La pandemia ha puesto en marcha la imparable fuerza de la nube y Amazon, Microsoft y Google no hacen más que aumentar su poder

Satya Nadella, CEO de Microsoft; Jeff Bezos, CEO de Amazon, y Sundar Pichai, CEO de Google.
Satya Nadella, CEO de Microsoft; Jeff Bezos, CEO de Amazon, y Sundar Pichai, CEO de Google.

Lucas Jackson/Reuters, Charles Krupa/AP, Denis Balibouse/Reuters

  • Amazon, Microsoft y Google han anunciado esta semana buenos resultados gracias al crecimiento de la nube.
  • Los analistas creen que este crecimiento continuará incluso cuando la sociedad vuelva a la normalidad, reforzando así su poder.
  • Microsoft comunicó grandes beneficios, impulsados por la nube, que prácticamente no movieron un ápice el valor de sus acciones.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Microsoft, Google y Amazon presentaron la semana pasada unos beneficios muy elevados, en gran parte gracias al fuerte crecimiento de la nube

La pandemia ha situado en primer plano la modernización tecnológica, obligando a las empresas a priorizar el paso a la nube, y los analistas creen que el impulso de esa transformación digital es imparable. Los acontecimientos del último año no han hecho más que aumentar el atractivo de la computación en la nube, dejando más claro que nunca a las empresas que invertir ahora puede reportarles beneficios más adelante, haya o no una pandemia que presione a sus negocios.

Además, esta dinámica refuerza el poder de Amazon Web Services, Microsoft Azure y Google Cloud, así como de otros pesos pesados de la nube como Zoom y Salesforce, que funcionan al menos parcialmente en la nube de Amazon. Son los pocos que pueden ofrecer la cantidad adecuada de potencia informática, al precio adecuado, para satisfacer las necesidades del momento.

"El crecimiento de los tres grandes -Microsoft, AWS y Google- ha sido impresionante", afirma Dan Ives, director gerente de Wedbush Securities, a Business Insider. "Creo que esta temporada de resultados ha puesto un importante signo de exclamación en el tipo de crecimiento que está experimentando la computación en nube".

Por qué España se está convirtiendo en el 'hub' europeo de los centros de datos: Google, Amazon y Microsoft apuestan por la península

Y cree que no hay vuelta atrás: "Es un error pensar que, con la disminución del trabajo desde casa y, por otro lado, de la pandemia, la computación en nube vaya a caer en picado. Creo que será exactamente lo contrario".

Así que la cuestión ahora no es tanto si la nube sigue creciendo o no, sino cómo los proveedores como Amazon, Microsoft y Google pueden mantener el ritmo. Ives y otros analistas estarán atentos a tendencias como la nube híbrida, que combina plataformas en la nube con centros de datos y servidores privados, y a las ofertas específicas del sector, donde las empresas venden herramientas específicas para la sanidad o las telecomunicaciones. 2021 será el año de la nube vertical, explica la analista Maribel López a Business Insider, porque "todo lo básico está hecho".

Amazon es el líder de la nube, pero Google y Microsoft han mostrado un fuerte crecimiento

Amazon sigue liderando la nube en términos de cuota de mercado, pero cada una de las tres grandes empresas registró cifras sólidas en sus respectivas presentaciones de resultados del primer trimestre:

Google Cloud anunció unos ingresos de 4.000 millones de dólares en el primer trimestre, un 46% más que en el mismo periodo anterior. Microsoft informó de que Azure creció un 50% respecto al año anterior, aunque no distingue las cifras de ingresos, sino que las incluye en su segmento de nube inteligente, que incluye una amplia gama de productos y generó 15.100 millones de dólares de ingresos, un 23% más que el año anterior por estas fechas. Amazon comunicó que su división de la nube, AWS, generó 13.500 millones de dólares el pasado trimestre, un 32% más que el año anterior.

En particular, las nubes de Google y Microsoft crecieron a un ritmo similar, pero Microsoft opera a mayor escala, lo que demuestra que "el crecimiento a escala de Microsoft es insuperable", escribe en una nota Alex Zukin, analista de Wolfe Research.

Las acciones de Google subieron hasta un 5%, las de Amazon experimentaron una subida de casi el 2% y las de Microsoft bajaron un 3,5% tras la publicación de los resultados, a pesar de superar las expectativas de Wall Street.

Ives señala que las acciones "no reaccionaron como se esperaba", porque los gigantes de la nube "casi se han convertido en víctimas de su propio éxito porque las cifras de crecimiento son muy fuertes".

Santander es el líder de los grandes bancos europeos en el salto a la nube: más del 60% de su infraestructura ya ha migrado y esperan alcanzar el 100% en 2023

Esa "ley de los grandes números" es particularmente aplicable a Amazon, que señaló que su "crecimiento absoluto en dólares" demuestra la continua fortaleza de su negocio en la nube.

Ese crecimiento también ha llevado a la consolidación del sector de la nube, que parece estar depositando más poder en las manos de los más grandes con acuerdos como la compra de la empresa de comunicaciones de inteligencia artificial Nuance por parte de Microsoft, por 19.700 millones de dólares, y la compra de la aplicación de mensajería Slack por parte de Salesforce. Y después de que la salida a bolsa del rival de AWS, DigitalOcean, no cumpliera las expectativas, se planteó la cuestión de si Wall Street tiene fe en la capacidad de un novato para competir de frente con una bestia de la nube.

Así que, aunque estas señales podrían indicar que el liderazgo de las tres grandes es intocable, Ives dice que la nube es en realidad tan fuerte que hay espacio para que otros capturen segmentos del mercado, especialmente en la nube híbrida.

"Ninguno de los proveedores va a superar a Microsoft y Amazon, pero creo que habla muy bien de la nube híbrida y de lo que estamos viendo el hecho de que va a haber muchos ganadores de la nube", afirma, destacando a Google Cloud y al antiguo gigante IBM, que está empujando con fuerza en el ámbito híbrido.

La "edad de oro" de la transformación digital no se va a ir a ningún lado

Incluso con una mayor disponibilidad de vacunas y la vuelta a la oficina en 2021, los analistas confían en que la adopción de la nube mantendrá el ritmo.

Ives escribe en una nota a los clientes que la pandemia ha adelantado los plazos tecnológicos de las empresas de entre un año y 18 meses, y estima que hasta el 90% de las implantaciones en la nube ya han sido aprobadas por los responsables de sistemas informáticos, con grandes presupuestos destinados a las implantaciones en la nube este año.

Según los analistas, eso es un buen augurio para Microsoft.

"Para Redmond, esta dinámica de cambio a la nube y de trabajo desde casa parece haber llegado para quedarse, y la empresa se beneficiará mucho de esta tendencia en su franquicia insignia Azure/Office 365 en los próximos años", escribe Ives. La gran base de clientes de Microsoft para sus otros productos -como su conjunto de herramientas de productividad, incluido Excel- es un mercado lucrativo que puede aprovechar Azure en los próximos años.

"Con la compañía en el epicentro de la nube, la colaboración y la habilitación de la transformación digital, el entorno actual está proporcionando un viento de cola a los negocios de Microsoft y la compañía está demostrando que es capaz de capitalizar estas tendencias", escribe Zukin en una nota a los clientes. 

Mientras tanto, Google Cloud también está mostrando signos de crecimiento a largo plazo, firmando grandes contratos con empresas como Univision, Global Payments y Grupo Globo.

"Aunque Google sigue siendo un competidor, tiene mucho recorrido por delante", explica a Business Insider Nick McQuire, jefe de investigación empresarial de CCS Insight. "Creo que la estrategia en este momento es crecer rápidamente. Todavía es muy, muy joven en esta partida".

Internxt, la nube española que apuesta por la privacidad para competir con gigantes como Google, Microsoft o Apple: "Esas empresas han sobrepasado los límites"

Y los analistas no están demasiado preocupados por los 974 millones de dólares de pérdidas operativas de Google Cloud en el primer trimestre porque tiene mucho efectivo para cubrirlas, y para invertir en el crecimiento de su negocio en la nube hasta que alcance un punto de escala. 

"Sin duda es un asunto de escala", explica a Business Insider Andrew Bartels, vicepresidente y analista principal de Forrester. "Empresas como Azure y AWS ya fueron concebidas para escalar. Google todavía está construyendo su escala. Puede que no sea rentable durante un tiempo".

Por último, el líder del mercado, Amazon, confía en que la recuperación de la pandemia beneficiará a su negocio en la nube, como dijo el director financiero Brian Olsavsky durante la conferencia de resultados de la compañía: "Durante esta crisis, hemos visto a muchas empresas decidir que ya no quieren gestionar su propia infraestructura tecnológica", afirmó. "Esperamos que esta tendencia continúe a medida que nos adentramos en la recuperación pospandémica".

Los analistas también creen que este crecimiento es sostenible.

"No creo que el crecimiento de la nube empiece a moderarse de forma más significativa hasta 2024 o 2025; creo que vamos a tener dos o tres años de hipercrecimiento en torno a la nube debido a las cargas de trabajo", afirma Ives. "Creo que eso habla de la edad de oro en términos de transformación digital".

La salud será un importante campo de batalla para la nube en los próximos años

El próximo gran campo de batalla de la industria está en las nubes verticales o específicas de la industria, o productos en la nube que se ajustan a industrias específicas como los servicios financieros, la fabricación y la atención médica, señalan algunos analistas.

En particular, el sector de la salud será muy atractivo para los principales proveedores de la nube, especialmente tras la compra de Nuance por parte de Microsoft. Nuance puede ayudar a Microsoft a ganar aún más clientes del sector sanitario si el gigante de Redmond consigue empaquetar sus servicios en su nube, al tiempo que integra en Nuance las capacidades de inteligencia artificial y las funciones de mensajería de Microsoft Teams.

"Cuando miro las oportunidades de la industria en la nube, pensamos en la atención sanitaria como una oportunidad muy crítica para nosotros y un mercado direccionable enorme y expansivo", afirmó el CEO de Microsoft, Satya Nadella, en la conferencia de resultados de la compañía.

Esta es la situación de gigantes tecnológicos como Microsoft y Amazon en su carrera por revolucionar la atención sanitaria

Por su parte, AWS cuenta con varios productos en la nube dedicados a la salud, como Amazon HealthLake, y está experimentando un "gran uso y expansión en varios sectores", explicó Olsavsky en la presentación de resultados.

Google también anunció el año pasado iniciativas en la nube específicas para el sector, como una nube sanitaria y productos de IA para el sector. Desde el inicio de la etapa de Kurian, Google Cloud ha profundizado en la venta a sectores específicos como parte de su plan maestro para enfrentarse a AWS y Microsoft, haciendo una gran apuesta por las finanzas, las telecomunicaciones y el comercio minorista para ganarse a clientes como Goldman Sachs, Deutsche Bank, Verizon y Bed Bath & Beyond.

Las enormes tasas de crecimiento de cada una de estas nubes reflejan lo grande que es el mercado y el espacio que aún queda por crecer, dicen los analistas, ya sea en los sectores verticales o en los entornos de tecnología de la información en general.

"Creo que esto demuestra que la transformación digital valorada en 2 billones de dólares todavía está en sus primeras etapas", afirma Ives. "La pieza de la plataforma fundacional todavía se está jugando en la nube".

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime

Otros artículos interesantes:

Google asegura que será más flexible con el trabajo a distancia cuando comience la vuelta de los trabajadores a las oficinas

El trabajo a distancia, la criptominería y los pedidos masivos han generado una escasez de piezas de PC que está disparando los precios de los productos electrónicos: la crisis podría durar hasta 2022

Por qué Jeff Bezos, Tim Cook y Sundar Pichai están luchando más que nunca para ganar la guerra de los coches autónomos

Te recomendamos