Pasar al contenido principal

He pasado de ser niñera y poner cócteles a convertirme en multimillonaria a los 33 años: estos son mis 3 trucos para conseguirlo

Camarera en una barra de bar
La autora no aparece en esta fotografía. Shutterstock/Mavo
  • Amanda Frances es una millonaria hecha a sí misma, creadora de cursos digitales, escritora y realizadora de podcast.
  • Pero antes de esto, tuvo una amplia variedad de trabajos: desde trabajadora en una compañía de chapa y pintura hasta becaria en un periódico. Pero su empleo más duradero fue como niñera de familias adineradas.
  • Hace cinco años, abandonó su doctorado con una deuda de cientos de miles de dólares. Ahora es una CEO multimillonaria de Malibú.
  • Para llegar hasta aquí, decidió lo que quería tener, mantuvo metas a largo plazo y escuchó lo que era mejor para ella.
  • Descubre más historias en Business Insider España.

He tenido muchos trabajos a lo largo de los 33 años que llevo de vida.

He servido cócteles. También he trabajado como azafata, camarera en un asador, también en un restaurante mexicano, becaria en un periódico y hasta de camarera.

Amanda Frances.
Amanda Frances. Courtesy of Amanda Frances

He trabajado en una librería, una joyería, una compañía de chapa y pintura, una iglesia, en una escuela del centro de la ciudad como terapeuta y en un centro de asesoramiento familiar como terapeuta de juegos. Sin embargo, mi trabajo más duradero fue como niñera de unas cuantas familias ricas en Highland Park, Texas (Estados Unidos).

Durante mis estudios universitarios en psicología, mientras obtuve una licenciatura como terapeuta, y en el doctorado que finalmente dejé para comenzar y hacer crecer mi negocio, hice eructar a bebés, cociné nuggets de pollo para la merienda y doblé suaves toallas de baño de algodón egipcio de otras personas.

Pasé el resto de mis horas colgando flyers de mi negocio de coaching en cada tablero de anuncios de cada uno de los Starbucks de Dallas, trabajando con los primeros clientes que esos anuncios me trajeron, y tratando de juntar suficiente dinero para pagar mi alquiler y conseguir la vida que quería.

Yo misma construí mi primera web, leyendo cada uno de los mensajes de tutoriales de espacios "no muy amigables para las rubias" y viendo vídeos instructivos de YouTube. Hubo muchas noches en las que me enseñé a mí misma marketing de internet, creación de marca online y de contenido digital, estaba decidida.

En la época en la que me gradué con mi licenciatura y abandoné mi programa de doctorado, tenía una deuda de un par de cientos de miles de dólares en préstamos estudiantiles, estaba sin ahorros, y había probado lo suficiente del emprendimiento a través de mi pequeño negocio de coaching, para saber que no podía trabajar para otra persona. Tenía miedo —mucho, mucho miedo— al fracaso, pero tenía el presentimiento de que podía hacerlo. Tenía que descubrir cómo ganar dinero y marcar la diferencia.

Han pasado cinco años desde que dejé mi programa de doctorado, y cinco años y tres meses desde que lancé mi primer curso digital. Hoy, Amanda Frances Inc. es una compañía multimillonaria que ofrece cursos únicos de desarrollo empresarial y desarrollo personal a cientos de miles de mujeres, enseñándoles cómo lanzar sus propios negocios en línea y capacitándolas para crear vidas y negocios que amen.

Soy completamente autodidacta en lo que se refiere a la tecnología, la marca y la mensajería de mi negocio. Mi compañía ha recaudado 3 millones de dólares en ingresos el año pasado y obtenido 1 millón de dólares en el primer trimestre de 2019.

Catapultar mi vida de ser una niñera de Sand Springs, Oklahoma, a una CEO multimillonaria que vive en Malibú, en California, mientras dirijo la compañía de mis sueños, podría parecer un ascenso meteórico exagerado basado en pura suerte y oportunidad, pero si hay algo que sé con certeza es esto: puedes tener la vida que has diseñado en tus sueños, cada una de las partes de ella.

Leer más: Pasé 5 años analizando cómo se enriquecen los millonarios y descubrí que, normalmente, hay 4 caminos hacia la fortuna

A mucha gente le gusta preguntarme qué mentores tuve, qué libros de negocios leí. A quién seguí. Nunca he leído un solo libro de negocios o tomado un curso empresarial. No escucho podcasts. Simplemente elegí (y sigo eligiendo) aprender a dominar mi propia riqueza y carrera, y después a enseñar a otras mujeres a hacer lo mismo.

Aquí están mis tres mejores y mayores consejos para avanzar en tu visión y lograr tus sueños.

1. Decide lo que quieres conseguir. Escríbelo

Decide lo que quieres obtener y escríbelo
Decide cuáles son tus sueños. JGI/Jamie Grill/Getty

En mis ocho años dirigiendo esta empresa, y los cinco años de mi negocio que también me sirven de apoyo, he observado que cuando la mayoría de las personas dicen que van a hacer algo, a menudo van y vienen, cuestionándose con frecuencia, mientras asumen opiniones externas que dicen que su objetivo deseado es descabellado e imposible de lograr.

La verdad es que, sin una decisión real, nada avanza.

Se requiere una decisión interna, firme, comprometida y no negociable para avanzar hacia tus sueños.

Todos los días en mi diario enumeraba quién era, qué iba a tener y hacia dónde iba.

Eso es algo que todavía hago hoy.

Esa niñera/camarera ya había tomado su decisión. La compañía que tengo hoy estaba clara en mi corazón y en mi mente desde detrás de aquel mostrador.

2. Mantén dos visiones al mismo tiempo

Ten dos visiones a la vez
Determina cuáles son tus objetivos a corto y largo plazo. 10'000 Hours/Getty Images

Mi primer objetivo empresarial fue permitirme dos comilonas al mes y pagar el alquiler con las ganancias de mi negocio. 

Ocho años después, estoy comprando una casa de millones de dólares en un elegante barrio de Los Ángeles y cumplo con objetivos de inversión de siete cifras. ¿Cómo? Tengo dos visiones a la vez. Siempre sé cuál es el objetivo a corto plazo (es decir, lo siguiente que comprarás, harás o pagarás en el futuro inmediato) y el objetivo a largo plazo (la gran visión en tu vida y los grandes objetivos que deseas profundamente lograr).

Al mantener dos visiones a la vez, los pasos diarios que tomo pueden hacer avanzar ambas metas. Te animo a que te veas en tu próximo nivel de éxito mientras continúas haciendo lo que se requiere en tu vida diaria. De esta manera, puedes satisfacer las necesidades del día a día sabiendo que todos los pasos suman hacia tu visión más amplia.

Incluso cuando estaba estudiando y trabajaba en tres trabajos a la vez, hice cada día lo que se requería para esos empleos mientras mantenía firmemente la visión de la compañía que estaba construyendo.

3. Ignora a todo el mundo — y digo a todo el mundo

ignora a todo el mundo y persigue tu idea
Solo escucha a las personas que te ayudan a creer en ti mismo. Westend61/Getty

Mucha gente tendrá opiniones sobre lo que debes hacer para alcanzar tus sueños. A menos que tengan lo que quieres, ignóralos. (Esto incluye a tu psicólogo, amigos y padres). Debes hacer lo que funciona, lo que es correcto y tiene sentido para ti. No importa quién diga que no es inteligente, realista o seguro empresarialmente. Tú tienes una visión única del negocio que deseas aportar al mundo. Tienes que confiar en tu propia intuición.

La cuestión es que las reglas están desactualizadas. Y solo perseguir lo que es realista no es lo que tu alma anhela.

Solo escucha a las personas y las cosas que te ayuden a creer en ti mismo y en tus posibilidades ilimitadas.

Ya sea que te estés embarcando en un viaje emprendedor o que estés ya inmerso en él, recuerda que un compromiso diario contigo mismo y tu visión es la diferencia entre un negocio que apenas avanza, que experimenta un éxito inconsistente y un negocio próspero que multiplica sus ingresos cada año.

Cuando trabajaba en todos aquellos empleos (¡realmente, no hace tanto tiempo!) sabía y creía en los planes que tenía para mí y para mi vida —y actuaba en consecuencia cada día.

Amanda Frances es una multimillonaria hecha a sí misma, creadora de cursos digitales, colaboradora de Forbes, y mentora de negocios para los cientos de miles de mujeres que siguen su trabajo online. En el mundo del desarrollo personal, es conocida como la "Reina de la demostración del dinero".

Y además