Pasar al contenido principal

Reino Unido rechaza un Brexit 'duro' y no saldrá bajo ninguna circunstancia sin acuerdo de la UE

Theresa May, en el Parlamento británico
Theresa May, en el Parlamento británico. Reuters
  • Reino Unido no saldrá sin un acuerdo de la UE el próximo 29 de marzo, después de que el Parlamento británico haya rechazado un Brexit duro.
  • El Parlamento británico también ha decidido que Reino Unido no abandone la UE nunca bajo ninguna circunstancia, tal y como ya se había acordado en febrero.
  • También se ha rechazado una enmienda al texto que pedía extender el período de transición hasta diciembre de 2021 (pero salir sin un acuerdo).
  • El Parlamento británico deberá votar este jueves si quiere extender el Artículo 50 y dar más tiempo para negociar un posible acuerdo con la UE.

Reino Unido no saldrá sin un acuerdo de la UE el próximo 29 de marzo. Así lo ha decidido el Parlamento británico este miércoles en una votación en la que se ha decidido retirar el Brexit duro de la mesa, en lugar de votar la cuestión del Gobierno de Theresa May, que pretendía plantear a los comunes la cuestión de si se quería una salida sin acuerdo.

La medida del Gobierno de May, que no ha llegado a ser votada, era parte de la serie de votaciones programadas por Theresa May tras la dura derrota que sufrió ayer en el Parlamento británico en relación al acuerdo revisado con la UE.

En cambio, se ha aprobado una enmienda con carácter vinculante que obliga al Gobierno de May a retirar el Brexit duro de la mesa. La medida ha sido aprobada por 321 votos a favor y 278 en contra.

Previamente, se había aprobado una enmienda no vinculante que exige que Reino Unido no abandone la UE nunca bajo ninguna circunstancia. Se trata de una enmienda calcada, palabra por palabra, a la que también impulsó la conservadora Caroline Spelman en febrero y que resultó aprobada.

Su objetivo era anular la votación sobre un Brexit duro, ya que si resultaba aprobada entraría en conflicto con la votación sobre la salida si acuerdo, que ya no tendría sentido celebrar. Y así ha sido, después de salir adelante con 312 votos a favor y 308 en contra.

Por otra parte, se ha rechazado por 374 votos en contra y 164 a favor una segunda enmienda, conocida como el compromiso Malthouse y que ha sido presentada por un grupo de parlamentarios conservadores, tanto proBrexit como partidarios de quedarse en la UE.

Exigía posponer la fecha de salida hasta el 22 de mayo y negociar con Bruselas la ampliación del período de transición hasta diciembre de 2021, durante el cual Reino Unido seguiría contribuyendo a las arcas comunitarias.

Leer más: El plan de emergencia de Reino Unido para preservar los derechos de los ciudadanos de la UE

Esto implica que este jueves los comunes debatirán la posibilidad de extender el Artículo 50 y posponer así la fecha efectiva del Brexit al menos hasta diciembre de 2021. Una opción a la que tanto May como la UE han abierto la puerta la semana pasada.

May comentaba el martes, tras perder la votación sobre su acuerdo, que "habrá una votación el jueves sobre extender el Artículo 50 [...]. Pero votar a favor de una extensión no soluciona los problemas a los que se enfrenta el Gobierno. La UE querrá saber si Reino Unido quiere revocar el Artículo 50 o si quiere un [segundo] referéndum. Esas son elecciones a las que la Cámara deberá enfrentarse a partir de ahora".

En caso positivo, May tendrá que acordar la extensión del Artículo 50 con la UE.

Y, en caso de aprobarse, la prórroga serviría tanto para acordar unos términos de salida con la UE que previamente hayan sido respaldados por el Parlamento británico, como para buscar otras soluciones, como la de un segundo referéndum que defiende el partido laborista que lidera Jeremy Corbyn.

Y además