Pasar al contenido principal

Parece que China acaba de explicar cómo quiere que Google le ayude a perseguir a su minoría musulmana

Google's secretive plans to launch a censored search engine in China are still bubbling away. Here, a Google sign is seen during a conference in Shanghai in August 2018.
Los planes secretos de Google para lanzar un motor de búsqueda censurado en China todavía están en el aire. Aquí, el logo de Google se ve durante una conferencia en Shanghai en agosto de 2018. Aly Song/Aly Song Aly Song/Aly Song
  • Las autoridades regionales chinas han establecido recientemente el tipo de supresión de la libertad de expresión sobre la minoría étnica musulmana perseguida del país que Google probablemente tendrá que facilitar para lanzar su nuevo producto en China.
  • Las autoridades regionales de China han aprobado nuevas leyes sobre cómo acabar con su minoría étnica uigur, que incluye una gran vigilancia, control policial y censura por parte de compañías tecnológicas.
  • Google ha recibido una gran cantidad de reacciones violentas por parte de activistas de los derechos e incluso de la administración Trump por sus planes en China.

Las autoridades regionales chinas han establecido recientemente el tipo de supresión de la libertad de expresión sobre la minoría étnica musulmana perseguida del país que Google probablemente tendrá que facilitar para lanzar su nuevo producto en China.

Las autoridades de Xinjiang, una región en el oeste de China, han aprobado nuevas leyes locales que demuestran cómo los funcionarios deben erradicar el discurso prohibido para combatir a los llamados extremistas religiosos.

Alrededor de 11 millones de uigures, una minoría étnica mayoritariamente musulmana, viven en Xinjiang y están sujetos a algunas de las medidas de vigilancia más intrusivas del mundo, que incluyen ser monitorizados por 40.000 cámaras de reconocimiento facial en toda la región, y tener sus muestras de ADN y tipo sanguíneo registrados.

Las leyes deja claro que las autoridades quieren que las empresas de tecnología desempeñen su papel en la vigilancia, el control y el silenciamiento de los uigures. Pekín justifica su represión en Xinjiang, también conocida por los uigures como Turkestán Oriental, como una medida de contraterrorismo, aunque se le ha negado a los inspectores de la ONU el acceso a la región.

Google podría ser cómplice de esta persecución si sus planes secretos de lanzar un motor de búsqueda censurado, cuyo nombre en clave es Proyecto Libélula, se conviertan en una realidad.

Uighurs in Xinjiang, western China, are subject to some of the most intrusive surveillance measures in teh world. Here, Muslim Uighur women on a cellphone in Kashgar, Xinjiang, in April 2002.
Los uigures en Xinjiang, en el oeste de China, están sujetos a algunas de las medidas de vigilancia más intrusivas en el mundo. Aquí, mujeres uigures musulmanas en un móvil en Kashgar, Xinjiang, en abril de 2002. Kevin Lee/Getty


El artículo 28 de las nuevas leyes ordena a los operadores de telecomunicaciones "establecer sistemas de control y medidas tecnológicas de prevención para los registros de audio, mensajes y comunicaciones" que puedan tener "información radicalizante".

Las formas de "radicalización", según lo establecido en las leyes, son vagas. Incluyen "interferir" con la capacidad de las personas para interactuar con personas de otras etnias o religiones, y "rechazar o  bienes y servicios públicos".

Leer más: China censura las críticas en redes sociales contra el 'emperador Xi Jinping'

No está del todo claro lo que quieren decir, pero las autoridades han detenido a los uigures en el pasado por razones extrañas, como poner el reloj a dos horas después de la hora de Pekín y dejarse crecer una barba.

De acuerdo con las leyes, cuando las compañías de telecomunicaciones encuentren contenido insatisfactorio para el estado chino, también se les ordenará que "detengan su transmisión, eliminen la información relevante, guarden evidencia e informen rápidamente el caso" a las autoridades chinas.

Las compañías también tendrán que "ayudar a los órganos de seguridad pública a llevar a cabo una disposición legal", lo que probablemente signifique aportar la información personal de los usuarios, como sus direcciones, para que la policía china pueda encontrarlos.

Google CEO Sundar Pichai.
El CEO de Google Sundar Pichai. Getty

Google será cómplice si entra en China

Google planea lanzar una versión censurada de su motor de búsqueda en China, que bloquearía las páginas web y los términos de búsqueda desagradables para el Partido Comunista, como los derechos humanos, la democracia y la religión, según informó The Intercept, citando documentos filtrados.

Un prototipo inicial del motor de búsqueda también muestra que Google vincularía las búsquedas de los usuarios de Android con sus números de teléfono personales. Esto significa podría controlar fácilmente la actividad online de los usuarios individuales que corren el riesgo de ser detenidos si Google transfiere los datos al gobierno chino.

Chinese President Xi Jinping is building a dangerously intrusive police state in China.
El presidente chino Xi Jinping está construyendo un estado policial peligrosamente intrusivo en China. REUTERS/Fred Dufour/Pool

En el pasado, los gigantes tecnológicos chinos han transmitido los datos de los usuarios y el contenido de las conversaciones privadas a las autoridades chinas. A principios de este año, el Ministerio de Seguridad Pública de China anunció que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley podían obtener y usar conversaciones privadas de WeChat, la popular aplicación de mensajería, en procedimientos legales.

Leer más: China lanza una web para reportar filtraciones y noticias falsas

Poco después de que los planes de Google para China se hicieran públicos, 14 organizaciones de derechos humanos escribieron una carta pública al director general de Google que decía: "Google corre el riesgo de convertirse en cómplice de la represión del gobierno chino a la libertad de expresión y otros derechos humanos en China".

La semana pasada, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, criticó los planes de Google en China y dijo: "Google debería finalizar de inmediato el desarrollo de la aplicación Libélula que fortalecerá la censura del Partido Comunista y pondrá en peligro la privacidad de los clientes chinos".

This mural in Yarkland, Xinjiang, photographed in September 2012, says: "Stability is a blessing, instability is a calamity."
Este mural en Yarkland, Xinjiang, fotografiado en septiembre de 2012, dice: "La estabilidad es una bendición, la inestabilidad es una calamidad". Eric Lafforgue/Art in All of Us/Corbis via Getty Images

Las empresas tecnológicas ya desempeñan un papel importante en el estado policial de China

A principios de este año, Yuan Yang, corresponsal de tecnología del Financial Times en Pekín, informó de que los funcionarios estatales habían accedido a sus mensajes privados en WeChat sin su conocimiento o permiso. Un oficial de policía citó al azar los mensajes que ella había publicado en un chat privado, según dijo.

De manera similar, la policía china visitó a la madre de Shawn Zhang, estudiante de derecho en Canadá, en China después de que Zhang criticara al presidente chino Xi Jinping en las redes sociales.

"Tampoco esperaba que la policía respondiera tan rápido. Sugiere que mi cuenta de redes sociales probablemente esté bajo su supervisión cercana. Leerán todo lo que diga", dijo Zhang a Business Insider a principios de este año.

Ethnic Uighur men in a tea house in Kashgar, Xinjiang, in July 2017.
Hombres de la etnia uigur en una casa de té en Kashgar, Xinjiang, en julio de 2017. Kevin Frayer/Getty Images Kevin Frayer/Getty Images

Las autoridades chinas también han obligado a muchos uigures a descargar una aplicación que escanea fotos, videos, archivos de audio, libros electrónicos y otros documentos.

Leer másLa misteriosa desaparición de la actriz más famosa de China sigue sin resolverse tres meses después (y apenas hay pistas)

La aplicación, llamada Jingwang ("limpiando la web" en chino mandarín), extrae información que incluye el número de teléfono y el modelo, y recorre sus archivos, según informa el Open Technology Fund, financiado por el gobierno de EE. UU.

Las capturas de pantalla a continuación muestran cómo es la aplicación. El control de la izquierda muestra a Jingwang pidiendo a los usuarios que eliminen "contenido peligroso" en su teléfono, mientras que el de la derecha muestra el acceso de la aplicación.

It looks like China just laid out how it wants Google to help it persecute its Muslim minority
Jingwang Weishi/Open Technology Fund

El tipo de régimen con el que Google confraterniza 

Grupos defensores de los derechos humanos han acusado a China de encarcelar a hasta 1 millón de uigures en campos de detención o de reeducación, donde las personas han descrito ser encadenadas a sillas, golpeadas y obligadas a cantar canciones patrióticas para obtener comida.

Las nuevas leyes de Xinjiang formalizan el uso de esos campos a pesar de las afirmaciones anteriores de Pekín de que no existían.

China también parece estar creando un registro global de la diáspora uigur, incluso si son ciudadanos de otros países. Varios uigures que viven en el extranjero han denunciado amenazas hechas directamente a ellos o a sus familiares en China si no entregaban datos personales, como números de matrículas y datos bancarios.

Si Google establece una base en China, tampoco será solo parte de los abusos a los uigures. China tiene un historial de desaparición pública de sus críticos, el arresto domiciliario de familiares inocentes y de irrumpir en las casas de las personas para interrumpir sus llamadas telefónicas.

Te puede interesar

Lo más popular