Que está pasando para que Telefónica encadene dos macroperaciones en ocho meses: qué gana y qué pierde con ello

El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.
El presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete.

Reuters

  • Telefónica ha vendido casi 31.000 torres de su filial Telxius a American Tower en una operación por 7.700 millones de euros. 
  • La operadora busca reducir deuda, uno de los grandes problemas que complica su futuro, y el movimiento se produce ocho meses después de que anunciara la unión de su filial británica O2 con Virgin Media. 
  • Descubre más historias en Business Insider España. 

Telefónica quiere parecerse en 2021 más a un gigante digital como, Apple o Facebook, que a la antigua compañía de teléfonos que nació hace más de un siglo. En este camino, tiene varios obstáculos que salvar. Por un lado, la deuda sigue pesando en sus cuentas mientras sigue implementando un plan estratégico donde da prioridad a cuatro grandes mercados, entre ellos España, y pone en valor los servicios digitales con su filial especializada. 

Para lograr completar su plan estratégico, en los últimos meses la operadora ha realizado varios movimientos drásticos. En mayo de 2020, en pleno confinamiento por el COVID-19 la operadora anunció la mayor operación corporativa de su historia al unir O2, la filial británica de Telefónica, con Virgin Media, propiedad de Liberty

Ahora, ocho meses después realiza la mayor desinversión en activos de la era Pallete vendiendo las torres de Europa y América de su filial Telxius al líder del sector American Tower. La operación supondrá la venta de casi 31.000 emplazamientos —se queda sin adjudicar la red de cable submarino dentro de la cual están dos de los proyectos con mayor capacidad del mundo Marea y Brusa— por un importe total de 7.700 euros. 

La plusvalía de la operación para Telefónica será de unos 3.500 millones de euros. Esto le permitirá reducir su deuda en 4.500 millones de euros, según los datos que ha comunicado a la CNMV. El resto de lo que se ha generado en la venta es para los accionistas minoristas de Telxius, el fondo de inversión KKR (tiene un 40% de Telxius) y Pontegadea, el vehículo de inversión de Amancio Ortega con casi un 10%. 

Telefónica desafía al coronavirus con su mayor operación corporativa: 3 claves y 5 desafíos para la operadora en esta nueva etapa

"Es una operación positiva porque permite continuar con la reestructuración de la compañía anunciada a finales de 2019", explica Darío García, analista de XTB, a Business Insider España que señala que el precio también es positivo y que no se ha vendido al primer postor. American Tower es el líder del sector y esta operación le permite entrar en Europa, apunta, por lo que salen ganando tanto Telefónica como la empresa compradora. 

En lado contrario de la operación se queda Cellnex, que ve como American Tower irrumpe con fuerza en el mercado europeo. 

El mercado ve positiva la operación y, sobre todo, el precio

El mercado ha acogido la operación con optimismo, la acción de Telefónica llegó a subir hasta un 10% para acabar cerrando la sesión en 3,95 euros, lo que supuso un repunte del 9,67%. Aunque las matildes siguen lejos de los buenos tiempos que conocieron. En noviembre de 2007, las acciones de Telefónica cotizaban por encima de los 22 euros. 

"Con esta operación, la teleco española consigue crear una especie de optimismo entre los inversores, aunque es cierto que la situación de la entidad es compleja, con unos estados financieros difícilmente equiparables, ya que la deuda de Telefónica asciende a 36.000 millones de euros. Con la venta de las torres, esta descendería hasta los 31.800 millones de euros", señala el analista Diego Morín de IG a Business Insider España. 

Precisamente la deuda es uno de los problemas que pesan en la mochila de Telefónica. Una herencia que Jose María Álvarez-Pallete asumió al ser nombrado presidente de la compañía y que lastra el futuro de la empresa en un sector que necesita fuertes inversiones de capital para infraestructuras, sobre todo, en este momento en el que se espera el despliegue del 5G. 

Los analistas ven con buenos ojos la operación. Un informe del banco Credit Suisse al que ha tenido acceso Business Insider España apunta que "desde del punto de vista financiera el acuerdo parece atractivo, con un multiplicador elevado incluso a largo plazo". 

"Estimamos que la ratio de apalancamiento deuda neta/ebitda de Telefónica, incluyendo los híbridos, se situó en 3,6 veces a finales de 2020, así que este acuerdo automáticamente le rebajará a una posición más cómoda de 3,3 veces", añaden. "El mayor problema de Telefónica ha sido su elevada deuda y esta transacción le ayuda a materializar un camino en la dirección correcta, incluso si la deuda se mantiene elevada tras la transacción", rematan. 

Telefónica se transforma: priorizará el negocio en sus cuatro principales mercados, segregará Latinoamérica y creará una unidad tecnológica

Aunque advierten de que esta operación genera dudas sobre qué pasará con el dividendo de la operadora y alertan de que el riesgo oculto está en que con este movimiento Telefónica pierde uno de sus catalizadores que le hacían ser líder sector en mercados como el español. "El riesgo, sin embargo, se mitiga de alguna manera por el hecho de que Telefónica puede elegir entre una amplia variedad de prestadores de servicio de torres". 

Por su parte, un informe de Barclays apunta el precio y las estimaciones de ebitda (beneficio antes de impuestos y amortizaciones) hechas por las dos compañías hacen que la cifra se sitúe en el extremo superior de la gama de operaciones que hemos visto en Europa, tanto a nivel inicial como a tasa de ejecución, y refleja un alto nivel de competencia por este activo. 

Las dos operaciones ponen solución a previos intentos fallidos

En ocho meses, la operadora ha tratado de solucionar varios problemas del pasado. Hay que recordar que Telefónica ya trató de sacar a bolsa Telxius en 2016, pero la operación no llegó a buen puerto dado que el precio ofrecido por las acciones fue considerado por la compañía como demasiado bajo. 

El presidente de Telefónica escenifica su “cambio digital” en la junta de accionistas: solo los ingresos digitales suponen ya 7.000 millones de euros, tanto como la suma de Spotify y Dropbox

En aquel momento, la salida a bolsa de Telxius era una maniobra para tratar de reducir deuda después de que la Comisión Europea hubiera bloqueado la venta de la filial británica de Telefónica O2 a Hutchison. Finalmente, Telefónica vendió parte de Telxius al fondo KKR en 2017. 

A finales de 2019, la compañía presentó el plan estratégico de hacia dónde querían dirigirse. En esta hoja de ruta se incluye centrarse en cuatro grandes mercados estratégicos (España, Alemania, Reino Unido y Brasil) y salir del resto de Latinoamérica. 

En este camino, Telefónica anunció en mayo su mayor operación corporativa al fusionar O2 con Virgin Media, propiedad de Liberty. La operación está a falta de recibir el visto bueno del regulador británico y cerrar así el círculo que se abrió en 2016 con la filial británica. 

Mientras que la venta de torres cierra el de la frustrada salida a bolsa, aunque todavía queda por cerrar el capítulo del cable submarino. 

LEER TAMBIÉN: El presidente de Telefónica escenifica su “cambio digital” en la junta de accionistas: solo los ingresos digitales suponen ya 7.000 millones de euros, tanto como la suma de Spotify y Dropbox

LEER TAMBIÉN: Las telecos afrontan un 2021 marcado por la fuerte inversión que demanda el 5G mientras buscan nuevas vías de ingresos para poder ser viables en un mercado hipercompetitivo

LEER TAMBIÉN: Vender seguros o abrir cuentas bancarias: los nuevos negocios de las operadoras serán la clave para aumentar los ingresos en un mercado hiper competitivo donde se esperan fusiones, según Moody’s

VER AHORA: “España necesita un cambio radical en el modelo educativo" si quiere capacitar a los alumnos para tener éxito profesional en el futuro, según el presidente de ISDI

    Más:

  1. Telefónica
  2. Telecomunicaciones
  3. Trending
  4. Top