Pasar al contenido principal

País Vasco, Madrid y Cataluña se juegan casi 14 millones de euros en la guerra comercial con EEUU

Estibador contenedores para exportaciones
Getty Images

La guerra comercial que Donald Trump inició el pasado mayo contra el acero y el aluminio de la Unión Europea podría tener importantes consecuencias para la mayoría de las economías del continente, si bien en el caso de España tendrá una incidencia menor, debido a su escasa dependencia, en estos productos, de las exportaciones a EE.UU.

Teniendo en cuenta la balanza comercial de la Cámara de Comercio, España exportó en 2017 alrededor de 90,9 millones de euros entre acero y aluminio a EE.UU., por lo que el arancel del 25% y del 15%, respectivamente, podría costarle a nuestro país en torno a 22 millones de euros al año.

Leer más: España, el único país de la UE que mantiene sus perspectivas de crecimiento a pesar de la guerra comercial, según el FMI

La cantidad, que representa aproximadamente un 0,0020% del PIB de España ─que asciende a unos 1,05 billones de euros─, apenas tendrá incidencia en nuestra economía, si bien las consecuencias colaterales ─como una disminución en el intercambio comercial con China o en sus inversiones─ sí podrían suponer un problema añadido.

Por el momento, el FMI ha mantenido esta semana las previsiones de crecimiento comercial de España, siendo el único país de la UE que no las ve rebajadas por culpa de la guerra comercial. De hecho, el crecimiento será mayor que el de Alemania, Francia o Reino Unido, situándose en un 2,8% de cara a 2018 y en un 2,2% para 2019.

País Vasco será la comunidad más afectada

Basándonos en los datos de exportaciones de 2017, País Vasco sería la comunidad autónoma más afectada por los aranceles impuestos desde EE.UU., ya que en el último año exportó acero y aluminio al país norteamericano por valor de 30,9 millones de euros, lo que supondría un gasto extra de 7,74 millones de euros.

Algo alejadas, Madrid y Cataluña serían las otras dos comunidades más perjudicadas, con 3,39 millones de euros y unos 2,71 millones, respectivamente.

 

 

 

En el otro extremo, las comunidades que menos van a notar la guerra comercial serían la Región de Murcia, que perdería unos 18.750 euros; Baleares, que tendría que abonar unos 1.425 euros para mantener sus exportaciones de 2017; y Canarias, que debería abonar 1.262 euros por los 5.050 euros que acumuló en exportaciones a EE.UU. el año pasado.

Por provincias, Vizcaya es a la que más podrían afectar los aranceles, pudiendo llegar a perder hasta 7,26 millones de euros. Por el contrario, Huesca sólo perdería unos 37,5 euros, ya que su volumen de exportaciones a EE.UU. en 2017 fue de 150.

La guerra comercial tampoco afectará al crecimiento del PIB

Unas cantidades que hacen pensar que a España no le costará encontrar nuevos socios comerciales para exportar el acero y el aluminio que se produce en nuestro país, en el caso de que se pretenda evitar venderlo a EE.UU.

Más aún cuando, en mitad del conflicto comercial con el país norteamericano, la UE ha anunciado este mismo martes una alianza comercial con Japón para dar salida al exceso de producción del continente.

Leer más: BBVA pronostica que la tasa de paro bajará al 13% en 2019 y se creará casi un millón de empleos

Además, los intentos de China por sumarse a una alianza con la UE contra EE.UU. en la contienda comercial abren nuevas vías para ampliar las exportaciones de acero y aluminio al país asiático.

En este sentido, el último informe de BBVA Research, publicado este martes, también mantiene el crecimiento del PIB de España de cara a 2018 y 2019, en un 2,9% y un 2,5%, respectivamente. Unos datos que minimizan los posibles efectos de la guerra comercial en nuestro país.

Medidas de protección a la siderurgia por parte de la UE

Por otra parte, y para impedir que el mercado siderúrgico europeo se vea afectado por la guerra comercial, la Comisión Europea ha decidido imponer "medidas de salvaguardia para productos siderúrgicos, incluidos tubos y alambres, que tienen por objetivo garantizar la continuidad de suministro en el mercado europeo y evitar una avalancha injustificada de importaciones que desequilibren el mercado de productos siderúrgicos", tal y como explica la Unión de Empresas Siderúrgicas (UNESID).

A través de un comunicado difundido este jueves, la asociación asegura que apoya "las medidas de salvaguardia para la siderurgia europea publicadas por la Comisión Europea para evitar una avalancha de importaciones".

"Las medidas pretenden evitar que se produzcan desviaciones de tráficos comerciales como consecuencia de la decisión norteamericana de cerrar su mercado a las importaciones procedentes de casi todo el mundo", argumenta.

Por eso, Unesid considera que "la decisión de la Comisión permite el mantenimiento sin arancel del flujo de importaciones promedio de los últimos 3 años. En el caso de que se superen las cuotas asignadas, se impone un arancel del 25% que estará en vigor, con carácter provisional, por un periodo máximo de 200 días".

Te puede interesar