Pasar al contenido principal

La pandemia de coronavirus podría durar 2 años y no estará controlada hasta que se hayan inmunizado dos tercios de la población mundial, según advierte un reciente estudio

Un hombre pasea por delante de la Puerta de Alcalá en medio del confinamiento por el coronavirus
REUTERS/Sergio Perez

El final definitivo del COVID-19 puede estar todavía muy lejos. Según un estudio publicado por el Centro de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota (Estados Unidos), la pandemia tardaría hasta 2 años en desaparecer del todo, y no estaría verdaderamente controlada hasta que 2 tercios de la población mundial se hayan infectado y desarrollen anticuerpos.

De acuerdo con el informe, los contagiados tienen una alta capacidad de transmitir el virus aún cuando no han desarrollado los primeros síntomas. De este modo, la propagación es muy rápida, y mucho más difícil de controlar que la de la gripe común y otras enfermedades respiratorias.

Los autores de este estudio hacen hincapié en que la pandemia no ha terminado. Aunque muchos de los países afectados ya empiezan a abrir empresas y a permitir el contacto social, el COVID-19 seguirá golpeando en diferentes olas hasta el año 2022, por lo que pueden seguir siendo necesarias las medidas de confinamiento.

Leer más: Adolfo García Sastre, el microbiólogo burgalés que investiga la vacuna contra el coronavirus entre Nueva York y Madrid: "No se puede apostar solo por una o dos vacunas"

"La población debe estar preparada para posibles repuntes de la enfermedad de forma periódica durante los próximos 2 años", advierte la investigación, que también pide a los gobiernos de cada país que insistan en este concepto para que la ciudadanía pueda asumirlo y actuar de forma responsable.

Otro camino para llegar a la inmunidad colectiva es el desarrollo de una vacuna que sea obligatoria para toda la población, no solo para las personas de riesgo, ya que la alta capacidad de contagio del COVID-19 termina provocando la saturación de hospitales y deja en colapso al sistema sanitario, tal y como se ha demostrado en países como España o Italia.

Aunque las principales empresas farmacéuticas de todo el mundo se han sumado a esta carrera, la realidad dictamina que el proceso de desarrollo y fabricación de una vacuna oscila entre los 12 y los 18 meses. Por lo tanto, la población no estaría inmunizada sin riesgos al menos hasta el año 2021, si es que no surgen obstáculos en la investigación y las primeras vacunas demuestran eficacia.

Mientras tanto, el COVID-19 seguirá apareciendo en distintas oleadas, y la inmunidad colectiva se produciría tras la infección y la recuperación de millones de enfermos, algo que supone un riesgo enorme para la población más vulnerable.

Existe otro peligro: tampoco se sabe con exactitud cuánto tiempo dura la inmunidad del COVID-19 en el organismo humano. Aunque otros coronavirus, como es el caso del SARS, han aportado una inmunidad de hasta 2 y 3 años a los pacientes recuperados.

Fire Stick

Amazon Fire TV Stick

Conecta el Amazon Fire TV Stick a tu TV y empieza a ver contenido en streaming en cuestión de minutos.  Con el mando por voz Alexa, no tienes más que pulsar un botón y pedirle que busque tus películas y episodios de series favoritos, deportes, noticias, música, etc.

Y además