Pasar al contenido principal

El Parlamento británico rechaza un nuevo intento de Boris Johnson para convocar elecciones anticipadas antes de ser suspendido temporalmente

Boris Johnson
Boris Johnson Reuters
  • La Cámara de los Comunes ha rechazado la petición del primer ministro británico, Boris Johnson, para convocar elecciones generales anticipadas.
  • Johnson ha solicitado el adelanto de los comicios a mediados de octubre para que un nuevo parlamento pueda tomar posesión antes del 31 de octubre, la fecha oficial de salida de Reino Unido de la Unión Europea.
  • Sin embargo, los oponentes de Johnson no apoyarán unas elecciones hasta haberle forzado a pedir un nuevo retraso del Brexit respecto al 31 de octubre o hasta que la Cámara apruebe un acuerdo de salida.
  • Esta votación se ha producido en la última sesión antes de que entre el vigor la suspensión parlamentaria hasta mediados de octubre que decretó Johnson.
  • Los parlamentarios también aprobaron obligar a Downing Street a entregar las comunicaciones privadas entre funcionarios que estén vinculadas a la decisión de Johnson de cerrar el parlamento, que la oposición ha calificado de antidemocrática.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

El Gobierno de Boris Johnson ha sufrido este lunes su sexta derrota consecutiva en la Cámara de los Comunes después de que los parlamentarios hayan rechazado su petición de convocar elecciones anticipadas, lo que frustra los planes del primer ministro para el Brexit.

El primer ministro había pedido a los parlamentarios que aprobasen convocar elecciones para el 15 de octubre, 2 días antes de que se celebre una cumbre de la Unión Europea en Bruselas que se prevé crucial para el Brexit, con la intención de conseguir un mandato que le permita abandonar el club comunitario a finales de octubre haya o no un acuerdo de salida.

Leer más: "Por favor, váyase de mi ciudad": Boris Johnson, reprendido por el público en su fallido primer acto de campaña electoral

Sin embargo, los parlamentarios se han abstenido por segunda vez en esta votación, debido a que temen que Johnson vaya a usar el periodo electoral para forzar un Brexit sin acuerdo, con 293 diputados votando a favor de la moción, 46 en contra y los 434 restantes se abstuvieron, por lo que la petición no consiguió el apoyo de los 2 tercios de la Cámara que sería necesario para aprobar un adelanto.

Su decisión de suspender durante 6 semanas el parlamento británico, que ha entrado en vigor a primera hora del martes, significa que la Cámara no tendrá la oportunidad de convocar otra votación hasta su reapertura en octubre, por lo que la fecha más temprana para un posible adelanto electoral sería en noviembre, más allá de la fecha límite para que se produzca el Brexit, el 31 de octubre.

Johnson ha acusado al Partido Laborista de estar intentando "retrasar el Brexit de nuevo".

"La Cámara no puede decidir", ha añadido el primer ministro, "ni va a dejar que nadie decida. Su única decisión es no ser decisivo, decidir ser indeciso, titubear, mantenerse inflexible a la deriva".

El líder laborista Jeremy Corbyn ha calificado al Gobierno de "vergüenza" por su decisión de clausurar el parlamento y ha afirmado que "espero que el primer ministro reflexione sobre el tema de la suspensión de la Cámara para intentar evitar que su Gobierno afronte su responsabilidad, porque es exactamente lo que ha hecho hoy y lo que propone hacer a este país".

¿Por qué Johnson quiere elecciones?

Britain's PM Boris Johnson leaves Downing Street from the rear entrance door, in London
Boris Johnson, primer ministro británico Reuters

Johnson ha intentado forzar un adelanto electoral desde la semana pasada, insistiendo en que la intención de los parlamentarios británicos de bloquear un Brexit sin acuerdo el 31 de octubre ha debilitado su posición negociadora respecto a la UE y no le deja otra opción que ir a las urnas.

Los diputados de la oposición, a los que se han sumado unos cuantos conservadores rebeldes, aprobaron la semana pasada una ley que fuerza a Johnson a pedir una prórroga de 3 meses para el Brexit si no es capaz de conseguir un acuerdo con Bruselas antes del 18 de octubre.

Leer más: Boris Johnson podría verse pronto obligado a dimitir como primer ministro y dejar paso a Jeremy Corbyn

Pero los laboristas y otros partidos de la oposición no han apoyado el intento de Johnson de imponer un adelanto electoral, que según la Ley de Establecimiento de Plazos Parlamentarios debe contar con el apoyo de 2 tercios de la Cámara de los Comunes.

La dirección laborista quiere unas elecciones generales pero se ha mostrado recelosa respecto a apoyar un adelanto en los plazos que ha propuesto Johnson.

El partido considera ahora que Johnson sufriría dramáticamente en las urnas si se le fuerza a solicitar una prórroga y romper su promesa de abandonar la UE el 31 de octubre "sea como sea".

La última sesión parlamentaria antes de la suspensión ha sido un caos

Durante la sesión de este lunes, la última antes de que entrase en vigor la suspensión decidida por Johnson, se han producido escenas caóticas en el Parlamento británico, con los diputados protestando airadamente la decisión de suspender la Cámara de los Comunes durante un mes. 

Johnson ha tomado esta medida para evitar que los parlamentarios bloqueen un Brexit sin acuerdo, aunque esta intención ha fracasado después de que la Cámara aprobase la semana pasada una ley que evita una salida de la UE sin un acuerdo con Bruselas. Además, Johnson tampoco ha conseguido apoyos para adelantar la elecciones.

Los diputados opositores han cruzado gritos de desaprobación a sus colegas conservadores mientras abandonaban la Cámara de los Comunes para dirigirse a la votación para prorrogar la actividad de la Cámara de los Lores coincidiendo con la clausura parlamentaria. 

Algunos diputados han mostrado carteles en los que criticaban el intento del Gobierno conservador de "silenciarles" y han intentado evitar que el presidente de la Cámara de los Comunes, John Bercow, se sumase a la ceremonia en la Cámara de los Lores.

Bercow, que anunció este lunes que dimitirá el 31 de octubre, aseguró a los parlamentarios que participaría en la ceremonia, pero que entendía que otros no lo hiciesen, asegurando que se les pide "un acto de fe parlamentaria".

Y además