Pasar al contenido principal

Si la Tierra rotara en el sentido contrario las consecuencias no serían tan catastróficas como podría parecer

  • La rotación de la Tierra es responsable de la distribución de cada desierto, bosque y lago que hay en el planeta.
  • Si la Tierra detuviera su rotación sería un completo desastre, pero si cambiara el sentido no sería tan catastrófico.
  • Si avanzamos en el tiempo, tendríamos desiertos convertidos en bosques, y climas dados la vuelta.

Esta es la transcripción del vídeo.

Quédate en el ecuador y te estarás moviendo a 1.670 kilómetros por hora, ¡Más rápido que la velocidad del sonido! Así de rápido está girando la Tierra sobre su eje, de Oeste a Este. Y esta rotación es, en gran medida, responsable de la distribución de los todos los desiertos, bosques y pantanos del planeta.

Entonces, hagamos un pequeño experimento. Digamos que invertimos la rotación del a Tierra. ¿Qué pasaría? Bueno, cambiaríamos algo más que los atardeceres.

Esto puede parecer un escenario ridículo al principio. Pero los científicos han realizado simulaciones en las que la Tierra gira hacia atrás, porque resulta ser una gran manera de probar hasta qué punto podemos modelar nuestro planeta. Así que, finjamos que tenemos un gran botón rojo… ¡Y listo! Ahora, a medida que la Tierra se va ralentizando para acabar invirtiendo la dirección, todo saldría despedido hacia el este. Por lo tanto, todo el proceso dejará un gran desorden. Pero echemos un vistazo al ecuador en el momento en que la Tierra recupere a velocidad.

Estos son los vientos alisios, que normalmente soplan hacia el oeste debido a la rotación de la Tierra, así que, en la Tierra al revés, se invierten. Y aquí es donde las cosas se ponen interesantes. Al principio, los cambios serían relativamente pequeños. Los huracanes, por ejemplo, ya no irán del este al oeste, a través del Atlántico. Y los vuelos hacia el oeste serían, de repente, mucho más cortos en comparación con los vuelos hacia el este. No está mal, ¿Verdad? Vayamos, rápidamente, unos cuantos miles de años en el futuro.

Leer más: El polo norte magnético de la Tierra se está moviendo demasiado rápido para que los expertos lo sigan: ahora los científicos quizás sepan por qué

Los cambios en los patrones generales de lluvia harían que el desierto africano del Sáhara pasara de esto a algo mucho más parecido a esto. De hecho, una simulación estimó que los desiertos del mundo se reducirían de 42 millones de kilómetros cuadrados a 31 millones. Proporcionaría una nueva vida vegetal, que absorbería más dióxido de carbono de la atmósfera y compensaría, potencialmente, los efectos de calentamiento extremos del cambio climático.

¡Wow, tal vez deberíamos invertir la rotación de la Tierra! Pero espera. Si los vientos alisios invierten su dirección, significa que otros patrones de viento también cambiarán, incluyendo los vientos del oeste que normalmente soplan hacia el este a través del Atlántico norte y traerían consigo los vientos cálidos del océano al noroeste de Europa, manteniendo los inviernos suaves. Pero en la Tierra “al revés", lo occidental se invierte, y en cambio Europa sería bombardeada con los vientos fríos de Rusia.

Como resultado, los científicos estiman que las temperaturas invernales descenderían hasta 10 grados centígrados. De hecho, la mayor parte del Atlántico Norte se enfriaría. Las simulaciones muestran que la Corriente del Golfo – que normalmente transporta aguas tropicales cálidas hacia el norte - se revertiría y se reduciría. En Norteamérica, el panorama cambiaría drásticamente.

Por ejemplo, los icónicos desiertos del suroeste americano desaparecerían y se convertirían en los desiertos de sureste. Y mientras te preparas para mudarte a los nuevos y hermosos pastos verdes de Arizona, mira al horizonte y disfruta de esta peculiar puesta de sol al este.

Y además