Las partículas infecciosas de COVID-19 pueden propagarse más allá de 2 metros cuando una persona tose, sugiere un estudio

Una persona tose sin usar la mascarilla

Getty Images

  • Las personas con COVID-19 pueden arrojar partículas infecciosas que pueden extenderse más allá de 2 metros.
  • Científicos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido) han utilizado simulaciones por ordenador para probar escenarios de una persona tosiendo.
  • Los autores del estudio instan a las personas a seguir usando mascarillas en espacios interiores, como oficinas y tiendas.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Cuando una persona con COVID-19 tose sin mascarilla, puede arrojar partículas infecciosas que se desplazan más allá de 2 metros, según científicos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido).

El estudio, publicado este martes 23 en la revista científica Physics of Fluids, ha probado 10 escenarios de una persona con COVID-19 tosiendo mediante simulaciones por ordenador. Así, se ha descubierto que cada tos puede emitir un número diferente de partículas infecciosas.

Los científicos de Cambridge señalan en un comunicado de prensa que, según los modelos, la mayoría de las gotas más grandes caerán en las superficies cercanas, pero la distancia y la rapidez con que se desplazan las gotas más pequeñas varía

Esto podría significar que, en ausencia de mascarillas, una persona con COVID-19 podría infectar a otra a una distancia de 2 metros, incluso estando al aire libre, explican.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), las personas se contagian de COVID-19 a través de partículas infectadas en los fluidos respiratorios, ya sea por inhalación o por contacto directo con la boca, la nariz o los ojos a través de salpicaduras o de manos sucias.

Epaminondas Mastorakos, catedrático de termodinámica aplicada de la Universidad de Cambridge y director del estudio, apunta que, aunque el número de gotas se mantuviera invariable, las fluctuaciones de la velocidad, la temperatura y la humedad hacen que el número de partículas "que alguien obtiene en la marca de los 2 metros puede ser muy diferente cada vez". 

"Recomendamos encarecidamente que la gente siga usando mascarillas en espacios interiores como oficinas, aulas y tiendas", afirma.

Una investigación del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) realizada en abril concluyó que una distancia social de 2 metros era "insuficiente" para detener la transmisión aérea del coronavirus en interiores, pero sus modelos basados en la física suponían que las partículas se extendían siempre de forma uniforme por una habitación.

Bryan Bzdek, investigador del Centro de Investigación de Aerosoles de la Universidad de Bristol, explicó entonces a Business Insider que el distanciamiento físico reduce la exposición a las gotas más grandes, que "viajan como balas de cañón" y se depositan rápidamente en el suelo.

El distanciamiento físico también ayuda a reducir la exposición a las gotas de aerosol más pequeñas, ya que su concentración es siempre mayor cerca de la fuente: la boca y la nariz de una persona, añade.

Los CDC afirmaron en mayo que se puede contraer el COVID-19 por inhalación de partículas infecciosas a más de 2 metros, y recomendaron medidas como la ventilación y la reducción de la exposición a menos de 15 minutos para evitarlo.

Los investigadores de Cambridge instan a utilizar también mascarillas. La vacunación, la ventilación y las mascarillas —aunque no son 100% efectivas— son "vitales" para contener el virus, aseguran.

Otros artículos interesantes:

La mayor parte de los contagios se producen mediante el aire, según un estudio

5 motivos por los que la incidencia acumulada no para de crecer, explicados por expertos españoles

Las mascarillas reducen la incidencia de COVID-19 en un 53%, según un estudio global

Te recomendamos

Y además