Pasar al contenido principal

Los científicos luchan por desarrollar una vacuna contra el coronavirus pero...¿qué pasará si nunca se consigue?

Una investigadora de la vacuna del coronavirus en Singapur.

reuters/REUTERS/Joseph Campbell

  • Investigadores de todo el mundo trabajan incansablemente por encontrar una vacuna que combata el COVID-19. 
  • Sin embargo, existe otra posibilidad: ¿y si nunca se consigue desarrollar una vacuna capaz de erradicar el virus?
  • No sería la primera vez en que los científicos y demás expertos no consiguen encontrar una vacuna para la enfermedad infecciosa.
  • También se puede dar la situación de que se desarrolle una vacuna pero que nadie las pueda producir. 
  • Descubre más historias en Business Insider España.

Investigadores de todo el mundo trabajan incansablemente por encontrar una vacuna que combata el COVID-19. La Organización Mundial de la Salud (OMS) asegura estar trabajando con científicos de todo el mundo en al menos 20 vacunas diferentes contra el coronavirus, algunas de las cuales ya están probándose en ensayos clínicos.

Sin embargo, existe otra posibilidad: ¿y si nunca se consigue desarrollar una vacuna capaz de frenar el corovirus?

Algunos científicos están comenzando a pensar en esta posibilidad y temen que pueda resultar imposible desarrollar una vacuna eficaz contra el coronavirus.  De esta manera, creen que la sociedad tendría que convivir con la enfermedad y adaptarse a la amenaza permanente del COVID-19.

A pesar de que se puedan desarrollar tratamientos, según CNN, el número de muertes en todo el mundo continuará aumentando. 

De no llegar a concretarse ninguna solución y vacuna contra el coronavirus, esta no sería la primera vez. En la historia de la humanidad ya se han dado algunos otros casos donde no se ha conseguido una vacuna o tratamiento eficaz.

"Hay algunos virus contra los que todavía no tenemos vacunas", asegura el Dr. David Nabarro, profesor de salud global en el Imperial College de Londres en una entrevista con CNN.

"No podemos suponer de forma absoluta que se encontrará una vacuna, o que si se encontrase, que pasara todas las pruebas de eficacia y seguridad", añade. 

No obstante, otros expertos confían en que, con el tiempo, se desarrollará una vacuna contra el COVID-19. A diferencia de enfermedades anteriores como el VIH o la malaria, el coronavirus no muta rápidamente.

Lo cierto es que, si se lleva a cabo una vacuna, podría tardar meses o incluso años.  Según Roche, una de las compañías farmacéuticas más grandes del mundo, no estará lista antes de finales de 2021. 

Mismas perspectivas que tiene Bill Gates, quien sostiene que solo en el mejor de los escenarios se podría esperar tener una vacuna contra el coronavirus en un año.

Además de que no existe la seguridad de que las vacunas que hay en marcha vayan a funcionar, es fundamental plantearse otra incógnita: ¿quién las producirá a gran escala?

Así, según María Elena Botazzi, codirectora de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Colegio Baylor de Medicina de Houston y codirectora del Centro para Desarrollo de Vacunas del Hospital Infantil de Texas, en Estados Unidos, se puede dar la situación de que se desarrolle una vacuna pero que nadie las pueda producir. 

1981 - VIH

En 1984, la Secretaria de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos, Margaret Heckler, anunció que los científicos habían identificado con éxito el virus, más tarde conocido como VIH.

Al mismo tiempo, según CNN, Heckler predijo que una vacuna preventiva estaría lista para ser probada en un plazo de 2 años. 

No obstante, casi 4 décadas y 32 millones de muertes después, los científicos siguen trabajando para encontrar una vacuna contra el VIH. 

Por otro lado, en 1997 Bill Clinton, entonces presidente de Estados Unidos, desafió a encontrar una vacuna en una década. 

Lo cierto es que, hace 14 años, los científicos anunciaron que todavía faltaban 10 años para dar con la vacuna del VIH. 

Pero mientras que el VIH plantea mayores dificultades, el COVID-19 no posee su nivel de evasión, consiguiendo que los expertos se muestren más optimistas. 

El dengue sigue esperando una vacuna eficaz que lo combata

El dengue infecta hasta 400.000 personas al año, según datos de la OMS. 

En 2017 se hizo un enorme esfuerzo para encontrar una vacuna contra esta enfermedad. Sin embargo, se descubrió que empeoraba los síntomas del dengue. 

Así, se observó que había un mayor riesgo de hospitalización para aquellos que no habían sido expuestos a ninguno de los 4 serotipos del dengue.

Hubo varias muertes y el programa fue cancelado.

Entonces, a pesar de que existe una vacuna contra esta enfermedad, no se trata de una inmunización completamente segura y de aplicación masiva.

Se llama Dengvaxia y tiene una eficacia del 65% y evita la hospitalización y la muerte en un 80% y un 90%, respectivamente.

Leer más: Las 5 vacunas contra el coronavirus que ya se están probando en humanos en todo el mundo: fortalezas, debilidades y plazos estimados

Qué esperar de una vacuna contra el COVID-19

Todavía es pronto para asegurar que el mismo destino le espera a una vacuna contra el COVID-19.

Sin embargo, de ser así, el virus podría convivir en la sociedad durante muchos años. 

"Con el VIH hemos sido capaces de hacer que se convierta en una enfermedad crónica con antivirales. Hemos hecho lo que siempre hemos querido con el cáncer", dice Paul Offit, un pediatra y especialista en enfermedades infecciosas que coinventó la vacuna contra el rotavirus a CNN.

"No es la sentencia de muerte que era en los años 80", añade.

Según CNN, la respuesta médica al VIH todavía proporciona un marco para vivir con una enfermedad que no se puede erradicar.

Así, gracias al desarrollo de una píldora preventiva diaria, la profilaxis preexposición o PrEP por sus siglas, se ha conseguido que miles de personas en riesgo de contraer VIH estén protegidas. 

Y es que la PrEP puede evitar que el VIH se afiance y se propague por todo el cuerpo.

De la misma manera, si un medicamento pudiera disminuir el tiempo promedio de permanencia de un paciente en la UCI por causa del coronavirus, liberaría la capacidad de los hospitales.

Entonces, aunque no se evitaría que se produzcan infecciones por COVID-19 en la sociedad, la pandemia se reduciría y el virus podría ser más fácil de manejar.

Cuáles serán los cambios que traerá a la sociedad

En caso de que no se desarrolle una vacuna eficaz que combata el COVID-19, el teletrabajo, por ejemplo, se convertirá en una forma de vida estándar según los expertos.

Así, también se prevé que las empresas comiencen a realizar rotaciones en sus plantillas para evitar que las oficinas estén llenas innecesariamente. 

"Se necesitará de un pacto colectivo para la supervivencia y el bienestar ante la amenaza del virus", comenta Nabarro.

Además, en el corto plazo, se necesitaría de un programa de pruebas y seguimiento de posibles infectados. 

Por otro lado, la celebración de grandes eventos, como pueden ser los deportivos, podrían ser evaluados continuamente por las autoridades sanitarias pertinentes. 

"Los bares y las tabernas son probablemente los últimos de la lista también, porque estarán abarrotados", recoge CNN.

Sin embargo, Offit confía en que se conseguirá dar con una vacuna contra el coronavirus. 

"Creo que habrá una vacuna. Hay mucho dinero, mucho interés y el objetivo es claro", dice Offit.

Y además