos en la capital provincial y el resto repartidos en localidades cercanas como Laguna de Duero, Cigales, Arroyo de la Encomienda, Villabáñez, Tudela de Duero y Valdenebro, según El Día de Valladolid.

Estas compras autonómicas son un primer paso para reactivar la venta de activos tóxicos de la Sareb. El banco malo ha conseguido desprenderse desde 2012 hasta diciembre de 2019 del 33,8% de los activos que atesoraba, tras recaudar 17.145 millones de euros a través de ventas y mantener en cartera otros 33.636 millones de euros en bienes inmobiliarios y financieros, según El Salto.

Y además