Pasar al contenido principal

De la prisión a la inversión: así pasó este hombre de pasar 5 años en la cárcel a ganar más de 40.000 euros al mes vendiendo inmuebles al por mayor

Ben Lovro

Ben Lovro

  • Ben Lovro es un inversor y mayorista de Carolina del Sur cuya vida dio un giro de 180º tras salir de prisión en 2014. Ahora gana más de 50.000 dólares al mes.
  • Consiguió su primer contrato de venta al por mayor en 2017 y, desde entonces, se ha expandido para conseguir unos 5 contratos al mes, con ingresos de unos 50.000 dólares (44.000 euros) al mes. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Ben Lovro nació y se crio en Santa Fe, Nuevo México.

De joven era un buen chico conocido por sus dotes como atleta emergente, pero durante su paso por la secundaria empezó a juntarse "con la gente equivocada", según cuenta él mismo a Business Insider.

"Tuve algunas malas influencias en mi vida, que me llevaron a tomar malas decisiones", describe. "Al final terminaron por conseguirme un asiento de primera fila en la penitenciaría estatal, donde pasé poco más de 5 años encarcelado. Al final, fue lo mejor que me ha pasado en la vida".

Lovro entró en prisión en julio de 2009 y fue liberado en octubre de 2014, pero durante este periodo su mentalidad cambió completamente. Tras ser liberado se fue a vivir con sus tíos en Columbia, Carolina del Sur, donde comenzó a servir mesas en un pequeño restaurante llamado The Blue Marlin.

Columbia, Carolina del Sur (EEUU).

"Trabajaba todos los días, sin descanso. Trabajar y ahorrar, trabajar y ahorra", comenta.  

Sabía que, si realmente quería tener éxito, tenía que construir algo desde cero.

"No es como si pudiera volver a la universidad, obtener un título y presentarme a una entrevista de trabajo así como así", explicó. "Me di cuenta de que ya tenía un historial debido a mis malas decisiones y que por culpa de eso ya estaba transitando un camino que no me era nada favorable".

Antes dl negocio inmobiliario

La primera idea de Lovro fue crear una compañía profesional de DJs, trabajando en bodas y eventos privados.

"Empecé a invertir en eso. Pensé que podría tener una de las mayores empresas de DJ de la ciudad y contratar a un montón de DJs, pero luego leí el libro Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva y mi vida cambió completamente", dijo.

Ese libro le implantó el principio de "empezar la carrera teniendo el fin siempre en la mente". Se dio cuenta de que, si quería un crecimiento a largo plazo, necesitaba pensar en algo más grande que ser DJ. Poco después leyó Padre rico, padre pobre, que le abrió los ojos a los activos, las inversiones y, en última instancia, el espacio de los inmuebles.

Leer más: Sergey Brin, cofundador de Google, tiene una organización secreta que usa un superyate para enviar exmilitares a ayudar a zonas de catástrofe

Los primeros pasos

Con 29 años, sin experiencia ni títulos, Lovro decidió empezar a construir una carrera en el sector inmobiliario.

Al principio, por la noche trabajaba en el restaurante y por la mañana estudiaba online, formándose sobre la industria. Según comenta Lovro a Business Insider, invirtió su escaso tiempo y dinero en clases de marketing y cursos de inversión en inmuebles, lo cual a día de hoy considera sus primeros pasos hacia el éxito.

"Estudiaba por las mañanas y lo que aprendía lo ejercía", comenta. Una de los grandes riesgos que hay que evitar, según él, es lo que llama "parálisis del análisis", que es básicamente absorber información, asimilarla, pero nunca llevarla a la práctica. A sus ojos, saber algo no vale de nada si no le puedes sacar provecho.

Estudió durante unos 6 meses antes de comprar una propiedad de inversión fuera del estado por valor de 18.000 dólares (16.000 euros), algo que en su momento supuso un gasto de alto riesgo. "Para un inversor neófito probablemente no era el lugar más fácil por el que empezar", ríe. Le tomó casi 8 meses venderla, y sólo obtuvo una ganancia de 5.000 dólares (4.400 euros). 

Ben Lovro

Ben Lovro

Sin embargo, fue a través de esa primera inversión que tropezó con la venta al por mayor, un proceso en el que el mayorista contrata una casa con un vendedor y luego encuentra a alguien que la compre.

"Entonces empecé a asistir a las reuniones de la Asociación de Inversores Inmobiliarios (REIA) y conocí a todos estos mayoristas, lo cual, en mi opinión, es la mejor manera de que un nuevo inversor se abra paso", señala.

El primer acuerdo de venta al por mayor de Lovro comenzó con una fría llamada telefónica a una anciana que vivía en una casa de retiro y tenía una propiedad vacía en Colombia. De buenas a primeras, ella se la ofreció por 8.000 dólares pero él pudo contrarrestarla con 5.000 en efectivo.

Después de que aceptase, se pusieron de acuerdo en el contrato y consiguió venderla por 15.000 dólares. "Empecé a ver que era posible", recuerda.

En ese momento, Lovro ya había establecido una sociedad de responsabilidad limitada (LLC) para la protección de activos. Tras ese primer acuerdo de venta al por mayor, comenzó a centrarse en la marca y construcción de su empresa.

"Mi negocio se construyó sobre la base de llamadas indiscriminadas"

Lo primero que hizo Lovro para construir su compañía fue contratar un asistente virtual. En 2017 y por medio de UpWork, se hizo con los servicios de una asistente con negocio en Filipinas con la que sigue trabajando a día de hoy.

Luego contrató a otra asistente, también en Filipinas, para que le sacara datos públicos de las propiedades en peligro en su zona. Usando esta información, Lovro se ponía en contacto con los propietarios para ver si estaban interesados en vender.

Durante el primer año, más o menos, consiguió una venta al mes, cada uno de ellas con una ganancia media de 10.000 dólares.

"Me costó mucho trabajo superar ese punto muerto", rememora. "Pero luego mejoré con los sistemas y los procesos, empecé a hacer llamadas de ventas indiscriminadamente y elaboré mejores estrategias a largo plazo con nuestros potenciales clientes".

Este fue el primer paso, dice, para convertir un "enfoque de mercadeo de escopeta" en uno "enfocado en el láser".

Leer más: El Gobierno prepara la publicación "inminente" de su Agenda Digital y anuncia un jefe de Datos nacional y un plan para mejorar las habilidades tecnológicas de los españoles

Cambiar el modelo de las pistas de salida a las pistas de entrada

El marketing saliente, o la "llamada en frío" (cold-calling), es tirar el cebo y esperar que alguien muerda. Esta proactividad la llevó también a internet, invirtiendo en la optimización de los motores de búsqueda (SEO) con plataformas como Google Ads

Esta estrategia atrae a los vendedores interesados, además de haberse convertido en la clave de su éxito. Según el propio Lovro todavía depende de las llamadas en frío, pero no tanto, y ahora, sólo 3 años después de su primer acuerdo de inversión, su negocio trae una media de 5 acuerdos al mes, lo que equivale a unos 50.000 dólares mensuales.

"Por muy loco que parezca, el éxito en esta industria tiene menos que ver menos con ser un experto inversor inmobiliario y más con ser un experto comercial", asegura. 

El éxito de Lovro en el sector le ha permitido contratar a un gerente de adquisiciones y expandir su presencia no sólo en el área de Columbia, sino también en Greenville, Carolina del Sur, y Atlanta, Georgia. 

Expansión más allá de la venta al por mayor

En el último año, Lovro ha comenzado a construir una división de rehabilitación para complementar su negocio de venta al por mayor.

Con el capital y la confianza que desarrollados a través de su antiguo asociado, Lovro ha decidido conservar algunas propiedades, rehabilitarlas, y luego venderlas por 3 o 4 veces lo que ganaría con la venta al por mayor.

En este momento, su objetivo es construir un sistema y un equipo en el que pueda confiar. Aunque por el momento sólo está en rehabilitación en Columbia, planea expandir la división a otros territorios siempre dentro de Estados Unidos.

Echando la vista atrás, está feliz de haber conseguido lo que tiene.

"Aprendes más de los fracasos que de cualquier otro momento de tu vida", rememora Lovro. "Cuanto más rápido falles, más rápido aprenderás esas lecciones y más fuerte te harás en el futuro, incluso cuando los tiempos se pongan difíciles".

Este artículo fue publicado originalmente en BI Prime.

Y además