Pasar al contenido principal

La pandemia del coronavirus ha hecho más necesaria que nunca una semana laboral de 4 días: por qué es el momento según las empresas que la han implantado

Jornada laboral de 4 días

  • La pandemia ha puesto de manifiesto que adoptar la semana laboral de cuatro días es necesario, asegura a Business Insider el emprendedor y excandidato demócrata a las elecciones presidenciales estadounidenses Andrew Yang.
  • Gobernantes como la primera ministra neozelandesa Jacinda Ardern ya han apelado a que las empresas implanten semanas de cuatro días para impulsar la recuperación postpandemia.
  • El empresario neozelandés Andrew Barnes, fundador de una plataforma global por la semana de 4 días, asegura que con esta medida "caen los niveles de estrés" y mejoran "la creatividad y la cohesión de grupo".
  • Una semana laboral de cuatro días no tiene por qué suponer fines de semana largos de tres días, sino que algunas empresas optan por declarar el miércoles día libre para que el lunes el retorno al trabajo no sea tan traumático.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

La pandemia del coronavirus, que ha forzado confinamientos en casi todos los países, ha impulsado el teletrabajo hasta niveles insospechados y ha provocado que muchas empresas se replanteen si todos sus empleados regresarán a las oficinas y cómo lo harán, una reflexión que ha abierto la veda sobre si se debe aplicar una semana laboral de cuatro días.

El emprendedor y excandidato demócrata a la nominación para las elecciones presidenciales de Estados Unidos Andrew Yang ha sido uno de los que ha dejado caer durante estos meses la idea de que una semana de cuatro días puede ser deseable. "Los estudios muestran que podemos ser igual de productivos, permitiría crear más empleos y mejorar la salud mental", señaló en mayo a propósito de un estudio de The Washington Post que relacionaba una semana reducida con mejores indicadores de productividad.

Yang considera que esta jornada laboral reducida es más necesaria que nunca. "Nos ayudaría a salir de esta rueda de hámster en la que estamos ahora mismo, una especie de carrera contra el reloj al servicio de esta gigante máquina de eficiencia del capital. Esta carrera nos está volviendo locos", aseguró a Business Insider en una entrevista.

La idea está calando entre los trabajadores estadounidenses: el 82% de los empleados del país se mostró favorable a una semana más corta, aunque esto suponga jornadas de trabajo más prolongadas, según un estudio de The Harris Poll.

Jacinda Ardern en octubre de 2017 [RE]
Jacinda Ardern en octubre de 2017 Hagen Hopkins/Getty

También ha calado en algunos dirigentes políticos: la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, pidió a los empresarios en mayo que se plantearan poner en marcha esta jornada reducida para ayudar a la recuperación de la economía del país con el objetivo de que sus habitantes dedicaran ese nuevo día de asueto a viajes domésticos y reactivar así su tejido turístico.

La jornada de cuatro días también ha sido vinculada por varios medios a la primera ministra finlandesa, Sanna Marin. Sin embargo, en su caso, ella se mostró favorable a esta iniciativa cuando era ministra de Transportes, hace un año, y en principio esta iniciativa no forma parte de las prioridades de su Gobierno, según confirmó el Ejecutivo del país escandinavo en su cuenta oficial de Twitter.

Un empresario que puso en marcha la jornada de 4 días en 2018 destaca que bajaron los niveles de estrés, mejoró la creatividad y la cohesión de grupo

chica estresada

Getty Images

Andrew Barnes, consejero delegado de la empresa de asesoramiento financiero a particulares Perpetual Guardian, implantó la jornada de cuatro días en su compañía en 2018, y aseguró a Business Insider que los resultados han sido una plantilla con "menores niveles de estrés", "mayor creatividad" y "mejor cohesión de grupo".

Microsoft hizo una prueba durante el mes de agosto de 2019 cerrando su filial en Japón durante los viernes de agosto, una medida que provocó un incremento de productividad del 40% respecto al mismo mes del año anterior.

"Todos los elementos que hacen tu negocio más exitoso mejoran utilizando esta estrategia. En realidad, si quieres tener un negocio exitoso, no ponerla en marcha es verdaderamente tu mayor problema", afirmó Barnes.

Un fin de semana de tres días no es siempre la mejor opción para organizar una semana laboral más corta

Repartidor Uber Eats
Un repartidor de Uber Eats en Portugal. Horacio Villalobos/Corbis via Getty Images

Este empresario neozelandés, que ha escrito un libro sobre su experiencia y es el fundador de una plataforma que promueve la semana laboral de 4 días, explicó que no siempre la mejor opción para organizar esta semana laboral más corta es un fin de semana de tres días.

"En nuestra empresa, algunas personas se toman un día libre, otras toman dos medios días, otros trabajan cinco días, pero en una jornada más comprimida. De manera que de lo que hablamos es de una jornada semanal reducida. No todo el mundo prefiere un fin de semana de tres días, de hecho, para mucha gente, lo último que quieren es un fin de semana de tres días", argumentó.

Empresas asesoradas por Barnes, como la compañía de software Monogram, probaron primero declarando el viernes como día libre, pero después descubrieron que no era la mejor opción. "Aprendimos pronto que no era ideal para la productividad porque un fin de semana de tres días es mucho tiempo lejos del trabajo, lo que hace que el lunes sea más duro retomar al ritmo", relató a Business Insider uno de sus cofundadores, Robert Yuen.

En su caso, la decisión final fue declarar los miércoles como jornada libre, de manera que separaban dos tramos de dos días laborables, además de reducir la jornada de sus empleados a 32 horas semanales.

No todos los sectores pueden aplicar una jornada semanal de 4 días 

No obstante, Yuen admitó a Business Insider que este tipo de medidas no sirven para todos los sectores: "Por ejemplo, si estás en uno en el que el salario es por horas y, de repente, pierdes ocho horas a la semana. Entiendo que esas industrias tendrán problemas para implementar una jornada semanal de cuatro días. Creo que hay que ir caso por caso para ver si este tipo de trabajo funciona".

Charlotte Lockhart, cofundadora junto a Andrew Barnes del movimiento 4 Day Week Global, considera que las empresas deben tener en cuenta que "toman prestadas a las personas de sus vidas" y, por lo tanto, deben intentar adaptar las jornadas a las condiciones de vida de cada trabajador.

"Hemos aprendido que cada persona necesita un estilo diferente de días libres, por lo que tenemos que crear un estilo de vida que les permita trabajar de forma productiva y tener tiempo libre, porque nuestra capacidad para trabajar desde casa o desde otro lugar no es siempre uniforme", apuntó a Business Insider.

 

 

 

Y además