Solo 1 de cada 10 españoles no está recortando gastos ante la escalada de la inflación: en qué partidas intenta ahorrar la población

Supermercado

Pixabay

España es uno de los países europeos menos expuestos a la guerra en Ucrania: por la distancia que lo separa del conflicto, pero también por una menor dependencia energética y comercial. Y, sin embargo, los españoles son los más preocupados, sólo después de Polonia.

"Somos el segundo país en Europa con la preocupación mas alta por la guerra, sólo después de Polonia, que es vecino directo de Ucrania", explica Martin Wohlfart, director de un estudio publicado hoy por Kantar sobre el impacto de la inflación y la guerra en las decisiones de compra de los consumidores.

Un 87% de españoles se muestra preocupado por la Guerra de Ucrania, lo que nos sitúa como el país con mayor preocupación, solo superado por Polonia (96%), que está puerta con puerta con su vecino ucraniano.

Y junto a la guerra, la inflación: España es el tercer país más preocupado por la inflación: 9 de cada 10 personas perciben la escalada de precios, sólo después de Argentina y Turquía.

Esa inquietud tiene su reflejo en la forma de consumir. Sólo uno de cada 10 hogares en España no ha recortado gastos ante la subida de precios, que en mayo fue del 8,7%. Para el 68%, de hecho, los precios están subiendo demasiado.

,

De entre los que han tomado cartas en el asunto, la mayoría (el 39%) ha optado por recortar gastos generales, aunque también una buena parte (el 32%) han dejado de hacer ciertas cosas o cambiado rutinas de consumo, como usar menos el coche para evitar gastar en combustible, una de las partidas que más encarece la cesta de la compra.

Durante la pandemia, apunta  Wohlfart, "en todos los hogares lo que se ha hecho mucho es acumular muchos ahorros". Ahora, el 17% tira de ahorros para capear la subida de precios. "Ese dinero que antes iba a la hucha todos los meses, ahora ya no va".

"Los hogares abordan bien el día a día, pero, en cambio, gastos grandes que impliquen un medio o largo plazo los ven con cautela o, directamente, imposibles de afrontar", señala el estudio.

Por ejemplo, un coche. Un 55% afirma que no podría asumir la compra de un vehículo y un 31%, si bien podría, no se quiere arriesgar. Por otro lado, un 29% no puede permitirse un nuevo teléfono móvil, y un 70% prefiere no gastarse el dinero en un electrodoméstico grande, como una lavadora.

4 de cada 10 españoles han hecho o harán cambios en su economía doméstica para reducir gastos; mientras que una tercera parte modificará comportamientos que impliquen un respiro para la cartera, como por ejemplo, hacer menos kilómetros con el coche y ahorrar en el gasto en gasolineras.

Además, uno de cada 4 pondrá límites a ese dinero que mes a mes iban metiendo en la hucha y ahorrando, que ha sido uno de los comportamientos más recurrentes durante la pandemia. La tasa de ahorro en 2020, de hecho, fue de récord y alcanzó el 15% de la renta disponible, según el INE.

Esto puede afectar directamente a determinados planes de vida. De hecho, ya un 40% siente que la inflación les afecta en alguno de sus proyectos vitales. Así, el aumento del coste de la vida impacta a un 17% en mudanzas y cambios de hogar, y a un 14% en los planes de pensión.

Y aunque ahora se acercan las rebajas, aunque sólo un 15% reconoce que no puede permitirse comprar ropa nueva, un 39% dice que aunque se lo puede permitir, prefiere no gastar ese dinero.

Salvad las rebajas: por qué el descontrol de la inflación puede resucitar las ganas de descuentos este verano

En cambio, ahora mismo, las principales expectativas para los españoles, más allá de que concluya la guerra, están en el "Carpe Diem", es decir, irse de vacaciones y volver a celebrar eventos de vida (bodas y otras celebraciones), aspectos pospuestos por la pandemia.

En lo que menos renuncian los consumidores es en productos básicos de alimentación, donde el 85% dice poder permitírselo, en facturas del hogar y en comer en un restaurante, con un 69% de la población en ambos casos.

Otros artículos interesantes:

Víctimas del mordisco de la inflación: por qué los jóvenes tienen más problemas para llegar a fin de mes

Te recomendamos